Reina de Corazón [saga griegos#7]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 15

Eileen

Estoy sentada junto a la ventana mirando hacia el mar, mi mente es un caos total, la aparición de Alek y el peligro que conlleva.

El llavin de la puerta suena y veo entrar a Dimitri, se queda en el umbral de la puerta, suelta el aire retenido y termina de entrar a la habitación.

— ¿dónde estabas? —  él comienza a desvestirse y cuando queda totalmente desnudo, se acerca y me carga para llevarme con él a la cama.

— bebiendo — mi cuerpo está bajo su peso mientras su boca desciende a la mía — reprochandome por hacerte tantos reclamos.

Sonrió y sujetó su rostro entre mis manos.

— no te dejaré Dimitri, sólo si tu me hechas de tu vida.

Cierra los ojos y pega su frente a la mía.

— perdóname Eileen.

— debo confesarte algo, es mi mayor deseo que está relación funcione Dimitri y no quiero secretos entre nosotros.

Él se apoya en un codo, salgo debajo de su cuerpo y me siento en la cama, cierro los ojos y elevó una plegaria para no perderlo al contarle lo que pasó.

Sujeto su mano y la llevó a mi corazón.

— mi corazón moriría si me abandonas — Dimitri niega pero tengo miedo de que lo haga al saber que Apollo me besó y él no crea que lo rechacé.

— no lo haré — aparta cabello de mi rostro y besa mi frente, su aliento cálido con un toque de ron llega a mis fosas nasales.

— Apollo él me... — muerdo mi labio y lo miró nuevamente a los ojos.

— no digas nada Eileen — da un suave beso en mi cuello — Apollo me buscó y me pidió perdón, también me contó que lo rechazaste — siento mi mandíbula desencajada ante la confesión de Dimitri.

— ¿qué?

— Apollo está madurando al fin, decidió confesar su error.

— ¿cómo tomaste la noticia?

— después de partirle una ceja, el labio y dejarlo sin aire por un buen rato me sentí mejor... pero mi mayor alegría fue saber que no existe nadie que nos pueda separar.

Me lanzo a sus brazos y empiezo a repartir besos en su rostro, Dimitri, no podía perderlo jamás.

Él correspondió a mis besos los cuales se volvieron fieros, sus manos acariciaban mi cuerpo, encendiendolo como sólo él podía hacerlo, me hizo suya de una manera salvaje regalandome un placer indescriptible.

Especial Apollo

— ¿por qué lo has hecho? — Katerina estaba en el borde de la cama abrazando sus piernas.

— es mi amigo y le fallé.

— eres un hombre de bien Apollo.

— creo que al fin entendí la lección que me dio papá y mamá — caminó de un lado a otro — ¿comiste?

Ella niega y antes que le reclame, responde.

— tengo miedo Apollo, el que Alek esté aquí puede desatar una catástrofe.

— sus guardaespaldas lo protegen bien así como los de Xander y Andreus hacen contigo.

La veo ponerse de pie.

— Alek habló de que hay esperanzas pero no mencionó sobre que.

— dale tiempo Katerina.

— tiempo es lo que menos tenemos Apollo, deseo recuperar mi vida y mi... verdadero nombre.

— calla, no sabemos quién puede escuchar.

Dimitri

¿por qué preguntabas por una rosa?

— curiosidad, los diamantes negros no son comunes, me imagine como se vería una rosa negra.

Xander se acerca a mi, su mirada oscura me escudriña.

— no menciones una rosa negra,ni aquí ni en Atenas.

— ¿por qué? Creo que detrás de una advertencia debe ir una explicación.

— sólo te diré que la persona que posea una rosa de un diamante negro, corre peligro.

— ¿y Katerina corre peligro?

— ya no, mi gente la protege.

Me siento furioso.

— se supone que somos amigos, un equipo pero tú y Andreus han hecho todo un misterio. ¿desconfias de mi?

— no, trató de protegerlos, entre menos sepan están mejor.

— en este caso no lo creo, si poseo la rosa negra deseo saber a que atenerme.

Xander abre los ojos como plato,  me sujeta del codo y me saca del restaurante, me guía hacia su habitación, expresamente al baño. Enciende la regadera y me mira.

— devuelvela a quién se la compraste.

— ¿por qué?

— han muerto muchos por esa rosa negra.

— te escucho.

— ¿sólo dime? ¿tú la tienes?

— no... — lo veo suspirar y sonreír — es de Eileen — su sonrisa se ha borrado de su rostro — le pertenece desde su nacimiento.

— ¡Dios! — pasa su mano por su barbilla — nadie debe saber que existe una princesa en la línea directa del rey.

— ¿princesa?

— si, asumo que es la hija de Alek, el rey. Si el muere ella subirá al trono si logra mantenerse con vida.

______________♡

Holisssss esperó les gusté el capitulo de hoy, no olviden votar.

Kgerals 💙



Kgerals

#148 en Otros
#22 en Acción
#456 en Novela romántica

En el texto hay: amor mafia venganza, saga griegos

Editado: 18.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar