Rota

Tamaño de fuente: - +

Trece

Luego llegó Nathaniel también golpeado y la preocupación lleno mi pecho, lo lleve aparte pues mi hija entro en pánico al verlo empezando a gritar y a maldecirlo.

Le pregunté si era cierto eso de que él había intentado abusar de mi hija pero él negó todo.

Me contó una versión muy distinta y yo como tonta, cegada por no se que, le creí. Trate de mediar con mi hija, de hacerle entender que había entendido todo mal y que el no había querido lastimarla aunque esta me observará incrédula y mi hija Bárbara como si no me reconociera.

Ahora que analizo bien mis acciones y todo lo que hice en aquel tiempo yo tampoco me reconozco en aquella mujer con mi mismo rostro.

Luego llegó mi esposo y el infierno se desató.

Esa noche sin estrellas de septiembre la tragedia nos tocó.



Ana Rincón

#8320 en Otros
#3243 en Relatos cortos
#12722 en Novela romántica
#2051 en Chick lit

En el texto hay: maltrato y sufrimiento, matrimonio, muertes dramas

Editado: 26.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar