Rocío

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO DOS

Entre risas, estudios y como no, cotilleos, van pasando los días las Sevisweet, ya llevan un mes de clases y los exámenes están a la vuelta de la esquina y Rocío no hace más que estudiar...

Está acostumbrada a sacar notables en los exámenes y este curso no va a ser menos, pero hay algo que le intriga, algo que a pesar de haber estado con varios chicos el último curso no sabe exactamente como explicar... Y es que esa atracción por Saúl cada día es más y más fuerte, cada día le cuesta más concentrarse en clase debido a que pasa más tiempo mirándolo que atendiendo al maestro..."¿Que querrá decirme con esa azul mirada que me atraviesa de pies a cabeza cada dos por tres?" Ya comienza a complicarse la vida y no sabe ni el porqué...

Además no entiende porque cada vez que se ven se cruzan en los pasillos o simplemente sus miradas se cruzan, siente por dentro unos escalofríos como si le atravesasen el alma.

Entre estudios e intentar aclararse van pasando las semanas y se encuentran ya en medio de los exámenes finales y se acercan a prisa las vacaciones de Navidad.

A medida que termina un nuevo examen Rocio se va poniendo más y más nerviosa y sus amigas, un curso más, se vuelcan en ella, saben que es quien más nerviosa se pone y que las necesita...

De nuevo, al finalizar los exámenes, las chicas vuelven a ser las que mejor calificaciones obtienen en los exámenes, lo cual les alegra a todas de una manera eufórica.

Con estas notas y una celebración que ha organizado la escuela, deciden poner el broche de oro a un primer trimestre de infarto y celebrarlo a lo grande.

Faltan a penas un par de días para la celebración de la fiesta y al finalizar las clases Saúl aprovecha que ve a Rocío con sus amigas en la puerta del instituto fumándose un cigarrillo para acercarse con su cara de niño bueno...

-Hola, Rocío, princesa, he visto que tú también vas a la fiesta y me gustaría invitarte a que vinieses conmigo,hace días que me he dado cuenta pero no me atrevía a confesarte que me encantas y además me encantaría no solo que fueses conmigo a la fiesta sino que fueses mi novia... -Y con una sonrisa dulce le coge de la mano y le da un dulce beso en los labios, al que ella responde de la misma manera sin pensarlo.

Viendo el resto de las chicas aplauden dando su aprobación a una relación que desde hacía días daban por comenzada.

Tras el aplauso y las risas, Rocío se despide de las chicas con un abrazo y acepta que Saúl le acompañe hasta la puerta de su casa, donde se despiden con un nuevo beso, esta vez mucho más apasionado, al que la chica tiene que poner fin para no llegar a un sitio donde no quiere llegar... ¡Todavía!



Cristina María Fernández

Editado: 23.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar