Red Hood

Tamaño de fuente: - +

Epílogo Parte II

Solo debemos esperar
Demian
🏹🏹🏹

Encerrándose en el baño Angelic me dejo fuera entendía que debía dejarle su espacio, pero esto era algo de lo que quería participar. En especial ahora que Bailey nos llamó diciendo que había logrado quedar embarazada. Mi pequeña se puso contenta su mejor amiga tendrá un bebé lo que estuvieron buscando o pensando alrededor de dos años con Alec. Por nuestra parte desde que nos casamos hace tres años no habíamos decidido tener hijos cuando nuestra situación económica fuera buena. Durante meses intentamos tener relaciones sin protección y al principio los síntomas de un embarazo se presentaron. Pruebas nos demostraron que no logramos nuestro objetivo. Al tercer intento nuestra frustración comenzó a notarse y un rastro de esperanza nació cuando se confirmó un embarazo, pero no llego a cumplir la tercera semana cuando mi pequeña sufrió un aborto natural. El medico nos dijo que podría ser el estrés de su trabajo y la enorme frustración que acumulo durante meses por no quedar embarazada lo que ocasionó el aborto. Luego de ese duro golpe esperamos un tiempo hasta que realmente estuviéramos listos para volverlo a intentar.

Me senté pegando mi espalda a la puerta esperando, no dejaba de pensar en las mil y una probabilidades que un resultado traería a nuestro matrimonio. La puerta se abrió haciendo que me caiga hacia atrás golpeando mi cabeza contra el suelo. Las piernas temblorosas de Angelic aparecieron en mi visión y agachándose a mi altura me vio con una sonrisa algo nerviosa.

– ya está hecho ahora tenemos que esperar – acariciando mi rostro volvió a ponerse en pie saliendo del cuarto de baño. Siguiéndola me levanto del suelo sentándome en la cama mientras Duque y Candy nos observan. – ¿crees que lo logramos? – el tono de voz de mi pequeña era triste y entendía su temor. Uní nuestras manos entrelazando nuestros dedos para llevar su mano a mis labios. Más que nada en este mundo quería tener un hijo con Angelic y verla feliz a ella sé que será una gran mamá.

– no perdamos las esperanzas esta vez creo que lo logramos, ya sabes que podemos ir con el doctor Sagan nos puede ayudar con esto – habíamos consulado a un médico de fecundación in vitro como último recurso para poder ser padres.

– solo quiero intentarlo una vez más Demian si no resulta podemos ir con Sagan – revisando su celular fue al baño donde se tardó en salir más que las otras beses. Fui dentro del cuatro de color blanco y vi a mi esposa sentada en el borde de la bañera con lágrimas en sus ojos y la mano cubriendo su boca. Con la otra veía la prueba de embarazo verla en esa posición estaba haciéndome temer lo peor. Ella noto mi presencia. Parándose de golpe corrió hacia mí dándome un abrazando con mucha fuerza y sus lágrimas mojaron mi hombro. – estoy embarazada, vamos a tener un bebé – la felicidad en el tono de su voz solo hizo que me pusiera aún más feliz. Rodeándola con mis brazos cubrí su rostro de besos para luego girarla en el aire y volver a besarla.

🏹🏹🏹

– esa manchita de aquí es su bebé – nos señala la doctora Coleman la pantalla donde se ve la ecografía. – tiene el tamaño de un poroto – apretando la mano de Angelic siento una enorme emoción que embarga en mi pecho, mi esposa derrama algunas lágrimas viendo la pantalla.

Desde que nos enteramos del embrazo tuvimos muchos cuidados para que nada dañe al bebé y tampoco deje que Angelic haga muchas cosas para que guarde reposo con la experiencia del primer embarazo perdido tengo algo de miedo. La doctora Coleman está a cargo del embrazo de mi pequeña y nos habló muchas veces de las cosas que debíamos tener en cuenta además de los cuidados prenatales. Toda la familia se enteró del embarazo ni bien lo supimos y como era de esperarse todos celebraron en grande la llegada del primer bebé de nuestra pequeña familia.

– ¿todo está bien? – pregunta mi pequeña viendo a la doctora que mira con mucha atención la pantalla. Mi pequeño hijo o hija se veía tan pequeñito y su corazón comenzó a escucharse a través de la pantalla y no pude evitar que pequeñas lagrimas salieran de mis ojos.

– pueden estar tranquilos el bebé está creciendo bien como debe ser y continuaremos con los cuidados sobre todo no hagas esfuerzos muy grandes señora Black – apartando el aparato de la panza de mi pequeña la doctora se retira los guantes entregándole algo de papel con que limpiarse el gel del abdomen. – en unos minutos les entregare las ecografías – mi esposa abrocho sus pantalones para luego bajar su blusa con cuidado bajo de la camilla siendo ayudada por mí. Al salir de la pequeña habitación nos sentamos a esperar a que nos entreguen el sobre. En el pasillo vemos a muchas embarazadas con grandes y pequeñas panzas abultadas salir con sus parejas o estando acompañadas de madres u abuelas.

– ya quiero tenerla entre mis brazos – escucho el suave susurro de Angelic viendo las imágenes de posters de madres amamantando de manera correcta y otros tantos aconsejando como prepararse para amamantar antes de que nazca el futuro bebé. Pasando uno de mis brazos por sus hombros la acerco a mi costado besando su cien, yo también tengo muchas ganas de ya tener a mi heredero o heredera entre mis brazos y ver cómo crece.



Danny Baladon

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar