|rechazada|.

Tamaño de fuente: - +

Parte°9 |¿Ryan?|

Miro hacia Emily y Nathan, de alguna manera los envidio, están juntos sentados sobre la manta, cojidos de la mano y reflejando a través de su sombra lo que son, dos enamorados que sin importar nada defenderán lo que sienten por el otro, con ese brillo característico en sus ojos, claro mensaje de la adoración que sienten mutuamente, sus almas enamoradas de alguna manera gritan al mundo lo que están dispuestos a hacer por el otro...

Justo lo que yo siempre he soñado, un amor sincero, que mas haya del deseo carnal hay deseo de amarse, de entregar se al cien por ciento sin miedo a poder perder, un amor que no debe envidiarle nada a nadie, un amor que te prometa felicidad pura por el resto de tu vida.

Me aferro a mis zapatos cuando al acumulación de lágrimas se hace presente, siento como la brisa del atardecer mueve mi vestido veraniego, cierro los por un momento y me pierdo en el sonido de las olas, tan serenas y calmadas... tomando su tiempo y dejandose guiar por la madre naturaleza, abro mis ojos y camino para olvidarme por un momento de lo que me rodea, de donde estoy, quien soy y más.

Mi vista se pierde en el mar, el juego que mantienen las olas, como las aves vuelan libre sin ningún miedo, sin problemas ni ataduras.

Aunque parezca loco, de niña deseaba poder volar, que el viento decidiera por mi y dejarme llevar... sin miedo a equivocarme, sin miedo a lo nuevo, sin miedo a estar sola.

- Hola

Mi mirada se topa con un par de cuencas verdosas acompañados de una pulcra sonrisa, para no pasar como descortés respondo.

- Hola

- ¿Estas sola?

Me tomo mi tiempo para responder, analizo la vestimenta de el chico, bermudas beige, una camisa manga tres cuarto color azul rey <<mi color favorito>> cabello rubio cenizo, algo despeinado pero que le da un toque de chico malo, su piel necesitaba un bronceado, sus facciones eran increíbles hasta podrías decir que casi perfectas, ese chico era de ensueño, como esculpida por dioses

¡¡era jodidamente sexy!!

Al notar la manera descarada como lo miraba, me sonríe de manera picara y eso causa que me avenguerse un poco, por la falta de mirarlo tan abiertamente como si se tratara de una obra de arte expuesta en un museo.

- Soy Alex ¿y tu?

Este extiende su mano y cuando estoy por estrecharla es apartada bruscamente.

- No te importa

Mi ceño se frunce y mi desconcierto es grande ¿que carajos hace él aquí? ¿hasta cuando jodera mi existencia? si en verdad nuestras vidas son un libro yo creo que en mi libro esta escrito en cada pagina "Ryan White jode la vida de Hanna Moon" por que de verdad no tengo respuesta para su aparición justamente hoy, que decido tomarme un respiro de todo, hoy que me he divertido como nunca, hoy que estaba siendo feliz a pesar de mis arranques de bipolaridad <<Cosa hormonal>> pero feliz al final.

Noto como Ryan mira a Alex y... si las miradas mataran, si las miradas de verdad mataran Alex estaría mas que muerto y enterrando.

-¿Y tú eres...?

Ryan esta por responder pero yo me adelanto. - Nadie importante

La mirada de Ryan pasa a mi y noto un deje de tristeza ante mis palabras, pero saben algo... ¡¡ME VALE!! Ryan habla entre dientes

- Hanna

Yo por mi parte niego. - Hanna nada Ryan, Hanna nada.

Veo dolor en él y de alguna manera siento una punzada de ello, pero lo lanzo tan lejos que es casi fugas.

- No tienes nada que hacer aquí y menos tratar a Alex de esa manera.

Ryan hace las manos puños y sus ojos se tornan rojo.

-¿lo defiendes a él?

¿Y este que se cree? es decir viene aquí, daña mi libertad y de paso debo darle explicaciones de por que lo defiendo... definitivamente, la gente se vuelve loca y no avisa.

- Si, lo hago.

Ryan esta por hablar pero cierra la boca y eso me hace darme una palmadita internamente por dejarlo sin palabras, se acabo la Hanna sumisa, la tonta, la que no rompe un plato y todos hacen con ella lo que le plasca.

Alex hace el ademán de acercase a mi y Ryan gruñe, posicionándose posesivamente junto a mi tomando mi cintura, la molestia en mi se enciende, aprieto los dientes he intento respirar.

- Ryan - este parece no escucharme y seguir en su teátrico de "macho alfa" - Ryan... sueltame

Pido "calmadamente", pero este me ignora y sigue igual

- ¡¡RYAN!!

logro hacer que nuestras miradas se conecten y la molestia en mi logro transmitírsela pues retira su mano y se queda así como si nada, Alex habla.

- Amigo sera mejor que te vayas.

Ryan lo mira y veo sus intensiones de hecharcele encima a Alex, cosa que no permitiré.

-¿Ryan?

Y como enviado por la Diosa, quien apiadándose de mi alma a decidido enviar apoyo, miro a la pareja a mi rescate y el desconcierto en la mirada de Nathan es mucha, junto a ella la mirada confusa de Emily hacia su hermano.

Emily es la primera en acercase a Ryan. -¿que haces aquí?

Emily me dirige una mirada rápida y luego a Alex, este incomodo por la situación se rasca la nuca y no dice nada.

Ryan no responde nada y Nathan nota la tensión, comunicándose con Emily por su Link de mate, ambos hacen que Ryan se valla con ellos dejando me con el chico, Alex, avergonzada por todo el show que Ryan a montano no digo nada y es Alex el que habla.

- Así que... ¿Hanna he?



Mela Urdaneta

#20 en Fantasía
#3 en Fanfic

En el texto hay: amorjuvenil, hombreslobo, |rechazada|.

Editado: 11.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar