Relatos

Tamaño de fuente: - +

nota 7

Ya es de noche y querer hablar con "ese" alguien especial. Esa persona que con tan solo de verle o hablarte te pone las piernas como gelatinas, esa que logra hacerte tartamudear y confundir las palabras.

Pero todo eso es una ensoñación.

Porque vuelves al mundo real. Tú realidad, te das cuenta de muchas cosas no son como te las piensas ni mucho menos te las imaginas. Llegas a tu mala realidad y te das de cuenta de que nada de eso pasara.

Te quitas esa venda que permanece en tus ojos y vez que estas solo y no confías en nadie. Esa mínima pizca de confianza que brotaba de ti. Imagina que vas a mil por hora en tu coche, llegas a una calle que al final tiene una pared, no hay ninguna otra salida. Tienes dos opciones: la primera, desacelerar la velocidad, parar y dar vuelta. Y esta la segunda opción, apretar hasta el fondo el acelerador, chocar con la pared, estrellarte y acabar con tu vida, con tus desilusiones.

Si vives tendrás que afrentar la consecuencias de tus actos con valentía y coraje, enfrentar toda esa cadena de problemas, soportar de nuevo a esas personas obstinantes que hacen de tu vida una mierda. Resumiéndolo así, volverás a esa vida de mierda que tienes, volverás a lidiar con nuevas y mismas personas en tu vida. Convertirás esas ganas de morir en un vicio porque cada vez que digas que terminaras con tu vida no lo haras, reflexionaras y volverás a tu rutina diaria. Eso no es vida.

Por otra parte....

Si mueres no sufrirás de desilusiones amorosas, no sufrirás de traiciones, no volverás a las mismas rutinas, no tendrás vicios de ir a matarte una y otra vez.

Date cuenta de esto confiar es así de simple como las dos opciones que ya explique, si vives volverás a colocar esa venda en tus ojos, al principio existirá la negación de que no volverás a confiar ni en tu propia sombra, pero vamos somos humanos. Aunque montes la mismita cara de no importarte una mierda nada ni nadie. Llegará ese alguien que derrumbe esas barreras que formaste a bases de desilusiones, mentiras.

Al comienzo será difícil, pero has como hice yo has una lista y anota a todas las personas que te hicieron algún daño y ojo anótalas de mayor a menor fue la gravedad del problema. Escríbele ya sea un mensaje de texto, un correo o una carta; expresa ahí todo lo que sientes hacia esa persona, lo que piensas. Luego de escribir lo que tú hayas creído conveniente .escríbele te perdono. Yo lo he hecho con personas que creí que entraron a mi vida para quedarse pero lo que lograron hacerme  fue terminar de destruirme.

Yo desde hace mucho lo estaba. Solo me toca esperar  a que llegue "ese" alguien que logre armar el rompecabezas en el que estoy convertida.



Carmelia Rolo

#6241 en Otros
#2339 en Relatos cortos

En el texto hay: emociones, desilusion, tristeza y soledad

Editado: 25.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar