Relato de un Amor prohibido

Tamaño de fuente: - +

Una noticia tan inesperada

Pero si estuvo fácil amigo qué pasó?

 

Mm no lo sé, creo que al igual que en el amor lo simple siempre me resulto más difícil entender y aquel día esa pregunta fue igual, no me di cuenta que su amor llegó a ser tan accesible para mi que pensé que era real y fallé y ya vez como terminó.

 

Pasó algo más que un mes y de casualidad nos encontramos en la sala de computadoras y, algo extraño pasó! Sin pensarlo tome su mano y la atraje hacia mi, mis brazos rodearon su espalda y ya cuando me di cuenta nos  besábamos.

 

Que?? Hablas en serio?

 

Yo estaba tan sorprendido como tú, pero había algo diferente en esta ocasión no sentía lo mismo que la última vez que la besé, esta vez estuve más sobrio no me deje llevar por los acelerados latidos de mi corazón y por un instante pensé “quiero hacerte el mismo daño que me hiciste para que sientas cuánto daño que me diste”.

La bese con gran pasión, buscando tan solo satisfacer mi deseo, algo que no era común en mi ya que más felíz me sentía tan solo complaciendola. Acaricie su cuerpo, para asegurarme que aún tenía algo de control sobre él, y definitivamente podía estar seguro que aún estaba a mi alcance. En ese momento de regocijo y en cierta forma de venganza alguien irrumpió en la sala y tuvimos que separarnos, ella salió sin decir una sola palabra.

 

Supongo, que por lo qué me dices, no saliste tras de ella.

 

No, tenia una mezcla de sentimientos, por un lado volver a sentir sus labios y su cuerpo era sensacional, pero como te dije hubo algo más en mi que no podía explicar. El deseo por tener su cuerpo era más grande que el amor, y eso me tenía perturbado pues yo no soy así, admito que pensé seriamente en vengarme pero no pude hacerlo, realmente la amaba.

 

Tú vengarte, jaja perdón que me ría, pero tú jamás has hecho algo así.

 

Si lo sé es algo que jamás hice pero me embriagaba tanto el dolor que estuve pensándolo seriamente

 

Pasaron algunos días y nos encontramos en en el bus, y como un par de amigos nos pusimos a conversar, le pedí disculpas por lo sucedido aquel día alegando que no sabía lo que me pasó aquel día

No te preocupes 

mencionó y añadió

me sorprendiste por que jamás fuiste así conmigo, me dejaste desconcertada.

Nos despedimos como buenos amigo con un beso en la mejilla e hicimos que nada pasó.

 

Pasaron más días, de hecho esto ya sería costumbre cada vez fue más largos nuestros encuentros y se posesiono de nosotros ya no un amor inocente y curioso, sino más bien una atracción pasional y corporal.

 

Pasaron ya varios meses desde el último encuentro y ella desapareció por completo, pensé que había cumplido aquel viaje que me comentó en algún momento, el de irse a vivir en otra ciudad. Ya lo di todo por perdido, además llegaron a mis oídos que ya estaban viviendo juntos era más que notorio que la batalla siempre fue ganada por el.

 

Ya con eso creo que estaba más que perdido todo ya no habría posibilidad de reconquista o algo así.

 

Eso estaba más que claro

 

La semana empezaba y estábamos todos alborotados y sumidos en los cuadernos estudiando para los exámenes, cuando por la puerta estuvo ella entrando con un semblante desgastado y más delgada de lo que la recordaba, vestía el uniforme pero había algo más en sus brazos que no me permitía verla completamente,  una frazada que envolvían a una pequeña criatura, por su supuse que era una niña, pero estaba absorto ante tal situación.

 

Queee? Y, como, pero, entonces, perdón pero no puede dejar a un lado mi asombro, no me digas que aquella primera vez que estuviste con ella tú

 

No, tranquilo déjame y te explico, de hecho yo también me quede igual o peor que tú, y también pensé lo mismo

 



Idilio

#2863 en Otros
#1061 en Relatos cortos

En el texto hay: amor imposible amor juvenil

Editado: 01.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar