Reveses de la vida ©

Размер шрифта: - +

Epílogo: Infinito

 

“Primero me enamoré de tu catástrofe y después de ti, primero de tus cicatrices y luego de tu piel”
—Benjamín Griss


Con el paso de los meses, la noticia de la nueva relación de Margarita corrió con velocidad. Y la primera en protestar fue su madre, que con el tiempo comenzó a aceptar a ese hombre que volvía feliz a su única hija. Quizá fue la resignación o el temor a perder a Margarita que la hizo reaccionar y darse cuenta que en la vida no todo es el dinero, las comodidades y lujos. Matías intentó nuevamente establecer contacto con Maggie, pero esta no tuvo mayor opción que cumplir su promesa: habló con el señor Hunt y le contó todo lo que había hecho su hijo, no quería crear contiendas pero sabía que Matías estaba más preocupado por el qué dirán y por seguir con la buena —pendiendo de un hilo—, relación con su padre. Y el resultado fue: nunca más supo de él, a excepción de lo que se miraba en sociales.

Maggie y Andrew a los meses de establecer su relación y con la urgente necesidad de no despegarse, fuera de lo necesario, decidieron irse a vivir juntos. Y aventurarse en una nueva etapa, esa que los fortalecería como pareja. Porque en el amor hay que tomar riesgos, pues de lo contrario nunca se sabrá lo que pudo llegar a pasar.

3 años después

—Eso que ven ahí, es… son… —La doctora se quedó viendo fijo a la pantalla del ultrasonido—… ¡Creo que serán gemelos! —exclamó.

— ¡¿Gemelos?! —exclamaron los futuros padres.

Esa era una gran noticia, llevaban ya más de un año casados y el que Maggie quedara embarazada había sido una difícil tarea, pero que ellos con paciencia esperaban que algún día se volviera realidad. Pasó y con ello la emoción no cabía en sus cuerpos y habían estado esperando ansiosos el día en que por fin pudieran saber que era lo que con amor habían engendrado y sin duda su larga espera había sido fructificada al doble.

Afuera esperaba la madre de Maggie, ansiosa por saber del o la bebé, y al enterarse de la inesperada pero grandiosa noticia casi pierde el conocimiento. La siguiente fue Melissa, quien explotó, gritó, lloró y mostro una efusividad que sin duda todos sentían en secreto. Y con ello la espera prosiguió, el embarazo fue dificultoso, los mareos y nauseas eran los más fieles compañeros de la ansiosa embarazada, así como los antojos que Andrew gustosamente suplía.

Pero aunado a todas esas hermosas experiencias que el embarazo otorga, las hormonas estaban a flor de piel, la sensibilidad se acrecentaba, así como la nostalgia y la necesidad de no separarse nunca. Pues cuando Andrew no estaba en casa, la joven pese a estar siempre acompañada por su madre, se entristecía por lo que su esposo muchas veces se escapa de la oficina para verla y complacerla.

El tan esperado día llegó, fue por demás doloroso pero al final, luego de escuchar el llanto de sus bebés, todo cobró sentido. Mariano y Alejandro se dieron a conocer y soñaron así el final de una etapa para llevar junto a sus padres el inicio de otra más. Una que les traería alegrías sin final, risas, enojos, llanto pero sobre todo amor puro e infinito.

N/A: Los invito a que se pasen pirpmi perfil y le echen un vustazo a mis Otras Historias ❤️ . Besos 😘. 

 



Therinne

#218 в Otros
#59 в Relatos cortos
#607 в Novela romántica
#154 в Chick lit

В тексте есть: prejuicios, therinne, infidelidad

Отредактировано: 15.02.2018

Добавить в библиотеку


Пожаловаться




Books language:
Interface language: