Sacrificio- Serie Warriors #1

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 6

(Eva) 
No sabía a dónde me llevaba, pero tratándose de Lyon no tenía miedo, ya en el segundo piso me encaminó por un largo pasillo que tenía varias puertas, de lo poco que había visto en el camino para acá pude apreciar lo hermosamente decorado que estaba la mansión, había bellos cuadros colgados, algunas mesas apegadas a las paredes con floreros llenos de hermosas flores, y la elegancia del lugar no tenía comparación. 

Llegamos a una puerta en el fondo del pasillo y nos detuvimos ahí, antes de que Lyon girara la perilla, la puerta ya estaba siendo abierta mostrando a Lorenz en el interior de la habitación.

- Mi señor, las habitaciones ya están listas, la otra está al otro lado del pasillo, ¿necesita algo mas? – dijo Lorenz mientras nos dejaba entrar y el se quedaba en la puerta para poder retirarse.

- No Lorenz, gracias – Lyon empezó a ver la habitación – ¿Es de tu agrado? – dijo volviéndose, mientras yo estaba aún en la puerta.

La habitación era realmente un sueño, era realmente espaciosa, sus paredes eran color marfil, en la del fondo, en el centro, estaba una cama enorme suficiente para 3 personas o más, con sabanas de seda negra, un cobertor rojo y las almohadas del mismo color que las sabanas. 

A cada lado de la cama estaba una mesita de noche con una lámpara cada una y en la de la derecha estaba un reloj y un teléfono, en la pared de la izquierda estaba un armario hermoso y suficientemente grande como para ocupar todo el espacio que había hasta la puerta de la habitación. 

Entre el armario y la cama estaba una puerta que supuse era el baño, la pared de la izquierda era una sola ventana que estaba desde el techo hasta el piso y llegaba hasta la mitad de la pared que era el largo de la cama. 

Frente a la cama, pasando la ventana estaba un mueble blanco largo de un material parecido a la gamuza, pero mucho más suave, los pequeños almohadones eran negros e igual de suaves, frente a este estaba una mesita de café con varios libros y un control remoto para la TV plasma que estaba colgando de la pared.

- Es realmente hermoso – no tenia mas palabras para describir todo lo que veía.

- Me alegro que te guste

Haciendo una pausa de inspeccionar la habitación me di la vuelta y lo observé, era perfecto tenerlo ahí, cerca de la cama, él estaba tocando el cobertor rojo que estaba sobre ella, y por un momento lo imaginé yaciendo ahí, en esa cama, despertando juntos... ¿cómo sería verlo dormido a mi lado?

- Bueno...me retiro – dijo sacándome de mis pensamientos – voy a subir a tu amiga a la habitación hasta que la pueda llevar de regreso a su vida.

Diciendo eso Lyon salió de la habitación, como si le faltara tiempo para salir de allí. Cerrando la puerta de la habitación, fui directo a la cama, y como lo suponía era realmente fabulosa, cerrando los ojos la oscuridad terminó por envolverme.

*************************
(Marcus) 
Después del largo rato de permanecer en la habitación, no podía soportar más, tenía que salir, respirar aire fresco, y distraerme con algún tipo de trabajo del Scholeio...oh bueno ese era el plan. 

Pero apenas salí de la habitación, mis pies tomaron el mando y se dirigían a donde no debería ir... a la habitación de Eva. 

A pesar de que no debería hacerlo, necesitaba verla, necesitaba disculparme por lo bastardo que me había portado con ella y necesitaba tan profundamente quitar la imagen que le había formado a ella; así que como una mera curiosidad fui por las habitaciones y encontré a Lorenz.

- Sir Marcus, ¿le puedo ayudar en algo? – el viejo Lorenz... siempre dispuesto a servir a los que vivíamos en la mansión, no tenía ni idea de lo que sería este lugar sin él...bueno si lo tenía... sería un tremendo campo de batalla, en donde las trincheras estarían hechas con ropas sucias y demás porquerías.

- Lorenz, ¿ya has instalado a las huéspedes? – dije mientras trataba de poner un aire desinteresado.

- Oh, si mi señor, se han instalado en las habitaciones del fondo – con una mano Lorenz indicó el pasillo. Regresando su mirada hacia mí continuó: - el señor Lyon acaba de instalar a cada una de las muchachas en sus habitaciones.

- Lyon- el nombre salió como un gruñido. Sin poder detenerme agradecí a Lorenz y emprendí el camino hacia las habitaciones que me había indicado.

¡Otra vez Lyon!... tenía ganas de pegar al bastardo.... 
Pero qué rayos le pasaba,... no podía hacer algo así, él era su Frater, su hermano de armas y su lealtad estaba con él. 



E.P.Rod

Editado: 30.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar