Recuerdos de las Sombras

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1: Nuestro primer encuentro

Hubo un tiempo en el que viví en las sombras observando al mundo humano.

Desde que tengo uso de razón siempre me pregunte qué era lo que ellos poseían que llamaba la atención de las criaturas de las otras esferas. Pero mi respuesta no fue contestada durante mis primeros 119 años de vida...
Mi nombre es Yukeiki y soy descendiente de la Tribu del Conocimiento mejor conocida como los Ret's y he de contarles como conocí a la única criatura que respondió a aquella pregunta que por tanto tiempo asolo mi mente.
Si se preguntan quienes somos los Ret's les diré lo mismo que podrán encontrar en cualquier encuadernado, incluso en el mismísimo Libro de los Héroes.
Históricamente los Ret's fuimos hechos por el señor Creador con el fin de ser los guardianes del Conocimiento de todas las cosas.
Los Ret's vieron la evolución de la Madre Tierra desde su nacimiento hasta su juventud cuando los elementales eran capaces de caminar libremente por todas las esferas incluyendo la que años después seria territorio de los humanos.
Mi especie fue testigo del nacer y el desarrollo de todas las criaturas concebidas por los señores elementales.
Fue una gran época de plenitud y armonía hasta que el Hijo Podrido rompió aquel balance con el asesinato no solo de los suyos sino también de los nuestros.
Públicamente la raza de los Ret's fue liquidada tras su reinado, sin embargo pocos sobrevivientes lograron permanecer ocultos, entre ellos estaba el fundador de mi familia el Gran Abuelo Wobniar
Tal como dije, oficialmente para la mayoría de las criaturas elementales nosotros estamos extintos.
Pero para los pocos como tú que han escuchado sobre nuestra raza saben que de no ser por mí tátara abuelo quizás hubiésemos permanecido en la oscuridad y el miedo.
Sin no conoces la historia de Wobniar y la Señora de los Lagos ahora la has de escuchar.
Bien se cuenta desde el norte helado hasta las islas soleadas como fue que los Ret's logramos resurgir de nuestras cenizas como los fénix rojos y azules que alzan el vuelo cada mañana cuando el sol nos trae el día.
Sin embargo ahora escucharas la versión del propio descendiente de Wobniar como fue que logramos caminar nuevamente en la tierra y las demás esferas.
Tal como mencione Wobniar fue quien lídereo a los sobrevivientes durante la época de oscuridad, guio a aquellos que escaparon a la ira del Hijo Podrido directo a las entrañas de la tierra y vivieron bajo esta en compañía de los basiliscos y las criaturas de los abismos durante algunos siglos.
Dentro de la tierra era difícil saber si el día o la noche se encontraban en el cielo.
Así que con ayuda de los basiliscos crearon una metrópoli subterránea, que prospero durante varios años sin embargo muchos de los sobrevivientes se habían acostumbrado a la oscuridad al igual que los vampiros haciendo imposible la recolección de alimentos lo cual provocaba varias disputas entre los miembros del clan.
Wobniar sabía que no podían quedarse bajo tierra por siempre pues al igual que muchos seres vivos requerían de la estimulación de luz solar y moverse con libertad mientras sentían el pasto bajo sus pies y conseguir sus alimentos, así que luego de mucho meditar decidió reunir a un grupo de exploración que subiera a la superficie para traer consigo los víveres necesarios para sustentar al pueblo.
Al principio fue difícil por la visión nocturna tan acostumbrada que tenia nuestra gente así que Wobniar comenzó a entrenar a sus exploradores haciendo uso inicial de la tenue luz del fuego y luego utilizo los soles perdidos que generaba la tierra como alimento para los basiliscos.
Según los relatos de mi abuelo, Wobniar fue atraído por la luz de la luna que confundió con un sol perdido haciendo que subiera a la superficie.
Fuera de su refugio se dio cuenta de las maravillas que su pueblo se perdía; desde frondosos árboles hasta interminables prados y montañas además del hermoso cielo nocturno.
Mi abuelo dice que Wobniar fue guiado por la hermosa luz de la luna hasta un enorme lago donde se encontró con la Señora de los Lagos, quien desde las quietas aguas le hablo como un susurro en un sueño y le dio el presagio de que nuestra raza seria conocida nuevamente cuando el mundo y los mismos elementales nos necesitaran.
-¿Quien será?- pregunto Wobniar
- Sera tratado como alguien de tu sangre, mas de tu especie no será.
-¿Pero cuándo ocurrirá? ¿Cómo pasara si mi gente es tan ciega como un murciélago a la más leve de las luces?
La Señora de los Lagos tomo una roca del fondo y se la dio a Wobniar.
-Reúne a toda tu gente en la entrada de su refugio y alza la roca lo más alto posible. Cuando la luz toca la piedra tu gente podrá ver en el lugar más brillante e incluso en la más oscura de las noches.
Sin responder a su pregunta principal la Señora de los Lagos desapareció y Wobniar luego de contemplar nuevamente la superficie volvió a su refugio.
Tal como la Señora de los Lagos le indico, Wobniar reunió a toda su gente a la entrada de su refugio y les dijo la extraña aventura que había vivido.
-Escuchadme hermanos y hermanas. En mis manos tengo un regalo que la mismísima Señora de los Lagos hija del Creador me ha entregado en persona. Ella ha profetizado que con esta roca hemos de volver a poder caminar por la tierra con el resto de las criaturas sin tener que ocultarnos de nuevo en las sombras
-¿Pero porque hemos de dejar el lugar que nos protegió durante siglos de aquellos que desearon nuestra extinción?
- Es cierto, es mejor quedarnos en un lugar seguro resguardando los secretos del saber en vez de arriesgarnos a otra probable extinción
Wobniar escucho atento las opiniones de su gente con toda la calma y templanza que tiene un líder hacia su pueblo en momentos cruciales.
Y después de un largo rato de disputas latentes y dialogo finalmente motivo a su pueblo a que nuevamente confiaran en su palabra
-Es cierto que la tierra nos protegió de la cacería desmedida del Hijo Podrido sin embargo, nosotros que somos los guardianes del conocimiento de todas las cosas nos dejamos cegar no solo por el miedo a la muerte si no por la misma ignorancia. ¡Nosotros somos los encargados de llevar el conocimiento a las esferas hermanas y ver su evolución, no ocultarnos como ignorantes temerosos a aprender algo nuevo! Queridos hermanos, les pido una vez más que confíen en mi palabra.
Y alzando su mano con la roca encantada, el primer rayo del alba envolvió a la piedra y cubrió a todos los Ret's nuevamente con el brillo del conocimiento.
Al ver claramente y sin rasgos del miedo o la ignorancia los Ret's resurgieron de sus cenizas caminando de nuevo en la superficie de la Madre Tierra, conviviendo con los otros elementos dadores de vida y conociendo nuevas criaturas.
Esta es la historia de mi pueblo que no encontraras en ningún libro ni siquiera en el de los Héroes.



Chica_Dragón

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar