Reencarnación: El comienzo

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 20: NUEVO ENEMIGO Y UNA ILUSIÓN DEL PASADO

– ¿Ahora en qué se transformó? – Amenadiel lo dice mirando de pies a cabeza a Rial, llegamos tarde a casa, cerca de las 4 de la mañana, el padre estaba preocupado porque sintió una presencia maligna muy fuerte que las otras anteriores, pero se alivió al vernos bien y que esa presencia desapareció. Mi pequeña Rial creció, no cambió de apariencia, pero sí de vestimenta: prendas color lila bebé con destellos color plateado, parecido al traje de Rial Skadi, con la diferencia en que su cabeza ahora tiene una pequeña tiara con una luna en el centro, al igual que el collar y los botines decorados color lila con destellos plateados brillantes, guantes de color lila con tela de peluche en las muñecas color plateado y algunos detalles por aquí y allá en las prendas.
– No lo sé, también quiero saberlo. – Lo digo mirando a Rial también.
– La luna llena es hermosa en las noches. – Rial lo dice con una sonrisa y con los ojos cerrados. – Cuando la miré, sentí un poder increíble apareciendo en mí y me transformé.
– ¡ESO ES! – Amenadiel grita. – ¡Miraste a la luna y te transformaste, ese es el motivo! – Ahora señala a Rial. – ¡Ahora eres un ser de la luna! – Todos miramos sorprendidos por el razonamiento de Amenadiel, tiene sentido.
– Puede ser. – Lo digo mirando a Rial y en mi mente viene la imagen de Sailor Moon. – Entonces, basándonos en eso, te llamaré: Rial Moon. – Rial se alegra y me abraza.
– ¡Gracias mami! – El volumen y tono de voz de Rial ha cambiado, parece que su personalidad también.
– Pequeña Rial Moon ¿Nos mostrarías tus poderes? – El padre se acerca a preguntarle.
– Claro. – Rial junta sus manos. – La luna llena es hermosa en las noches, gracias a ella dormimos tranquilamente, concédanme el poder de también dormir y soñar con estrellas: Sueño dulce. – De las manos de Rial Moon comienza a salir una niebla color provocando sueño solo al padre.
– ¡Padre Rafael! – Rinne y Amenadiel no dejan caer al padre.
– Solo duerme. – Rinne lo dice y mira a Rial Moon. – Puedes hacer dormir a las personas.
– Sí, también más cosas.
– ¿Cómo puedes saber qué habilidades tienes? – Le pregunto curiosa mientras Amenadiel y Rinne recuestan al padre en el sofá.
– Cuando me transformó, siento un gran poder recorrer dentro mí y luego pasan por mi mente varias imágenes como si fueran recuerdos o algo así.
– Más bien, es como si representaras algo, eres como una encarnación. – Lo digo muy segura. – Antes encarnaste a un ser del invierno, ahora lo haces con la luna estás representando a un concepto abstracto.
– Tiene mucho sentido, Alexa. – Amenadiel lo dice. – También ¿Podrías despertar al padre, pequeña Rial Moon? – Es verdad, el padre aún sigue dormido.
– ¡Lo siento! Ahora lo despierto. Después de la noche llega el día, donde todos despiertas, has que también lo haga esta persona: Amanecer. – El padre despierta poco a poco.
– Que bien dormí. – El padre está feliz. – ¿De qué hablaban mientras dormía?
– De que Rial está personificando a cosas abstractas, es decir, está encarnando. – Lo digo. – La próxima vez me pregunto que será. – De pronto algo suena, un gruñido.
– Disculpen, tengo mucha hambre ¿Hay algo? – Rial lo dice tiernamente y con voz suave. Todavía es de madrugada, pero decidimos desayunar de una vez y comenzamos a platicar sobre el nuevo enemigo que apareció.
– Entiendo, desapareció cuando descubriste su punto débil. – El padre lo dice después de tomar un sorbo de café.
– Sí, ese enemigo es nuevo para nosotros, pero al menos sabemos cuál es su punto débil. – Lo digo seriamente.
– Papá demoró mucho en ayudar a mamá. – Rial habla. – Pero mamá descubrió su punto débil justo a tiempo, estaba desesperada, cuando soy bebé no puedo hacer mucho.
– Rial… – Le digo. – No te preocupes, además, gracias a que Rinne no vino a salvarnos, nunca hubiéramos descubierto la debilidad del demonio ¿No crees?
– Es verdad, mamá.
– Entonces, ese demonio desapareció rápidamente, pero antes amenazándolos. – Amenadiel lo dice después de tomar un sorbo de yogur, le encanta eso. – Eso fue extraño.
– ¿Por qué lo dices? – Le pregunto, no entiendo qué quiere decir con eso.
– Escuché sobre los demonios de clase Sigma, esos son más fuertes que los de clase Phi, pero me parece extraño que huya solo por eso.
– ¿Por qué lo dices, Amenadiel? – El padre le pregunta y todos prestamos atención.
– Escuché que los de clase Sigma tienen la habilidad de absorber almas en mayor cantidad y también… no son tan fáciles de derrotar. – Eso me toma de sorpresa.
– ¿Qué? – Lo digo mirando hacia abajo.
– A partir de clase Sigma, son más fuertes y poseen otras habilidades, incluso de poseer cuerpos, permanecer en ellos o ser uno de ellos, así que se me hace raro que hayas descubierto su debilidad fácilmente. – Lo voy entendiendo.
– Poseer, permanecer o ser uno en ellos. – Lo digo.
– Debemos tener cuidado, ahora sabemos que hay este tipo de demonios, debemos tener más cuidado, Alexa.
– Sí, Rinne.



_Katzuma_

Editado: 22.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar