Reviviendo tu historia

Tamaño de fuente: - +

[2]

Erik y yo ya no hablábamos, ya no eramos tan cercanos como antes. 
Extrañaba su presencia.

Ahora él estaba en silencio, solo, alejado de los demás.

 

Mire nuevamente el sobre que estaba sobre mi escritorio y dude si abrirlo o no. Ya pasaron dos semanas y aún no me animo a abrirlo.

 

-Laron, esto es para ti-Erik me entregó un sobre blanco y se marcho cabizbajo. 
Me pareció extraño que se acercara a hablarme. Hace meses que no me dirigía la palabra.

 

En el frente del sobre decía con una letra fina y hacia el costado "Para Erik, lo siento."

Aún no sabia la razón sus disculpas.

Decidí por fin abrir el sobre lentamente con cuidado de no romperlo.

Dentro había una hoja llena de palabras y en algunas partes había pequeños círculos de otro tono pero poco visibles... supuse que eran lagrimas.

"Laron... quiero que sepas el porque, el porque de mi decisión.

Hace aproximadamente 7 años, cuando empezamos el colegio, empece a tener ciertos sentimientos hacia una persona que nunca creí verlo de esa forma. 
Luego de unos días de reflexionar entendí que mi corazón decide a quien amar, no tengo que obligarme a amar a personas que no me atraen. 
En ese momento supe que era gay... y que te adentraste demasiado en mi corazón.

Los años pasaron y todo parecía ir normal. Trataba de no mostrar mucho mis sentimientos, pero me era imposible. En serio me gustabas y aún me gustas.

Luego de unos años entendí que siempre seriamos mejores amigos y trate de convencerme de que solo seriamos eso. Quise buscar otras personas e intentar enamorarme de alguien más, pero no podía sacarte de mi cabeza.

Este año, antes de todo lo que ocurrió en el colegio, estaba decidido a contarte que eras y seras el amor de mi vida, aquel amor al que nunca sacaría de mi cabeza, aquel amor que todo lo vale, me enamore de la persona que me hacia mas feliz en este triste mundo.

Luego de lo que paso... y que te alejaras en un momento en el que mas te necesite, supe que ya había perdido todo. Pero aún te sigo amando. Un triste amor que jamas se va a hacer realidad. 

Mis padres me empezaron a odiar, todos en la escuela me molestaban cada vez con mas intensidad. Esto no es sano, no me siento seguro de mi mismo. Me avergüenzo de lo que soy y desearía poder cambiar.

Te escribo esta carta con mi último aliento y las últimas palabras que diré serán: Laron... te amo y siempre te voy a amar, fuiste un gran e inolvidable momento, gracias por todo y a la vez por nada.

Erik"



Sofia Sanchez

#8664 en Otros
#999 en No ficción

Editado: 10.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar