Regresa, Amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7: Villano

Villano
 


 


Este día estoy más optimista y mi día ha sido regularmente aceptable. Así que para el almuerzo, esta vez no iré a comer a los pasillos, ni esconderé. Recibo mi bandeja llena de comida y una sonrisa se amplía en mi rostro cuando lo veo sentado en una de las mesas con West y Dionne. Avanzó sonriente y cuando llego a la mesa los saludo y me acomodo.
 


Trenton me mira fijamente, al igual que su amigo, West, como si me hubiese vuelto loca.

—¿Por qué estás aquí? ¿En qué momento te di a entender que somos amigos? —Trenton apunta a su lado—. Largo de aquí, mocosa.

Mi boca se queda abierta frente al cubierto y espero algunos segundos para que diga que está bromeando.

—Pero...

—Largo de aquí.

Me levanto bruscamente y lo miro con rabia mientras sujeto mi bandeja. Odio cuando se comporta así y me trata como si fuera algún animal. Es tan detestable algunas veces que parece incluso forzado.

—No seas desagradable, Trent, si se va ella, me voy yo —oigo decir a Dionne y de pronto está siguiéndome. La veo pasar por mi lado y sonreírme ampliamente—. Sígueme.

No estoy segura de ello, de si debo de confiar en ella, en la muchacha más popular de aquella escuela que de pronto quiere ser mi amiga. Supongo que puede resultar algo muy bueno conseguir su amistad, así que durante largos minutos estoy siguiéndola por todas partes hasta que llegamos a un jardín, un amplio espacio verde con árboles, flores y rosas.

—Mis amigas no han venido hoy —Dice y se sacude el cabello, sentada de manera muy delicada—. Así se estuve viendo a Trent.

—Lamento haber interrumpido tu cita con Trent esa vez.

Ella ríe y se encoge de hombros. Sus pestañas son increíblemente largas y rizadas, tiene pómulos altos y los labios gruesos, realmente logró entender por qué Trent está tan entusiasmado con ella.

—Qué linda eres.

—Lo digo en serio, sé que quieres pasar tiempo con tu enamorado y yo...

Vuelve a reír y me mira con diversión. Entonces se acerca un poco más a mí y mira a los lados con una inmensa sonrisa traviesa en los labios, como si escondiera algo.

—¿Puedo confesarte algo?

Frunzo el ceño.

—Claro que sí.

—Vamos, nena, claro que no me gusta Trent. En realidad me hiciste un gran favor cuando llamaste, y realmente no fue por mí, Trenton se fue al auto hecho un demonio a buscarte y yo le acompañé. Salí con él porque me lo ha pedido tantas veces que incluso me da algo de lástima —Se sacude el cabello y sus mejillas se sonrojan un poco, dándole un aspecto tierno—. En realidad pensaba que podría acercarme a Tristán si lograba hacerme amiga de Trent. Tristán es tan guapo, varonil y... —suspira, mirando al cielo como si lo imaginara—. Es demasiado guapo...

—Lo... sé...

No quiero imaginar en el desastre que ocurriría si Trenton escuchara eso. Se volvería loco y odiaría aún más Tristán si supiera que su amor platónico prefiere a otro. No entiendo bien qué es lo que planea Dionne, pero puedo imaginar incluso que lo está utilizando.

—¿No crees que deberías decirle la verdad a Trent? Él está enamorado de ti, quizá todo sería más sencillo si le dijeras la verdad.

—No lo sé, es que pensaba darle una oportunidad a Trent y si no funciona puedo quedarme con Tristán, él sí me gusta —Me guiña el ojo—. Cuéntame, ¿cómo es él? ¿Hablan mucho? —murmura—. ¿Alguna vez has besado a Tristán?

Rió y no puedo evitarlo. ¿Besar a Tristán? Estoy completamente segura de que eso jamás ocurrirá, él me ve de otra manera.

—Para él soy más como una hermana, realmente soy muy pequeña para él, cree que soy una bebé o algo así.

—Oh, qué dulce, ¿entonces es muy celoso cuando tienes novios? Ya sabes, como hermanos —Me guiña el ojo otra vez, como si estuviera refiriéndose a otra cosa.

—Nunca he salido con nadie, no he tenido parejas realmente.

—¿Por qué? Si eres muy linda, me gusta mucho tu cabello y tus ojos... Ya sé, necesitas una renovación —dice y sus ojos se iluminan de pronto—. ¡Eso es, lo pasaremos grandioso, va a gustarte mucho! ¡Lo pasaremos genial! ¡Incluso a Trent vas a gustarle!

Yo solo me encojo de hombros, pensando que sólo lo decía como una posibilidad.

—Suena bien —digo, convencida de que esta será la primera y última vez que tendré el privilegio de almorzar con Dionne, la estudiante más guapa de la escuela y que todos adoran. Sé que sólo quiere comer con alguien y conversar un poco más, que no quiere ser mi amiga realmente—. Me encantaría.

Pero no, no era sólo eso. Por alguna razón, me encuentro almorzando con ella todos los días y me gusta, es bastante agradable, muy simpática y risueña, bastante cariñosa también con sus amigas y amigos, así que comprendo por qué ellos se confunden tanto con Dionne. Y ahora está tan emocionada con hacerme un cambio de look, que se toma casi un mes entero en mí.

Un día vamos a una peluquería, otros días al centro comercial y compro muchísima ropa de todo tipo. Me ayuda a combinar y a elegir la ropa más femenina que encuentra en las tiendas. Pasa incluso fines de semana en la mansión conmigo, con la excusa de que quiere ver a Tristán nadar en la piscina, y Trent no discute al respecto conmigo porque quiere ver a Dionne allí, sólo para enseñarme a maquillarme de manera correcta y al natural. No entiendo nada al inicio, pero paso tantas tardes a su lado, que cada vez se hace un hábito. Porque siempre dice que debo arreglarme para mí misma, para sentirme bien conmigo y que todo lo que importa soy yo y nadie más, que no importa lo que digan los demás mientras yo sea feliz. Hay algunas cosas que, sin embargo, no he adaptado, como los zapatos muy altos y el maquillaje de colores fuerte que a ella le gustan.

Y de alguna manera, sin saberlo, me he convertido en una amiga suya. Es extraño lo habitual que esto se puede convertir, pero todas las mañanas me tomó mi tiempo salir de manera decente de allí. Acomodo mi falda y arreglo mi cabello cuidadosamente a un lado mientras me miro al espejo, tarareando una canción en portugués. Oigo un tintineo de llaves detrás mío y, aunque no lo veo, puedo sentirlo algo incómodo y ansioso. No entiendo por qué se queda callado detrás mío todas las mañanas, cuando lo único que va a decir es—: ¿Vienes conmigo?



TRomaldo

#2297 en Novela romántica
#505 en Chick lit

En el texto hay: pasion, adolescente, amor

Editado: 04.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar