Renacer (luz de Medianoche)

Tamaño de fuente: - +

De cara con la maldad

Capítulo 29: De cara con la maldad

 

Antes de que pueda reaccionar, estamos en movimiento. Santiago se mueve tan rápido que no puedo percibir nada a mí alrededor. Solo puedo escuchar el latido de mi propio corazón agitado.

El impacto me deja sorda, intento sostenerme de él pero pierdo el agarre con su cuerpo. De mis labios se escapa un quejido ahogado, por pocos instantes no siento nada, todo da vueltas y mi cuerpo se siente distante… hasta que el dolor se hace presente con lentitud, recorriéndome la espalda. Me concentro solo en respirar, pero es imposible eludir el dolor.

—¿Así que has vuelto? —su voz me paraliza. Esa voz, esa mujer… abro los ojos, parpadeo hasta que mi visión se estabiliza.

—Leila —susurro su nombre con temor. Un miedo que iguala el dolor de mi cuerpo.

—Bueno, por lo menos ahora entiendo porque él te eligió, eres un alma incorruptible —sus ojos oscuros no apartan  la irada de los míos. En esta ocasión viste pantalones de cuero negro, una franela un poco holgada en un tono gris claro. Su cabello está perfectamente recogido en una coleta, y esa gargantilla no abandona su cuello, una víbora el reflejo de su alma—, lo que no entiendo es como tus ojos siguen siendo grises, ya deberían haber cambiado.

La gargantilla de su cuerpo se pone en movimiento como si tuviera vida propia, se desliza por su brazo hasta alcanzar su mano, ella le acaricia la cabeza a la serpiente de plata, y la deja caer poco a poco sobre mí.

Dejo de respirar en el momento en que roza mi cuerpo, se hace camino a mi cuello y estoy paralizada.

—¿Que haremos con él? —esa pregunta es mi escape. Ella gira con elegancia sobre sus altos tacones y la gargantilla retrocede hasta enroscarse en su muñeca.

Aprovecho para recuperar el control de mi propio cuerpo, el pánico es el peor aliado que uno pueda tener, y deshacerse de él es toda una odisea. Me muerdo el labio para no gritar, todo me duele, moverme es mucho más difícil de lo que pensé. Quien hablo es Arnol, y tiene a Santiago contra el suelo, hay sangre en su rostro.

Busco a lo demás con la mirada, pero no hay señales de nadie más.

—Lo convertiremos. Sus padres estarán felices de tenerlo de regreso —dice Leila con malicia. Pero que más se puede esperar de ella que emana maldad, por cada poro de su cuerpo.

Santiago se tensa al oír sobre sus padres. No entiendo lo que Arnold ejerce sobre él, que no le permite defenderse.

—En mi opinión serviría mejor muerto —la voz amarga de Arnold me erízala piel. No hay mucho que recuerde de él, bueno lo que mi mente muestra sobre su rostro son muy malos recuerdos, nada agradable. Sin embargo, mi instinto me indica que le conozco de una manera muy diferente a lo que muestran esas terribles pesadillas. Pero esos pocos bueno recuerdos están tan bien ocultos, que no hay más que terror en mi hacia él.

—Estoy de acuerdo con él —expresa Santiago sin aliento.

La calle se encuentra prácticamente desolada, las pocas personas que vi al llegar se han ocultado tras las desgarbadas casas, ocultas a la sombra de un mundo corroído por la maldad.

—Pero tu opinión no cuenta querido —hay burla en su voz.

Es una mujer tan frívola, su atención vuelve a estar sobre mí. Ellos dos son los únicos, no hay nadie más y aun así siento que hay muchos ojos observándonos.

—También hay alguien que estará muy feliz de verte —esas palabras me dejan sorprendida—. Quizás ella te haga cambiar de parecer.

¿Ella? ¿Quién es ella?, me gustaría preguntar en voz alta pero el miedo que ejerce esa mujer, es como si me durmiera la lengua, y me paralizara el cuerpo entero. En estos momentos me gustaría que Romina estuviera aquí, aunque seguramente estaría en la misma condición que Santiago.

—Eso solo será si logras llevártelo contigo —un alivio me recorre el cuerpo, al escuchar la voz de Dimas. No estoy muy segura de donde proviene pero, es él y está molesto. Su tono de voz está lleno de una ira que no es normal en él, una fuerza que ha dejado impactada a Leila. Es como si hubieran echado un balde de agua fría sobre ella.

—Un celestial —susurra entre dientes. Sus ojos oscuros están perdidos en un letargo mental. Que desconcierta a Arnold por completo, tanto que comienza a buscar con la mirada el origen de voz, el lugar donde pueda estar él, Dimas. Pero ni siquiera yo puedo encontrarlo. Sin embargo, puedo sentir su presencia, y algo más fuerte que no logro descifrar, algo que irradia de él pero que antes no estuvo ahí; o simplemente no pude percibir.

—¿Qué ocurre? —pregunta Arnold. Ha bajado la guardia, o lo que sea que mantenía débil a Santiago.



Nomi Saez

Editado: 26.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar