Red de mentiras

Tamaño de fuente: - +

4."A Louisiana Motley se lo advirtieron"

Sábado, 14 de octubre

Elizabeth observó la blusa blanca de lino sin mangas notando que estaba impecable, suspiro mirándose en el espejo llevaba unos pantalones que se ajustaban a su figura, unos tacones morado oscuro Christian Louboution y una cartera Chanel blanca con un poco de negro. Se rizó el cabello y se maquillo podía hacerlo todo eso naturalmente sin problema alguno, lo único que no podía hacer bien era caminar sin ese aparato corrector, su madre la ayuda a bajar las escaleras aunque ella puede hacerlo sola, las preguntas sobre su padre la mantuvieron despierta toda la noche pero no se atrevió a preguntarle a su madre.

—Los papás de Lou nos invitaron a desayunar—Eliza le sonrió a su hija asintiéndole, Elizabeth tenía la mano en la perilla apuntó de abrirla pero no pudo.

—Mamá...¿por que nunca me has contado sobre papá?—Pregunto Elizabeth muy interesada en saber su voz lo da a entender, se cuestionó si realmente era lo correcto pero ella merecía saber.

Su madre se puso nerviosa con rapidez, tanto así que se acercó a su hija mirándola a los ojos. Eliza había sido madre muy joven pero aún así pudo salir adelante con su hija y su vida, Eliza Hughes era la editora del periódico más leído en Reino Unido, el Brístol News;un trabajo qué pasa de generaciones en generaciones en su familia.

—Pronto te diré...solo ten paciencia solo céntrate en recordar todo de ese día es algo que no quiero publicar pero necesito para el periódico, podría ser el artículo más importante que he hecho en toda mi vida—Concluyo Eliza y las fracciones de su rostro te dan a entender que detesta la idea, Beth asintió no protestó solo salió su casa casi ahogando con el aire de está su chófer la llevo a casa de Louisiana y quiere creer que no se está desintegrando mientras más se acerca.

Avalanna tenía un dolor de cabeza horrible por haber tomado tanto alcohol anoche, una aspirina disminuyo el dolor y una ducha de agua fría lo quito totalmente aprovecha para lavarse el cabello, optó por vestir una blusa de tiras blanca, una falda jean con botones en la parte frontal, unos tacones rosados oscuro al igual que su cartera birkin se secó el cabello dejándoselo lacio, normalmente Louisiana llevaba el cabello lacio si no lo llevaba rizado, aquello era algo suyo, y sin ella parecida cosas tan estúpidas. Escondió las ojeras con maquillaje haciéndose algo sencillo bajo las escaleras de su casa encontrándose con su familia desayunando, Avan parecía estar totalmente destrozado su rostro lo daba entender sin que Avalanna lo supiera lo dedujo Aubrielle había terminado con el.

— ¡Dios que bella estás!—Cassidy sonríe mirando a su hija mientras baja las escaleras Ava solo le da una sonrisa sutil. Avan clavo su mirada en su hermana, la culpable de todo el dolor que está sintiendo.

—Los papás de Lou nos invitaron a desayunar—Confesó Avalanna mirándolos molestamente y sus padres asienten mientras desayunaban.

Su papá tenía la mirada impregnada en su hija mayor, sabiendo que la carta más importante no había llegado a su destino.

—Pobre Cecilia debe estar destrozada, perder una hija no debe ser algo fácil...lo lamento tanto hija—Murmuró Cassidy con voz adolorada, ambas eran muy amigas y veía a Louisiana como su hija le dolía bastante pero sabe que no se asemejaba en nada a lo qué Cecilia Motley sentía.

—Bueno...no es a mí a quién deberías decirle eso y no seas tan dramática mamá, que no era tú hija.—La actitud borde de Avalanna venía mezclado con una cosa que estaba deshaciéndose de su interior, el dolor.

Sus padres la miran sorprendida ya que su adorable hija nunca hablaba así pero Ava le restó importancia y antes de escuchar lo que le dirían se fue resonando sus tacones moviendo sus caderas a un ritmo envidiable, sabiendo que de algún modo le gustaba que Aubrielle y Avan ya no estuvieran juntos. Millicent llevaba horas analizando su maquillaje y que este fuera perfecto quería dejar de mirarse en el espejo pero no podía verse para ella era algo obsesivo, además no tenía que haber ninguna otra cosa en la vida, llevaba puesto un vestido negro de tiras ajustado al cuerpo unos tacones abiertos negros Jimmy Choo y una cartera negra Céline feline. Se maquillo con delicadeza nada exagerado tomó su cartera con su nuevo móvil en mano, se destinó a llegar a casa de los Motley. Y es que al salir lo siente en el aire, ya todo se trataba de ella, como siempre debió ser.

Aubrielle no durmió mucho anoche preguntándose: ¿por que todos la usaban y pisoteaban a su antojo? ¿Por que se los permitía? Decidió que cambiaría, todo...de ella. Si la vieja Aubrielle hubiera elegido la ropa definitivamente no se hubiera vestido como lo hizo, pero a Brie le encantaba el resultado. Llevaba una blusa de mangas largas negras con un corte "V" en la espada, una falda que le daba más arriba de las rodillas blanca con rayas negras, unos tacones abiertos rojo Jimmy Choo y una cartera Gucci del mismo color, su cabello descansa en su espalda haciéndola ver hermosa satisfecha con el resultado bajo las escaleras las miradas de sus hermanos estaban sobre ella.



Brendabiebs13

Editado: 21.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar