Realidades Difusas

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 16

No sé por dónde comenzar ni que debo decir realmente. Esta allí mirándome con una sonrisa torcida de medio lado tal vez pensando lo mismo que yo. Los dos nos hemos mentido para protegernos, para no lastimarnos más pero hemos fallado en algún punto pues hay tres cosas que no dejo de repetir en mi cabeza:

Mama está viva.

Papa va a morir.

Y yo le seguiré antes o después.

—Papá... ¿Tú me entiendes? —pregunto en un tono suave cuando él se acerca y se sienta al filo de la cama.

—Sabes Haru, a pesar de mi edad sigo insistiendo que en tu caso es distinto, que tú de alguna forma podrás salir de esta pero no puedo ayudarte si me ocultas las cosas.

¿Qué yo le oculto las cosas? Lo hacía para que no sufriera viendo como su hija pisaba las mismas huellas que su esposa difunta.

—Podrías haberlo evitado si tú no me hubieras mentido en primer lugar —contesto con dureza—. ¿Por qué no me dijiste que mama estaba viva —abro los ojos como platos remarcando cada frustración en mis palabras— cuando me viste sufrir por su muerte? no me importa porque ella lo hizo pero teníamos derecho a saber la verdad ¿cómo se te ocurre hacer algo así? ¿acaso no pensaste un momento en nosotros? —alzo mi voz queriendo ser escuchada por quien sea el responsable de todo esto— ¿Te pareció divertido fingir que todo estaba bien, que me creías cuando te decía que solo era insomnio? ¿Acaso todo el maldito mundo estaba enterado de todo y yo era la única ignorante? — siseo apretando mis manos en un puño.

—No me alces la voz, a pesar de la circunstancias sigo siendo tu padre —contesta con dureza haciendo que me sienta más molesta.

— ¿Había reunión familiar y no me invitaron? —pregunta una voz alegre entrando a la habitación con total naturalidad interrumpiendo mi pequeña explosión— ¿A dónde está la lasaña?

— ¿Y tú a qué vienes? —cuestiono encogiéndome de hombros al mirar a mi hermano allí— ¿Por qué no me lo dijiste antes, por qué no me dijiste lo de papa?

Dawey da un paso lento a mí frunciendo el entre cejo, borrando su sonrisa del rostro al escuchar mis palabras.

— ¿De qué hablas? ¿Papá, pasa algo más? —titubea inseguro posando su vista en nosotros dos.

Tomo aire insegura, con todo esto supuse que era obvio para Dewey llegar a la conclusión que yo llegue. Me vuelvo a sentar en mi cama cohibida, tengo miedo de su reacción aunque no tenga sentido para alguien fuera de mi posición. ¿Cómo le dices a tu hermano que todo su familia va a hacer tachada de loca si esto llega a la persona indicada?

—Todo a su debido tiempo Dewey, necesitamos aclarar las cosas acerca de tu madre primero —enfatiza papá intentado mantener la serenidad con dos adolescentes en una misma habitación con un mismo problema.

—NO —brama Dewey en respuesta—. Ya me he enterado de las cosas de la peor forma, al menos esta dímela tú Arthur —apunta exigiendo una respuesta.

—Todo a su debido tiempo —suplico angustiada.

Solo somos humanos sintiendo la carga del mundo en nuestros hombros, imaginando que podemos dirigir nuestros pasos, que aún queda tiempo para los errores. Dewey solo tiene diecisiete años, es solo un niño que creía que su madre había perdido el uso de la razón y luego descubrió que no era verdad, que realmente lo había abandonado por otra familia, ese joven cree que su pequeña hermana de diecisiete años tiene rota la mente y no es reparable, ¿cómo le decís que su padre, el único además de él con uso de razón, solo finge poseer esa normalidad?

—Hay preguntas que jamás deben ser formuladas cuando pones a prueba lo que crees —masculla Arthur recalcando en sus palabras que no es el momento.

*+*

Más tarde decido ir a caminar un rato, después de haber salido de la clínica le pedí a mi padre que me dejara en el centro de la ciudad preferí estar sola que escuchar como mi hermano gemelo era tan terco en aceptar un no como respuesta. Son apenas las dos de la tarde y hace una brisa espectacular, las ramas de los arboles no paran de agitarse unas con otras, el sol no produce un calor excesivo, todo el pasto se visualiza verde no hay nada que me altere de nuevo, la calma regresa a mi otra vez recordándome a Zack.

Saco mi celular buscando la conversación anterior y le envió un mensaje directo por WhatsApps.

¿Estás bien? 2:05pm

Eso depende, ¿tú estás bien? 2:06pm



Nana Valentina

Editado: 04.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar