Realidades Difusas

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 13

Su mirada pasa de mí, esos mismos ojos que ahora son de color verdes claros para los demás y de dos colores distintos para mí. Aun con su sonrisa socarrona plantada en el rostro se gira hacia la profesora de literatura, quien lo mira impaciente.

— ¿A quién vislumbro con mi presencia? —cuestiona con la paciencia que la profesora no tiene mientras se escucha a las chicas suspirar delante de él, y por poco yo las imito a pesar de la circunstancias.

Zack tiene el cabello corto, peinado de medio lado de una manera que parece no haber invertido mucho tiempo en ello (aunque suene cliché) y a él le queda bien, además de medir un 1,80 y tener esa faceta de arrogante que deja vislumbrar a los demás.

—Hoy le harás compañía a Haru — responde de inmediato la profesora, siendo muy obvio para mí ya que nuevamente estoy sola. Y la mayor decepción para sus nuevas fans.

Zack no pierde tiempo en sentarse a mi lado y lo primero que hace es mirarme o más bien intimidarme pues no quita su vista de mí, incluso podría jurar que no parpadea.

—Eso no funciona —susurro por lo bajo en tono molesto ocasionando que parpadea una sola vez.

Raro.

—Ahora, préstenme atención porque en la próxima lección harán el examen... —comenta la profesora anotando algo en el pizarrón.

—Maldición —murmuro frustrada dejando caer mi cabeza sobre la mesa, tal vez debí tomar las pastillas que aborrezco, pero al menos tendría la mente lo suficiente descansada para poder concentrarme en el examen o al menos haber recordado el examen.

— ¿Se te olvido algo? —pregunta divertido Zack, ganándose que lo mire mal.

—Últimamente muchas cosas —admito con pesar—, pero estoy segura que solo yo podía verte a ti, al menos aquí —aseguro por lo bajo—, en mi realidad.

—Estoy seguro que no solo tú me ves —dice inclinando su cabeza en dirección de las fans, dando esa sonrisa de "soy genial"

Ignoro su egocéntrico comentario

—Me tenías preocupada por lo último que paso, realmente no quería dejarlos solos pero no pude evitarlo, ¿qué paso contigo y Shamary?

—Ehmm...creo que me estas confundiendo con alguien más —comenta desconfiado alejándose lentamente de mí—, y yo no estoy seguro si eso es una ventaja o una desventaja.

—No confundo a tontos como tú, que me pegan un susto horrible en el peor momento —puntualizo recordando aquella vez que lo conocí.

—Hey, alto ahí ni siquiera sé tu nombre ¿y ya te atreves a llamarme tonto? —dice fingiendo sentirse indignado.

—No finjas no conocerme Zack —murmuro acercándome a él, para no ser escuchada por la profesora.

Entre cierra los ojos dudoso, alejándose un poco de mí. Me observa por unos segundos sin quitar esa mirada de incertidumbre, como si...

—No te conozco —confiesa frunciendo el ceño, sin entender mis disparates.

—No es divertido Zack —balbuceo sin comprender, sin querer entender sus palabras.

—No te conozco —repite con total claridad.

Un nudo en la garganta se empieza a formar al comprender la magnitud de sus palabras. Zack existe, y en vez de alegrarme por ello, me hunde porque significaba que una parte de todo esto tenía sentido pero que aparezca aquí diciendo ser un nuevo estudiante y protestando no conocerme, solo me da cabida a que no sé qué pasa conmigo, tal vez solo...niego para mi incrédula ¿cómo es posible? no tiene lógica.

Mis pensamientos son interrumpidos al escuchar la voz de mi hermano gemelo.

— ¿Puedo pasar? —pregunta con la cabeza gacha, dirigiéndose a la profesora.

—Última vez McMhon —puntualiza la profe Madison Bernar con su caracterizo tono de no me hagas perder tiempo.

Dewey alzo su mirada para buscar campo, que de pura suerte (notesé el sarcasmo) está en los asientos que quedan a mi costado.

— ¿Puedo continuar sin más interrupciones? —pregunta Madison sin esperar realmente una respuesta mientras reanuda la posible explicación que voy a intentar recordar más tarde.

Dewey capta mi atención de inmediato tirándome una bolita de papel arroyada con un mensaje escrito "¿Papá te dijo algo ya?"

— ¿Qué te dijo? —cuestiona Zack casi tapándome la vista a la nota.

—Apenas nos conocemos ¿no? da espacio desconocido —contesto echándose hacia atrás con mi brazo izquierdo.



Nana Valentina

Editado: 04.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar