Reina de Corazón [saga griegos#7]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 34

Me enderece en mi silla y observé a Olek, se sentia seguro, en ningún momento demostraba miedo o quizás estaba asustado pero sabia manejarlo.

Mihail se movió y la mirada de Olek estaba sobre él, su mano se movia en su arma. Me parecia que estaba viendo una pelicula vieja del oeste, donde el pistolero estaba listo para desenfundar y matar.

Apollo se movió y Olek tocó su arma, contuve el aliento.

— entrega la Rosa negra —Olek sonrió con burla.

— es mia — la punta de su arma la pasaba por su oreja ¿Qué rayos pretendia?

— pertenece a Eileen — él negó.

— es mio, nunca tocará el trono de Galya.

Cuando Apollo iba a hablar, se escucharon pasos y aparecieron hombres armados, de hecho los chicos.

Olek fruncio el ceño.

— ¡no pudieron haber derrotado a mis hombres, ellos son fuertes!— su rostro estaba rojo y las venas resaltaban en su cuello — ¡Están bien entrenados!

Andreus y Xander se posicionaron junto a Apollo y los hombres hicieron una especie de semicirculo. La mirada de Olek iba de un lado a otro, miraba a los chicos, luego a su alrededor.

Levantó mas el arma acercandola a su cien.

Todos le apuntaron y le gritaron que soltara el arma.

Apretó los dientes y con furia escupió sus palabras.

— ¡Malditos! No conocen el maldito pais y se han metido en algo que no les importa.

— si, nos importa te metiste con Eileen y Dimitri. Nuestra familia, el dia que posaste tus ojos en ellos y decidiste hacerles daño, te sentenciaste a ti mismo.— espetó Xander.— ahora baja el arma y entregate.

— ¿Y qué justicia me juzgará? — preguntó.

— la de Galya —respondió Mihail — sabes que es cadena perpetua a los traidores y tú traicionaste al pais matando a la princesa Katerina para robar el trono al rey Alek.

Olek asintió, su mirada nos recorrió uno a uno y luego sonrió.

— está bien, ustedes ganan — se encoge de hombros.

Lo que siguió a continuación, me dejó perplejo, Olek hizo a bajar el arma pero se escuchó una detonación y el cuerpo de Olek cayó.

Él se habia disparado a si mismo en la cien, los hombres lo rodearon y yo desvie la mirada al ver todo la masa encefalica expuesta.

— nunca le gustó perder — declaró Mihail, metió la mano en el saco de Olek y sacó la Rosa negra que le pertenecia a Eileen, le dio un beso y se la entregó a Andreus — pertenece a la Reina.

Se puso de pie y metió las manos en su bolsillo.

— Galya es libre de la mano opresora del rey Olek.

Eileen

— me siento nerviosa — pasé una mano por mi cabello — hasta que vea a Dimitri sano y salvó estaré bien.

— pero él está bien, ya te lo dijeron — apuntó mamá — debes tranquilizarte por el bebé.

— madre creo que pasará mucho tiempo para que yo esté tranquila cuando Dimitri este fuera de casa.

Sentí el suave apretón de la mano de mamá y me puse de pie de un salto al ver que mi esposo estaba entrando a la sala, corrí hacia sus brazos y me senti segura en ellos.

— Dios estaba preocupada — senti su suave beso en mi cabello.

— cielo, ya todo acabó — levanté el rostro — él se... — aclaró su garganta — se suicidó, lo rodeamos y acabó con su vida.

Cerré los ojos y asenti. Era increible lo que habia hecho Olek.

— prefirió la muerte en vez de ser juzgado por la justicia.

Asenti y Dimitri besó suavemente mis labios.

— tú y mi hijo ya no estan en peligro.

— ni tu Dimitri — él me sonrió y besó mi frente, se separó de mi lado y metió la mano en su bolsillo.

— esto te pertenece — extendió la Rosa negra — mi Reina de Corazón.

Tomé entre mis manos la rosa y senti el peso del diamante en la palma de mi mano, levante la mirada y me encontré con la mirada amorosa de mi esposo.

— soy feliz siendo la Reina de tú corazón Dimitri.

————————
Kgerals.



Kgerals

#149 en Otros
#23 en Acción
#463 en Novela romántica

En el texto hay: amor mafia venganza, saga griegos

Editado: 18.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar