Red Hood

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17

Tantas dudas
Angelic

🏹🏹🏹

La semana se pasó volando con mi nuevo trabajo y apenas si tuve tiempo de descansar cuando mi padre Steven ya estaba llegando a la casa de mi madre a llevarme para la mansión Franttini. Mamá los hizo esperar en la sala porque yo aún estaba durmiendo y ella se encargó de despertarme.

Aún en modo sueño caminé al baño para darme una ducha y despertarme un poco. Estaba cansada por que anoche me dormí tarde por algo del trabajo. Si bien lo hago desde casa y me es más fácil trabajar a veces debo llevar las cosas a las oficinas. Saliendo del baño me envolví en una toalla y caminé a mi habitación. Me puse mi ropa interior una blusa blanca, un jean rasgado en las rodillas de color celeste clarito, un suéter verde oscuro y mis Converse verdes. El vestido lo tenía guardado en su bolsa y mis zapatos en una caja. Me cambiaría en el cuarto de Carter la señora Franttini me lo pidió así porque ella se encargaría de mi cabello y maquillaje.

Baje las escaleras rápido con mi cargamento de bolsas y cosas que necesitare para esta noche. En la sala ya estaba mi padre junto a mi madrastra esperándome. El resto de mi familia estaba en la cocina desayunado tan tranquilos como siempre sin mostrarle mucha atención sobre mi padre y su esposa.

– ¿eso es todo lo que hay que llevar? – mi padre señaló las bolsas que traía en mis manos y yo asentí.

– pero antes de irnos voy a desayunar tengo mucha hambre – deje las bolsas en la sala yendo a la cocina donde me esperaba una taza de café y tortitas chips de chocolate. Liz estaba muy pegada a Demian y mis padres estaban es su propio mundo conversando de quien sabe qué no les estaba prestando demasiada atención la verdad. Desayune rápido porque no quería seguir viendo como Liz intentaba comerse a Demian en mis narices y no es por celos, sino que me estaba dando asco que ayer mismo había confesado de alguna forma que todavía seguía enamorada de mi hermano. – nos vemos en la noche – me despedí de mis padres corriendo a la sala donde mi padre Steven ya estaba harto de esperarme.

Mi padre cargo todas mis bolsas y Maggie me pregunto si estaba bien ya que me veía algo pálida. Le dije que me encontraba bien tan solo estaba algo cansada y ella asintió sin decir nada más. El viaje en coche fue bastante silencioso de lo cual no me quejo no tenía ganas de hablar mucho tampoco. Limitándome a ver por la ventana el paisaje comencé a analizar los pros y los contras de ser la futura señora Franttini. Pero por más que tuviera demasiados pros y sola una cosa en contra esta tenía más peso que todas las cosas buenas de Carter.

Mi corazón sigue estando en las manos de Demian y todavía no eh podido recuperarlo.

En auto estaciona enfrente de la mansión Franttini respiro hondo antes de bajar, ya no se siente igual estar aquí. En la puerta está esperándome Carter con Brooklyn y Winter que vienen corriendo a darme un abrazo. Beso la cabeza de las niñas que se empeñan en estrujarme como si fuera un tubo de pasta dental, observo a Carter suplicando con la mirada que me saque a las dos pequeñas. Tan solo suelta una risa y camina en mi dirección.

– ya niñas que la van a dejar sin aire – mi prometido aparta a las niñas, pero estas me toman de las manos y comienzan a arrastrarme dentro de la mansión.

– tienes que ver esto Angelic – Brook me arrastra dentro de la mansión siendo seguida por Winter. Al no poder decir nada las sigo mientras ellas me llevan fuera de la mansión al patio del fondo donde hay una caseta de perro enorme. Viendo por donde venía la cosa que tenían que mostrarme mire hacia atrás donde pude ver como Carter intentaba seguirnos el paso. – mira él es Elvis me lo regalo mi papá – Brook saco de la enrome caseta a un cachorro de color negro que movía su cola al verme. El pequeño labrador me miraba esperando que lo cargue y Brook me lo dio para que lo tomara en mis brazos.

– es lindo – comente acariciando la cabeza del cachorro que se mostraba contento con mis caricias. Deje al cachorro con las niñas y camine hacia donde estaba mi prometido que aún no había tenido oportunidad de saludar.

– te extrañe mi ángel – el rubio me rodeo con sus fuertes brazos y beso la coronilla de mi frente con tanto amor que me hizo sentir mal. Ayer había engañado otra vez a mi prometido con mi hermano y ex novio, nos besamos y encima de todo eso me gusto porque no sabía que lo había extrañado.

– también te extrañé darling – escondí mi cabeza en su pecho intentando que no me mirara a los ojos. Vergüenza es lo que más siento al haber engañado a una persona tan buena como Carter.

El día paso tan rápido entre cosas que debía hacer descansar y demás apenas si había tenido tiempo de respirar. Mirándome en el espejo de la habitación de Carter no me sentía yo misma usando este vestido. Tenía ganas de llorar, pero si lo hacia el maquillaje se correría y no quería que todo el trabajo de la mamá de Carter se arruine. Por instinto toque el collar de luna que me regalo mi madre eso me dio un poco de fuerzas y estoy segura que pondrá muy contenta a Winter verme usando esto. Resaltaba mucho con el vestido blanco me veía hermosa pero no me sentía así estaba vacía por dentro y mi cabeza estaba batallando con las nuevas emociones que embriagaban mi corazón.



Danny Baladon

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar