Reina de Corazón [saga griegos#7]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 13

Eileen

¿pasa algo?

— no lo sé — sentí sus dedos acariciar mi espalda — los chicos están extraños.

Suspiré y recosté mi cabeza en el pecho de Dimitri, levanté la mirada, Katerina entraba con Apollo. Ella con la barbilla levantada.

Xander se pone de pie, Katerina se detiene frente a él. Ambos se miran por un momento en silencio y luego los cuatro se dirigen a una mesa.

— creo no nos desean con ellos — suspiró y asiento ante las palabras de Dimitri.

— tienes razón — pegue más mi cuerpo a Dimitri.

— Eileen — lo miró a los ojos — ¿qué pasa con Apollo?

— nada — sujeta mi rostro entre sus manos.

— tú sentías que me querías como un hermano por que jamás te había besado ni tocado... quizás pasa lo mismo con él.

— ¿estás sugiriendo... — él baja la mirada.

— no deseo que sufras por amor, quizás el deseo que sientes por mi no te permite darte cuenta que lo amas a él.

— Dimitri, ¿me echas de tu vida?

Siento la fuerza de sus manos en mi cintura.

— no... sólo deseo que seas feliz.

Asiento y me suelto de sus brazos.

— quiero estar sola unos momentos — él se pone de pie pero niego — luego hablamos — cogi mi bolso de mano y salí del restaurante, me dirigi al lobby del hotel y en un rincón detrás de frondosas plantas me senté en un mullido sillón.

Cerré los ojos, Dimitri no se sentía seguro y tenia toda la razón. Yo había causado está inseguridad en él, crecí creyendo que amaba a Apollo, quizás lo hice o sencillamente pasó como cuando uno mira a un artista y se prende de él pero es un amor platónico.

— Hola — abrí los ojos y me encontré con un hombre sumamente guapo, su cabello perlado con algunas canas lo llevaba peinado hacia atrás — ¿te sientes bien?

Su mirada era de preocupación, me removi en mi silla, me di cuenta que donde me había ubicado nadie nos veía.

— eh... lo estoy, espero a mi prometido.

Él no respondió sólo se sentó frente a mi, sacó un pañuelo y lo pasó por su frente.

— a veces un extraño puede ser un buen consejero por que no toma parte con nadie.

Moví mi cabeza en señal de negación, no compartiría mi vida con nadie.

— estoy bien, sólo un poco cansada.

— mi nombre es Alek — fruncí el ceño por que hasta ese momento me percate de que su acento era el mismo que el de Katerina.

— creo mi prometido se ha tardado un poco, iré por él —  me pongo de pie, Alek hace lo mismo.

— eres muy bonita — desvía la mirada y luego suspira — está no era la manera de decirlo pero ... — hace una pausa — debo saber si eres mi hija.

Lo miré atónita.

— ¿de qué habla?

— sabes que Matías Jones no es tu padre biológico.

— lo sé, pero ¿Quién es usted?

— ya te dije, soy Alek y deseo saber si tu eres mi hija.

Niego y doy un paso hacia atrás.

— ya tengo un padre, él me crió y perdone pero no deseo saber quién es el hombre que me engendró.

Empiezo a caminar pero mi brazo lo ha sujetado, al girarme mi cabello se suelta.

— eres idéntica a mi abuela — trato de zafarme pero su agarré es fuerte — debo saber si tú eres mi hija.

— soy griega y latina — Alek niega.

— griega por adopción pero si eres mi hija eres rusa y latina. Ana envió una carta al castillo donde vivía pero por muchos años no lo visité, cuando regrese mi fiel sirviente me entregó la correspondencia de muchos años atrás.

Sonreí con ironía.

— bien pudo enviarla donde sea que usted se encontrará,suelteme.

— no podía enviarla, si eres mi hija estas en peligro.

Lo veo y niego.

— nunca ha estado en mi vida y apenas aparece y ya me ha puesto en peligro, es mas, no tengo por que estarlo mis padres son Matías y Effie Jones.

— yo... — levanta la mirada — he sido desterrado de lo que forje con mis propias manos.

— no me interesa — me doy la vuelta pero su voz me detiene.

— ¿cuando naciste la loca de tu madre te había puesto una cadenita con el dije de una rosa negra? — me giró y lo veo.

— Ana lo único que me dio en mi vida fue traerme al mundo y no abortarme y no por amor, todo fue por dinero — dicho eso salí de ahí con el corazón acelerado latiendo a mil.

Media hora después.

¿tú tia Desa esta bien?

— papá, sólo responde a mi pregunta.

Lo escuché suspirar al otro lado de la linea.

amor todo eso es pasado.

— ¿si llevaba esa cadena?

— si Eileen pero te la quité en cuanto tu madre te dejó en mis brazos.

— ¿dijo algo acerca de la cadena?

— tu madre no estaba bien, dijo que esa cadena era su boleto.

Las siguientes palabras que mencionó papá no las escuché, el hombre que acababa de conocer posiblemente era mi verdadero padre y eso significaba que podía ser que estuviera en peligro ¿pero por qué? ¿qué era lo que me estaba poniendo en peligro?

_______________♡
Si te ha gustado el capitulo, no olvides votar.

Kgerals 💙



Kgerals

#155 en Otros
#23 en Acción
#455 en Novela romántica

En el texto hay: amor mafia venganza, saga griegos

Editado: 18.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar