Red Hood

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18

Se repite
Angelic
🏹🏹🏹

Las palabras que me había dicho Lara rondaban en mi cabeza ni siquiera sé porque ella fue a decirme aquella información. Se supone que Lara es la sobrina de Leo Haider ella debería proteger a su tío y no exponerlo de igual forma estoy agradecida por lo que me dijo anoche. Miro el reloj en mi celular viendo que son las seis de la mañana todavía nadie está despierto, saliendo de mi cama camino en silencio hacia el baño. El único sonido que se escucha en el pasillo es el de mis pies caminando de puntitas, hasta que detrás de mí la puerta de mi habitación de abre. Las uñas de Duque rasgaban el suelo hasta que llego a mi moviendo su cola y soltó un ladrido.

– shhh Duque vas a despertar a los demás – susurre para el canino que me observaba sentado en el suelo. Gire volviendo a caminar al baño, pero Duque comenzó a gruñir, se puso delante de mi gruñendo a la puerta del baño. Maldigo internamente al no tener mis dagas conmigo siempre las llevo, pero no duermo con ellas no soy tan paranoica. – guarda silencio Duque – susurre a mi perro para que se alejara de la puerta. Antes de que pudiera dar un paso hacia atrás la puerta del baño se abrió y un hombre se tiro encima de mí. Utilizando mi fuerza interna empuje al tipo hacia un costado montándome a horcajadas encima suyo. Lo golpeo en la cara con mis puños utilizando toda mi fuerza de cazadora, el hombre mantiene su cara cubierta, pero logro ver que su ojo izquierdo es blanco y dos feas cicatrices cursaban su ojo.

En mi distracción mi atacante logra sacarme de encima suyo y Duque se lanza en mi defensa mordiendo su brazo. Poniéndome en pie de nuevo me tire encima de su espalda cubriendo sus ojos para luego golpear su cuello y nuca intentando inmovilizarlo. Mi agresor camina hacia atrás golpeando mi cuerpo contra la puerta del baño y logra sacarme de su espalda.

El hombre me toma del cuello jalándome hacia arriba mientras Duque le muerde la pierna, pero aun así no me suelta. No entiendo como todo este alboroto no logro despertar a mis padres, cuando mis pies no tocaron el suelo entendí que debía hacer algo o moriría en pijama. Recuerdo mis entrenamientos hasta que me concentro en golpear a al hombre utilizando todas mis fuerzas, en un movimiento rápido golpeo con mi pierna su pecho logrando que me suelte. Y como si una burbuja se rompiera mis padres aparecen al igual que mi hermano y su noviecita. Tosiendo en el suelo logro ver como el hombre escapa por la ventana del baño Duque intenta perseguirlo, pero como puedo corro a detenerlo y no se caiga.

– estamos bien – abrazo al canino que deja de ladrar para lamer mi cara, aun intentando recuperar mi respiración normal veo a mi familia entrar al baño. – ¿Por qué diantres tardaron tanto? – pregunte cayendo al suelo del baño agotada, cada parte de mi cuerpo dolía y sentía como mi garganta dolía con cada palabra.

– vinimos en cuanto escuchamos un fuerte golpe Angelic – comento mamá acercándose a mí, Demian me observaba sin mediar palabras.

🏹🏹🏹

Les conté con lujo de detalles a mi familia todo lo que recordaba de ese extraño hombre, todos me escucharon atentamente pero no me pudieron decir quién era. Cuando todos se fueron y me quede sola en la casa con Demian el me confeso que conocía a alguien con esas características y que esta noche podía llevarme donde sabía que él estaría seguro. Solo tenía que esperar a que callera la noche para ir juntos a ese lugar que me dijo que yo ya debía de conocer. Y valla que tenía razón.

Una cerveza paso volando frente a mis ojos y termino impactando contra la pared del establecimiento que parecía no haber recibido mantenimiento en años. Este lugar al que Demian me trajo es el bar de mala muerte donde años atrás casi muero carbonizada. Al parecer lo abrieron un año después del incidente del fuego y continúo siendo el bar de mala muerte de siempre.

– puedes decirme ¿porque estamos aquí? – mire a mi hermano que respiraba el aroma del lugar del cual debo decir que huele horrendo. Es una mezcla de sudor, con alcohol y otros fluidos que no quiero ni imaginarme de dónde provienen.

– esta noche es especial Angelic es noche de peleas – señalo a un circulo donde estaban reunidos un grupo de hombres. – solo mantente a mi lado y nada te pasara – me giño el ojo caminando hacia el circulo, déjame decirte querido hermano que esta mañana casi me asesinan y tu estaba durmiendo muy plácidamente en tu cama.

Una vez nos ubicamos en el círculo los hombres comenzaron a gritar cuando nombraron a un tal ¨Lobo imparable¨ en el círculo apareció alguien que gritaba y hacía gestos ridículos. Quise decirle a Demian que esto era una pérdida de tiempo cuando el hombre se giró, su ojo izquierdo era blanco y tenía dos feas cicatrices. De inmediato cubrí mi rostro con la capucha de mi sudadera para que el tipo no me viera la cara. Otra vez gritaron, pero esta vez nombraron a ¨El fantasma¨ en el círculo apareció otro hombre, pero un poco menos musculoso que el primero tenía una pinta de no matar ni a una mosca.



Danny Baladon

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar