Rompiendo las reglas de las galaxias

Tamaño de fuente: - +

Capítulo III

La semana paso lentamente y yo lo único que hacía era leer mis libros. Me sentía tan identificada con la protagonista y con la historia que no hacía caso a mí alrededor, podría estar desplomándose la casa y yo ni encuenta. Una vez fue tanta la desesperación de Kylan por que no lo escuchaba, que tuvo que darme un librazo en la cabeza para que le prestara atención.

Ya había pasado la semana y me encontraba de camino a la escuela.

Yo no era de maquillaje, pero me había puesto una plastota en el cuello para que no se viera la marca y me delatara.

Cuando entre a mi salón todas las miradas se posaron en mí. Nunca me había importado que me miraran o que me criticaran pero esta vez me sentí rara. Como si ellos tuvieran algo que ver mi vida. Me senté en mi asiento evitando cruzar los ojos con alguien.

De pronto una chica de cabello rubio se acercó a mí. Trate de hacerme la que no la había visto.

-Hola- me dijo con una sonrisa que parecía sincera.

-Hola- le respondí como si no me diera importancia.

-Eres muy valiente, le diste una buena paliza al imbécil de Dylan.

No pude ocultar el hecho de que estaba sorprendida de su comentario, pensaba que era la única que pensaba así de él.

-No fue nada, se lo merecía.- le respondí.

-Yo no hubiera hecho eso, eres la primera chica que hace eso al próximo rey de las galaxias.

-¿Qué?-pregunte abriendo los ojos como platos.

-Acaso no lo sabias!- me miro con incredulidad.

¡¡Cómo!! Dylan era el próximo rey de las galaxias y yo ni enterada. Eso significaba que era el hijo de Garrett, el rey de las galaxias. Me quede en completo schok.

Pocas veces había escuchado que Garrett tenía un hijo, era la única persona que tenía un hijo en toda la existencia de las galaxias. El termino hijo era muy distinguido para todos. Estaba prohibido usarlo. Ahora comprendía bien porque todo mundo le obedecía. Aun así no sentía remordimiento por lo que le había hecho.

-Yo no lo sabía- respondí con sinceridad.

Ella iba decirme algo cuando entro el profesor.

-No vemos después- me dijo guiñándome con el ojo.

La clase empezó y el tiempo se pasó volando, me di cuenta de que Dylan no había asistido a clases.

El timbre sonó y yo me dirigí a el comedor, nunca me sentaba con nadie siempre me iba a un lugar aparte.

En eso vi como la rubia de la mañana me hacía señas con la mano para que fuera con ella.

Lo pensé dos veces y acepte ir junto al grupo en el que se encontraba .

-Les presento a Avril- dijo con una sonrisa en sus labios.

Había tres muchachos más y una chica la cual me miro de pies a cabeza con suma atención, después me miro a los ojos, me sentía incomoda, ya que nunca me habían presentado delante de un grupo. Espera ella les dijo mi nombre. ¿Cómo es que se lo sabía?

-Claro Avril-dijo la chica de cabello negro- como olvidar tu nombre después de ser la publicidad de media escuela.

Ahora entendía por qué todos me miraban.

-Siéntate a mi lado- me dijo la rubia- por cierto se me olvido presentarme mi nombre es Ariadna, ahora es su turno- le dijo a los chicos.

-Mi nombre es Raphael- dijo el chico que estaba en frente de mí.

-Yo soy Ethan- dijo el que estaba alado de la chica de cabello negro.

-Casandra- dijo la chica de cabello negro.

Solo faltaba el chico que estaba alado de Ariadna. Lo mire, me quede perdida en sus ojos azules.

-Yo soy Cayden- me dijo.

Nos quedamos observando por unos segundos, hasta que Casandra nos interrumpió.

-¡Y que se siente pegarle a Dylan?- pregunto media burlona.

-¿Por qué si es el próximo rey de las galaxias no lo llaman con respeto?-pregunte

-Jajaja, tú le pegas y nos preguntas por qué no lo llamamos con respeto!!!- dijo Ariadna riéndose a todo pulmón.-deberás me caes muy bien.

-No lo llamamos rey porque aún no lo es.- me respondió Ethan.

-Por cierto no vi a Dylan hoy- dijo Raphael.

-No yo tampoco lo vi, tal vez su papi lo regaño-dijo Ethan.

-Por cierto queremos agradecerte por darle la paliza a Dylan por nosotros.-Dijo Cayden.-desde cuando estábamos esperando el momento adecuado para dársela, pero te nos adelantaste.

-Si es cierto, eres muy buena peleando, ni siquiera se veían con precisión tus movimientos.-añadió Ariadna.

-¿Qué les parece si para celebrarlo hoy vamos todos al antro?- pregunto entusiasmado Raphael.

-Claro- dijo rápido Casandra.

-¿ tú vas a ir?- me pregunto Cayden.

-mmm…yo…-iba a responder pero Ariadna se adelantó.

-¡Claro que va a ir! ¡pues ella es la causa de la fiesta!-respondió a Cayden rodando los ojos.

- Pero ella no es fiestera-respondió Ethan.

-Una vez al año no hace daño-respondió Ariadna.

-¿Tú qué opinas? pregunto Cayden mirándome directamente a los ojos lo cual hizo sentir una descarga en mi cuerpo que nunca había sentido. Todos los ojos estaban puestos en mí

-Está bien-respondí. Todos dieron un suspiro de alivio.



Ximena Salazar

#6117 en Novela romántica
#757 en Ciencia ficción

En el texto hay: verdades, amor odio, suspeso

Editado: 31.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar