Red Hood

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

Nos casaremos
Demian

🏹🏹🏹

Liz estuvo metida en el bosque en su estado lobuno cerca de dos horas donde me senté en el árbol descargué mi furia cuando terminamos con Angelic. Hasta que su melena roja apareció entre los arboles caminado de forma cansada. Poniéndome de pie vi que ella tenía la cara totalmente empapada por las lágrimas, pero no tenía un semblante triste sino uno sin ninguna expresión.

– ¿cuándo pensabas decirme que tu hermana es una Red Hood? –paso el dorso de su mano por sus mejillas secando el rastro de las lágrimas que antes habían empapado su cara. Intenté hablar, pero no pude no sabía que decirle en principio ni yo sabía por qué le había ocultado que Angelic era una Red Hood. – dime – grito ella de forma histérica golpeando mi pecho con sus puños serrados.

– no lo sé Liz todo paso muy rápido y cuando quise reaccionar estábamos viniendo a Portland por una reunión familiar – pasé una mano desordenando mi cabello porque una vez más estábamos peleando. Esta no es la primera vez que discutíamos y Liz se iba corriendo huyendo de los problemas como una nena de quince años.

– Demian tu hermana es una asesina ella…. – ni siquiera termine de escucharla me aleje a pesar de haber estado muchos años alejado e Angelic sé que ella no es una asesina esa no es ella. – Dem – la mano de Liz en mi hombro me detiene – escúchame estoy enojada porque ella es igual a la cazadora que mato a mi papa y tú lo sabias estuve a punto de matarla en su habitación o casi se sabe defender muy bien ahora. El punto es que no quiero que me ocultes nada a partir de ahora – me giro para que la viera a los ojos tomando mi nuca hasta agacharla a su altura. Dejando un corto beso en mis labios ella me soltó continuando su camino de regreso a mi casa.

Mirando al cielo suelto un jadeo de resignación la luna roja está a meses de llegar y aun no me ha dicho si Liz es mi mate o no. Liz dice que es lo más seguro pero la luna se espera al momento correcto y eso lo supe cuando mi padre encontró a la mama de Angelic ella es la mate de mi padre. El durante años de matrimonio con mi mama pensó que la luna le diría si es su mate, pero eso jamás paso. Trote hasta llegar alado de la pelirroja tomando su mano y caminado bajo la luz de la luna. Parecíamos como una pareja de novios sobrenaturales tan normales luego de una discusión donde Liz lloro a mares. Es tan distinto a lo que tenía con Angelic si había celos, pero nada que rayara lo obsesivo con ella todo era diferente mi mundo era diferente.

– ¿crees que en el festival de la luna roja al fin sabremos si eres mi mate? – se podían escuchar el crujir de las hojas bajo nuestros pies, pero Liz no se alteró ni un poco al darme la respuesta.

– espero que si lobo ya se está tardado un poco en decir si eres mi mate – solo me limite a asentir y a lo lejos pude ver la casa de mis padres y desde la habitación de Angelic se podía ver su silueta. Por lo que pude ver estaba bailando o eso parecía desde mi punto de vista después otra silueta masculina la carga alejándola de la ventana.

Entramos en la cocina donde ya estaba mi madre cocinando con ayuda de Angelic que estaba bailando en una punta de la cocina mientras pelaba algunas papas. Liz ofreció su ayuda y a mí me mandaron a la sala donde estaban mi padre junto a Carter viendo un partido de rugby. Las chicas continuaron cocinando en la cocina mientras el ritmo de la música era un eco apenas audible en la sala. Cuando el partido acabo el olor a comida ya inundaba la sala y mi estómago comenzó a rugir pidiendo que la cena sea servida. Como si la luna me haya escuchado Liz fue al comedor con un despliegue de platos seguida de Angelic que traía cuencos con comida y mamá traía la carne. Liz conversaba de forma animada con Angelic al parecer estaban limando viejas asperezas e intentaban tener una mejor relación de cuñadas. Mamá nos llamó cuando la mesa estuvo lista y me senté frente a Angelic como en los viejos tiempos con la única diferencia que ahora a nuestro lado estaban nuestros acompañantes. Ya nada es como antes, ya nada es lo mismo ente yo y ella.

Angelic tomo un sorbo del vino que mis padres habían abierto y me fue inevitable recordar cuando ella vivía aquí y odiaba el simple olor al vino. Su concentración con aquella lasaña de vegetales parecía ser mentira recuerdo cuando ella llego un día a casa llorando por que no podía dejar de comer carne según las palabras del doctor. Y ahora la veía siendo vegetariana y no parecía tener la necesidad de comer carne.

– esta lasaña de vegetales esta deliciosa mamá extrañaba tu comida – Angelic elogio a mi madre que tan solo le sonrió y mirando a Carter que parecía disfrutar de su carne cruda hablo.

– qué bueno hija veo que ambos extrañaban estar en Portland – el rubio asintió y limpiando su boca con la servilleta hablo por primera vez desde que comenzamos la cena.

– eligieron un corte de carne estupendo hace mucho que no probaba algo así – Angelic mordió su labio ligeramente y tomo el cuenco con la ensalada de tomates y lechuga.

– ¿no comías carne en casa de Steven pensé que solo Angelic era vegetariana? – mi mamá comenzó un interrogatorio que puso incomoda a su hija. Franttini no tuvo tiempo de responder por que su novia se le adelanto.



Danny Baladon

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar