Reina Maldita

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 40

-¡Apenas llevas poco tiempo aquí y ya tienes una cita!- grito con enfado- ¡¿Quien te crees, Brad Pitt?! Frunce su ceño removiendo su cuerpo para alejarse, sin tener éxito. -No me creo nadie, deja tu celos para otro momento. -¿Celos? Yo no estoy celosa..- reí acercando mi rostro al suyo- ¿Por que debería si soy mejor en todo sentido?- provoque sintiendo su corazón paralizarse un breve segundo bajo mi mano. -Alice.. -¿Por qué salir con ella si me tienes a mi, a tu lado todo el tiempo?- susurre sobre sus labios. -Juegas conmigo a tu antojo- gruñe perdido en mis labios. Negué con suavidad- Jamás podría jugar con tus sentimientos, deja de lastimarte pensando en mentiras. -Alejate- responde con un deje de suplica. -No, no me iré sin antes besarte- exclamé sorprendiendolo. -¿Qué..- interrumpí sus palabras posando mis labios sobre los suyos, moviendolos con rapidez. -Me tienes en tus manos y podrías hacer lo que quisieras con mi corazón..- murmuro al separarme lentamente de el. -¿Alice?- murmura al no sentir más su cuerpo preso por mi magia. -Tú decides si creer o no- respondo conectando nuestras miradas. -¡Espera!- murmura con preocupación- ¿Por qué te alejas de mi? -Necesito tomar aire y tu tienes una cita, es de mala educación no llegar- espete desapareciendo sin dejar que respondiera. ¿Que me haces, Brandon? ******** Inhalo el aroma de los árboles, de pequeña solía pasar la mayor parte del tiempo frente a un enorme roble en el jardín de casa. La naturaleza ha sido la única compañía en mi soledad. -Tu siempre eres fiel amante de la naturaleza- exclaman a mi espalda. Oh querida Mercy, eres justo a quien buscábamos. ¿Que hicieron? Tu ya lo veras, gruñona. -¿Acaso me sigues?- pregunto interceptando su cuerpo para evitar que se fuera. -¿Por que lo dices? -Te apareces en cada lugar que estoy, parece que Cassandra y tu se han puesto de acuerdo en perseguir mi rastro. Ríe con diversión- Quizás tengas razón. Ruedo mis ojos- ¿Acaso tienen miedo de que descubra sus secretos?- respondo con ironía. -Hay muchas verdades ocultas y mentiras por descubrir, Alice- musita. Frunzo mi ceño con intriga- ¿Que quieres decir con esto, Mercy? -¿Realmente crees que el hijo de Alisson es del padre de Alexander? ¿Porque me habla de el? Trago saliva sin preámbulos. -No lo se- dudé- es lo que me han contado, no puedo estar segura de eso sin haber presenciado todo lo ocurrido. -Te han mentido todo este tiempo, haciéndote creer que son buenos cuando en verdad no es así. -¿Piensas que no lo se?- río negando- Creen que vivo que en una jodida burbuja creyendo que todo es un cuento de hadas, cuando la realidad es mucho más cruel que nuestros pensamientos. -Las mentiras tienen patas cortas, todo lo que ocultas sale a la luz- recita- El hijo de Alisson en realidad no es del padre de Alexander. -Entonces.. ¿De quien es? -De Alexander.. Mi corazón se aceleró ante aquella confesión, todo a mi alrededor sonaba distorsionado ante la sorpresa. -¿Qué...? -Todo comenzó luego de su llegada al palacio, ambos se conocieron luego de los años e iniciaron una relación, el realmente la amaba creía que sus sentimientos eran recíprocos pero se equivocó. Alisson jugo todo el tiempo con el logrando obtener más poder seduciendo al príncipe y a su padre, nadie podía sospechar de ella porque jamás había dado indicios de ser una mala persona.. Los años pasaban y su doble vida incrementaba, a sonrisas de todos ambos eran una pareja feliz, pero a escondidas era una amante vivaz al engañarlo con su padre. -Ella creía que podría manejar sus vidas sin problema, pero un paso en falso logró desenvolver toda su mentira, y de la peor manera. ¿Hay una peor manera que enterándote que tu mujer se encuentra a escondidas con tu propio padre, al despertarte a mitad de la noche sintiendo ruidos extraños a la lejanía? -No puede ser cierto..- murmure consternada. -Una noche se encontraban en el palacio como siempre acostumbraban a estar, Alexander se despertó a mitad de la noche desconcertado por la ausencia de Alisson. Creía que esta se había levantado a tomar agua pero su sorpresa fue mayor al encontrarla en la cocina con su padre. -No se como reacionar- exclame. Asiente riendo levemente- Así es, querida. Quien las hace, las paga. -¿Que sucedió luego de todo esto? -El se alejó de ella fingiendo que jamás había ocurrido nada entre ellos, pero no podría evitar lo que sucedería.. -¿Que sucedió?- indague. -Ella estaba embarazada- responde- al verlo marchar decide confesarle pero el jamás le creyó, asumiendo que sus palabras eran falsas con el fin de que no se fuera. -Pero.. ¿Que ocurrió luego?- murmure. -Ella decidió tener al niño alejada de todos. -¿Pero como es posible si nadie sabe de esa criatura? -Ella puede jugar con la mente del pueblo a su merced, no le fue difícil alejarse dejando a su primogénito, para luego regresar sin el. -¿Jamás quiso a su hijo?- musite con interrogación- ¿Por que lo dejó? Negó sin respuesta- Quizás no querría tenerlo porque le recordaba todo lo que había provocado o no quería que su plan se estropeara por su hijo. -¿Cual plan?- bufé.. ¿Tan desalmada podría ser para no cuidar de su hijo? -Quedarse con el palacio de tus padres- respondió. -Eso no ocurrirá- gruñí- Ella no pondrá sus manos en nadie mientras este aquí. -Debes cuidarte de ella, recuerda que no tienes que confiar porque estes aquí, es capaz de lastimar a quienes se interpongan en su camino. -No lo permitiré- respondí con seguridad- aún no comprendo porque no murió. -Todo tiene su respuesta, no era el momento de su muerte, el destino tiene todas sus cartas sobre la mesa y solo el es quien comprende lo que sucede. -Esperemos que nadie salga herido por su culpa- respondí ante el silencio. Trague saliva perturbada por la conversación. ¿Que debía de hacer para que todo esto se acabara? -Reian- una voz me sobresaltó formando ecos en mi mente- Necesitamos de su ayuda. -¿Que ocurre?- pregunte teniendo un mal presentimiento. -La ciudad esta siendo atacada por alguien desconocido. -¿Qué?- mi mirada se oscureció, podía sentir la voz de Mercy a mi alrededor en forma de murmullo. -Si, Reina.. alguien ha estado acechando la ciudad cometiendo crímenes sobre los cuerpos de niños del pueblo. -¡¿Por qué no me lo dijeron antes?!- exclame con furia. ¿Quien era capaz de provocar mi enfado? -Lo sentimos, pero todo se volvió peor con el paso de los días. No queríamos llamarte y alejarte de tu familia. -Ciudad Oscura es parte de mi vida, ustedes son mi familia y esto me concierne. Iré de regreso y espero tengan una explicación para mi. -Reina..- corte la comunicación sin preámbulos. La colera aumentaba en mi interior provocando que las marcas sobre mi piel aumentaran con su color oscuro. -Alice..- espeta Mercy con sorpresa observando mi reacción- ¿Que te está ocurriendo? -Debo irme- murmure aún con la mirada perdida- agradezco que me hayas contado, pero aún hay muchas cosas que debo de saber- avise. Asintió con su ceño fruncido. -Alice..- llamó al verme marchar, gire mi rostro con seriedad- cuídate. -Lo haré. Iré a por ti.. y juro te asesinaré. Esto recién comienza, princesa.  



GiuliGarcia

Editado: 12.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar