S de Soltera

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 24.

El tiempo en la universidad es como si volara, porque de un momento a otro, ya nos encontramos estudiando para exámenes; El lunes, después de clases. Jesse y yo estábamos sentados en una mesa del campus comparando nuestras calificaciones, la semana pasada el Señor Wilson nos hizo un examen sorpresa de Fundamentos de matemáticas I, Jesse sacó un 7.50 y  yo, yo saqué un 9.20.

-¿Cómo es posible que Wilson sea un racista conmigo? ¡Estudiamos lo mismo!- dice Jesse.

-No creo que él sea racista, fue sorpresa. Se supone que nadie se lo esperaba.

-A lo mejor tiene algo en contra de la comunidad Gay y ahora quiere desquitarse conmigo. ¡Escribiré una carta! -masculla muy molesto.

Sandy viene caminando hacia nosotros, se sienta frente a mí. Empieza a quejarse de que la morgue necesita una buena limpieza y que probablemente los cadáveres no conocían el gimnasio y no han visto el sol en mucho tiempo.

-Vamos, Sand. De seguro es porqué están MUERTOS- le dice Jesse irónicamente.

-La muerte no es una excusa- dice severamente e ignorando lo demás.

Regresamos  a nuestra discusión sobre el siete de Jesse, cuando alguien se sienta junto a mí. Su aroma a clavos y menta me hace reconocerlo fácilmente, él estira su brazo y me rodea con él. Me mira con una gran sonrisa y dice:
-¿Qué hay de nuevo?

-Nada, ¡sólo que estoy siendo discriminado por un hombre calvo muy frustrado que me puso un siete!- exclama Jesse.

-¿Y tú cuanto sacaste?- me pregunta Ethan.

-9.20

-Creí que odiabas las matemáticas.

-Nunca dije que no fuera buena en matemáticas.

-¡Esa es mi chica!- besa mi frente y me abraza aún más. Siento mis mejillas encenderse al instante. Las miradas de todos están sobre nosotros así que intento ocultarme dentro de su pecho pero eso sólo hará que pregunten más y más. Una voz carraspea, levanto mi rostro, Sandy tiene una expresión como si nos acabara de descubrir haciendo algo malo, levanta una ceja y dice:

-¿Exactamente qué está pasando aquí?

-¿Acaso, ustedes están saliendo?- dice Jesse.

-Más o menos-      

-¡NO!- respondemos Ethan y yo al mismo tiempo.

-Es algo complicado- intenta explicar Ethan -pero más bien es como un proceso- se rasca la nuca- en el que nosotros…

-¡No estamos saliendo!- él me da una mirada confusa y dolida  -Es decir, aún no estamos saliendo- el alivio inunda sus ojos azules y quizás sea exagerado decirlo pero es como si su sonrisa se expandiera a cada parte de su rostro.

-Entonces, ¿Qué pasa con ustedes dos?- insiste Jesse.

-¡Ven conmigo!- le digo a Ethan antes que diga algo más, tomo su mano y lo jaloneo mientras comenzamos a  alejarnos del campus. Llegamos hasta uno de los jardines, al lado hay una pequeña plaza con una arboleda donde rinden homenaje a los patriotas de todo el país con muchas estatuas y todo eso.

Suelto su mano, camino unos pasos dándole la espalda. Hasta que él me pregunta:

-¿Está todo bien?

-Sí es sólo que, cuando me abrazaste y ellos preguntaron si estamos saliendo…

-Pensé que estábamos de alguna manera, ya sabes… Saliendo- dice mirando el suelo.

-Nunca me lo preguntaste o algo así- le digo sin mirarlo a  los ojos- además, no sé si yo sea la persona indicada para ti- él se acerca un paso, me mira fijamente pero yo ya estoy mirando al suelo.

-¿A qué te refieres?- pregunta preocupado

-Ni siquiera nos conocemos bien. Apenas llevamos un poco más de cuatro meses y casi no sé nada sobre ti.

-Pensé que era algo más grave- dice colocando una mano sobre su pecho y suspira aliviado.

Retrocede y se sienta en una banca de la plaza, da unas palmadas a la par suya para que me siente a su lado, dudo al principio pero lo hago. Cuando ya estoy sentada a su lado dice:

-¿Por dónde empezar? Tengo veintiún años y seis hermanos menores en casa, vivimos en un pequeño barrio de Seattle. Mi mamá es maestra en la secundaria local y mi papá es contador en una empresa pública. No somos personas ricas así que estoy estudiando con una beca artística. Tengo un trabajo de medio tiempo para pagar mis gastos personales.

-Por eso ¿Trabajas a tiempo parcial en aquel restaurante de las sopas?

-Sí, intento pagarme mis estudios sabes, tengo seis hermanos menores que están estudiando y me gustaría que ellos también vayan a la universidad, así que intento ayudar un poco a mis padres haciéndome cargo de mí mismo… Quiero que ellos también tengan las mismas oportunidades que yo, aunque nuestra situación económica no es la mejor, mis papás hacen lo mejor que pueden, por eso yo…- dice mirando al suelo.

-¿Porqué decidiste venir a estudiar aquí?

-Ésta universidad tiene especialización artística, además de que tiene muy buenas referencias y aún si no logro ser un artista famoso o algo así, podré trabajar como maestro.

Al escuchar su historia, me hace sentir mal el saber que yo lo tengo todo y jamás he tenido que preocuparme por algún gasto, aunque siempre he luchado por lo que quiero, es algo que mis padres han podido darme sin dificultades.



SteffanyRam

Editado: 05.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar