Reina de Corazón [saga griegos#7]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 33

Los hombres estaban listos para actuar, por tres dias hemos espiado los movimientos de todos, exactamente a las 7:05 pm el hombre sale a fumar... no sólo un cigarrillo, fuma hasta cinco, Xander y Andreus se ponen los chalecos antibalas y me parece que estoy en una pelicula, tantas armas se mueven en la camioneta, chalecos hasta granadas sin olvidar las bombas de gas.

Mi mirada recorrió todo el interior, observé a los hombres que pelearian una guerra que no era de ellos.

— es por ella — levanté el rostro y Apollo estaba con su arma y su chaleco antibalas — ella moriria si algo te pasa.

— lo sé pero yo deberia estar en esa guerra por que es mi esposa.

— Dimitri... eres un maravilloso hombre, un gran amigo pero nunca fuiste preparado para pelear, allá fuera son hombres que no dudaran en matar y tu esposa no merece quedar viuda y tú hijo sin padre. Somos familia y como tal vamos a pelear por ti, por Eileen, por Galya.

Asenti y pase mi mano por mi cabello.

— sé que no fui preparado para pelear pero aprenderé, Eileen siempre será una princesa al igual que nuestro hijo, no permitiré que les hagan daño.

— con gusto puedo enseñarte, desde niño he sido preparado a pelear, desde que tio Kosmos atacó a Medrea, papá sabia pelear y yo me empeñe en aprender por mi pueblo.

— seras un magnifico rey Apollo — él sonrió.

— es lo que deseo, amo esa isla y por ese pueblo haré lo que sea necesario.

— Cómo casarte sin amor — él desvío la mirada.

— no permitiré que mi pueblo caiga en manos de gente que puede destruirlos.

Me puse de pie al ver a los hombres listos y escuchando las instrucciones.

— él es Mihail, es un infiltrado, no debe morir — Andreus mostró en la pantalla la foto del ruso que había dado la ubicación de Olek.

Todos asintieron y tomaron las armas, los vi salir uno a uno para tomar sus posiciones.

— podrás ver toda la pelea desde los monitores, llevamos camaras integradas — apuntó Andreus.

— me siento ... — negué pero Xander puso su mano en mi hombro.

— un dia tú harás algo por nosotros, por que somos familia. No te preocupes, hoy la amenaza hacia tu familia se acaba.

Les di un fuerte abrazo a los tres, eran mis amigos, mis hermanos.

Cerraron la puerta de la camioneta y me senté frente a los monitores, junto al chico que se habia quedado conmigo.

Ellos se acercaban al almacén, varios se posicionaron en la puerta trasera para evitar que huyeran.

Cuándo el hombre salió a fumar el cigarrillo, los observó y sonrió, desde mi posición frunci el ceño. No se mostraba sorprendido.

— pensé no llegarian nunca, ya me he cansado de fumar tanto.

— ¿De qué hablas? — preguntó Xander.

— él mató a la princesa Katerina, yo le juré lealtad a la familia real, vi crecer a esa niña y no merecia morir cómo un animal por el trono, asi que el primer dia que salí a fumar fui consciente del aparato que enviaron y cada dia lo han hecho, les he dado todo el tiempo del mundo para apresar al traidor de Olek.

— ¿Cómo creerte estás aquí con él?

— ahora mi lealtad es para la reina de corazón, no ha sido coronada pero para el pueblo es la reina.

— Dimitri ... — el chico me entregó unos auriculares con micrófono — lo enviaré a ti, no dudes en disparar si trata de intentar algo.

— envialo Xander — devolví los auriculares, los chicos entraron y lo que continuó fue terrible, el enfrentamiento no fue fácil, los rusos estaban bien preparados tanto en pelea como en el uso de las armas pero los chicos no eran novatos, los observe maravillados de como respondian, como esquivaban las balas y por último como se daban a golpes cuando ellos se quedaban sin municiones.

Apollo corrio hacia el lugar donde Olek se escondía, a patadas derrumbó las puertas pero le llevó su tiempo, cuándo se veia cansado y sin fuerzas, una pierna extra apareció y le ayudó a derribar la puerta, hasta que Apollo se giró para verlo supimos que era Mihail. Ambos entraron y supongo que Olek pensó que nunca nos enterariamos del subterráneo, con precisión abrio la ventana escondida en el suelo y descendió, las luces estaban parpadeando y ante ellos estaba Olek, tratando de escapar pero la puerta que daba a la salida trasera se habia quedado trabada.

— ¡Matalo Mihail! — soltó una palabrota al enterarse que Mihail no lo haría ya que lo estaba apuntando — eres un maldito traidor, ¿Cómo te atreves a traicionar a tu gente por gente que no es de tu pueblo?

— tú mataste a mi hermano, siendo del mismo pueblo, no seas hipócrita apelando al pueblo cuándo muchos has enviado a la muerte.

— no sé quién es tu hermano y no me interesa, si murió fue por traidor.

Mihail se movió para arremeter contra Olek pero Apollo lo sujetó de su camisa.

Hasta ese momento noté que estaban siendo apuntados.

La puerta se abre y me giró para ver al hombre, él viene custodiado.

Sus ojos se posan en la pantalla.

— es un cobarde — se acerca más pero el chico lo apunta, levanta las manos — ¿Es posible qué puedan pasar esta transmisión a una dirección?

— ¿Por qué? — pregunté.

— Galya sabría que es libre cuándo lo apresen.

El chico me miró y lo consideré por un momento.

— ¿Es posible? — el chico asintió.

— llevará su tiempo.

— sólo la caida de Olek, no quiero que el rostro de mis amigos aparezca.

— entonces no se transmitirá en vivo, debo editar.

— está bien — me cruce de brazos y continúe observando la pantalla.

— no podrás salir Olek, estamos aqui en nombre de la princesa Eileen.

Olek estaba furioso por las palabras de Apollo.

— el único rey de Galya soy yo — Sus ojos se veían inyectados en sangre — ella es una intrusa, no nació en Galya, no conoce el país, no sabe nada del pueblo. Nunca será la reina.

— tú no eres rey, ni siquiera eras el que continuaba en la linea para heredar el trono pero misteriosamente el que continuaba murió.



Kgerals

#146 en Otros
#23 en Acción
#450 en Novela romántica

En el texto hay: amor mafia venganza, saga griegos

Editado: 18.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar