Red Hood

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14

Libro Mágico

Angelic
🏹🏹🏹

Winter desde que llegué a la mansión de los Franttini no ha querido separarse de mí. Yo trato de evitar a mi padre todavía no quiero hablar con él las cosas aún están algo turbias como para charlar ahora. Mi hermana me lleno de preguntas que previamente le había hecho a Brooklyn, pero ella no respondió ninguna. Cosa que se lo agradeceré más tarde esto es un tema delicado entre Winter y yo.

– ¿por qué te fuiste de la casa sin despedirte de nadie? – pregunto cruzada de brazos mirándome sentada desde la enorme cama de Carter.

– no me sentía muy bien y discutí con papá feo por eso me fui – hable sin mirarla jugando con mis dedos, no puedo poner en contra a Win de mi papá ella se dará cuenta de las cosas cuando sea más grande.

– ¿dónde dormiste? – continuó con su interrogatorio, pero conociéndola bien sabía que quería llegar a Demian.

– en mi casa donde viven mis padres – me escogí de hombros por que la respuesta a su pregunta era demasiado obvia.

– ¿por qué no podemos dormir contigo en aquella casa? – en ese momento no pude evitar mirarla con horror. Mi padre John bajo el mismo techo que mi progenitor sería un suicidio. Ellos dos se sacarían los ojos y mi madre ayudaría a mi papá a matarlo.

– Winter mis padres se divorciaron por que se odian mutuamente, si los ponemos bajo el mismo techo yo quedo huérfana – trate de no sonar tan brusca pero la idea de tener a Steven y mi mamá bajo el mismo techo me aterra. – ahora que respondí tus preguntas puedes irte – señale la puerta para que me deje sola necesito pensar cómo salir de este lugar sin cruzarme a mi papá. Winter se fue sin decirme una palabra más puede que está enojada, pero en este momento es lo que menos me preocupa sus enojos no duran demasiado.

Me tiré en la cama recordando cuando jugaba a las escondidas con Brooklyn todos los pasadizos que ella me enseñó de la casa. Espero que no hayan cerrado ninguno porque esos serán mi escape de esta casa. El más seguro es el que está en la biblioteca debo ir hacia allá sin ser vista. Pondré en práctica el sigilo después de todo lo que me enseñan en la academia debo ponerlo en práctica.

Camine hacia la puerta abriéndola apenas un poco para ver si había alguien en el pasillo. Nada se veía y tampoco logre escuchar ningún movimiento. Salí de la habitación corriendo de puntitas tratando de no hacer mucho ruido.

– Angelic – condenado sigilo no sirvió de nada. Me quedé rígida estática en mi lugar no quería moverme, pero tampoco quiero ser una cobarde.

– ¿sí? – pregunté sin moverme de mi sitio mis piernas tiemblan y mi corazón late muy rápido. Siento que en cualquier momento voy a desmayarme es la misma sensación que tenía cuando un lobo casi me devora.

– esté fin de semana será la cena de compromiso no lo olvides – asentí continuando mi camino hacia la biblioteca. En la casa no se escuchaba nada más que silencio, teniendo en cuenta que dos niñas de diez años andas corriendo por ahí no me siento tranquila con este silencio. Entre en la biblioteca que tenía la esperanza de que estuviera vacía por allí se encontraba Carter leyendo un libro que no alcanzó a distinguir que dice.

Camine hacia el ojeando las estanterías repletas de libros que algunos ya había leído, pero otros me atraían mucho la atención. Me gusta este lugar el aroma a libros y toques de canela me fascina es como sentirme en mi propio paraíso personal donde aún soy una chica normal que no tiene que preocuparse por lobos o cazadoras.

– mi ángel – Carter cerró su libro dejándolo de lado. Sus cabellos rubios brillan bajo la luz del sol que se filtra por la ventana. Sin duda alguna Carter es muy lindo pero el beso que me di con Demian me hace sentir culpable. Se supone que me debo casar con Carter eso es lo correcto, pero aún así tengo dudas sobre este compromiso.

– darling Steven me acaba de avisar que este fin de semana anunciaremos nuestro compromiso – me senté alado del rubio intentando no verlo a los ojos. Aún siento culpa.

– lo se mi madre me dijo en cuanto llegue al parecer tu papá se quiere ir rápido de aquí y quiere que ambos volvamos con él – las últimas palabras sonaron casi como un susurro débil, pero logre escucharlo.

– ni loca me voy a ir lo siento mucho Carter, pero no me quiero ir ya estoy buscando trabajo aquí no puedo irme – me puse de pie mirándolo a los ojos. Volver al pueblo tal vez no fue mi plan, pero ahora quiero quedarme tener un poco de tranquilidad en mi vida. Sé que en casa de Steven no voy a tener paz mi papá va a continuar diciendo que debo tomar el liderazgo algo que no es para mí. Apenas pude liderar al grupo del diario escolar en la secundaria como para ponerme a dirigir el futuro de un grupo entero de cazadoras.



Danny Baladon

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar