Royalty

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

*Narra Liam*

El resultado de nuestra pequeña revolución Real, fue que la reina notara nuestra existencia.

Pero no nos dio una sesión con el parlamento, solo habló con nosotros y regañó a su nieto.

- te dije que no era una buena idea - mencioné en la cena 

- con tu comportamiento menos - dijo mi papá entre dientes, me quedé sorprendido

- ¿pero qué...? me porté bien, ni siquiera hablé

- ¿crees que los medios no saben que te has escapado? - me miró

- Cariño - habló mi madre

- no hay necesidad de pelear más en esta casa - intervino Louis  

- claro que hay, estamos en el siglo XXI reaccionen - dijo Elysia, me llevé la mano a la frente 

- no no no - Louis se paró de la mesa

- es que no se que les sucede, la reina es mujer! y yo soy mujer, puedo opinar bola de machistas 

- Elysia! - le gritó mi papá furioso 

- muy bien, relájense - me levanté yo - somos machistas ya está - me dirigí a mi hermana - ahora vete a tu cuarto

- tu no me mandas

- que te vayas! - le gritamos mi hermano y yo. Entendió que la estábamos salvando y se fue casi corriendo. 

Ambos miramos a nuestro padre esperando lo peor. Mi mamá seguía sentada con las manos unidas frente a su frente con los codos recargados en la mesa, tenía los ojos cerrados, seguramente rezaba por nuestra vida. 

- ustedes no tienen ningún derecho...

- papá, relájate - insistió Louis - como príncipes y personas estudiadas, podemos darte nuestra opinión con respeto y claridad, incluso enfrente de la reina, es nuestra bisabuela 

- aquí no importa la familia - dijo papá

- siempre importa - dije - y de no ser así entonces no tiene caso hacer todo esto porque las leyes son de tipo familiar. - todos se quedaron cayados. Mi papá se sentó. 

- fuera de que yo sea su padre ¿a ustedes les interesa esto? - Louis y yo nos miramos, mi mamá levantó la vista

Louis dijo "si" al mismo tiempo que yo decía "no". Mis padres me miraron estupefactos. Louis ya lo sabía.

-¿perdón? - logró preguntar mi papá 

- sabes que esto no es lo mío, creo que desde que nací lo sabes - me senté, Louis también - no me interesa la corona, solo quiero... ayudar - la última palabra la susurré, tal vez ni mi hermano la escuchó.

- no cabe duda que eres familiar de Diana - dijo mi mamá 

- ¿qué es lo que quieres Liam? - preguntó mi papá, su tono de voz había cambiado, ya no reflejaba autoridad, solo paternidad. Levanté la mirada.

- ¿qué... quiero? 

*Narra Layla*

- no se por que estás tan feliz por ir a la escuela - dijo Rose en la cocina

- ¿tu no te hartas de estar siempre en este lugar?

- oh créeme, lo extrañarás 

- lo dudo - susurré; ella me miró despectivamente 

- por eso le gustas a Liam ¿no? - soltó

- ¿qué? - casi me ahogo con el té que tomaba 

- ah no te hagas inocente - se recargó en la isla de la cocina 

- solo somos amigos, al menos es lo que el dice - me encogí de hombros para restarle importancia 

- ¿qué? - se alejó - ¿de verdad? 

- pues si ¿oh acaso crees que yo, tu prima - me señalé con dramatismo - la que odias, te bajaría a tu novio?

- agh, tus expresiones de calle - luego me miró - no te odio 

- ah no, es que me amas - seguí con mi té

- no, pero no te odio - se excusó y se fue. 

No cabe duda que este reto de la vida es y seguirá siendo complicado hasta el fin de mis días. 

***

- adivina de lo que me enteré - dijo Liam recargado en la puerta de mi habitación

- ¿qué? - ni siquiera lo miré 

- irás a la escuela - dijo con emoción, levanté la mirada - uff que emoción - cambió su cara al ver la mía. 

- deja de venir aquí con ese animo ¿quieres? 

- ¿qué? ¿por qué? - se paró derecho, yo estaba en la cama con las piernas cruzadas leyendo. 

- vivo en la misma casa que tu novia, la cual no me odia pero tampoco me ama - ladeó la cabeza - si, es complicado... así que por favor - levanté las manos frustrada - solo déjame

- pero... - agarré una pelota esponja de mi hermano y se la lancé - ya ya me voy, princesa - hizo gestos que me hicieron reír y se fue. 

No estaba de humor para hablar con él, de nada. Tampoco es que quiera ganarme el amor de Rose, pero no quiero problemas; estoy empezando una nueva vida, en otro país... y quiero que salga bien. ¿Qué más da mi línea sanguínea? Sigo siendo una persona normal. 

***

- ¿tendrás nuevos amigos? - dijo Sarah con tristeza. Solo estábamos hablando las chicas por Skype, ya que Nick estaba haciendo servicio comunitario. 

- si - contesté - pero obvio no los voy a olvidar 



Aby López

Editado: 19.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar