Saga El ángel

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4: “Cree”

Rubby

 

Me quedé pensando seriamente en las palabras que Luke nos transmitió hace un par de horas. El simple hecho de recordar lo que podría suceder hacía un pequeño y doloroso vacío dentro de mi corazón.

¿El Anticristo está entre nosotros? ¿Quién podrá ser aquella abominación? No sabía absolutamente nada, era nueva en ese mundo… hay cosas que aún me faltan recorrer, pero sé o al menos quiero creer que por cuan doloroso sea podré lograrlo.

Caminé con lentitud hacia la cocina, quería saber lo que estaba sucediendo allí dentro.

Una pequeña sonrisa se dibujó sobre mis labios al ver a Castiel, ahí estaba él. Me resultó bastante interesante verlo cocinar, supongo que no me imaginaba a un ángel del señor haciendo un desayuno. Lo sé, suena ridículo.

—Hola, Rubby ¿En qué piensas? —Pude sentir la mirada de él sobre mí.

Aunque me estaba observando, él seguía trabajando con aquel desayuno.

—Pensaba en demasiadas cosas, padre… —Me armé de valor y decidí que ya era tiempo de preguntar lo que daba más vueltas dentro de mi subconsciente. — ¿Qué es Luke?

Castiel me observó con el ceño fruncido. Dejó lo que estaba haciendo para prestarme más atención. Por un segundo creí que había preguntado algo indebido, ya que su accionar no me dejó pensar en nada más que lo peor. Pero no fue así, él simplemente me observaba y luego decidió responder mi interrogante.

—Luke es un Nefilim, mayormente conocido en el cielo como Nephilim.

Ahora me encontraba mucho más confundida.

Jamás había oído hablar sobre eso, quiero creer que esas cosas no son malas.

Luke no parece ser malo.

— ¿Qué es una cosa de esas? —Decidí que lo mejor sería que mi padre respondiera aquellas preguntas.

—El hijo de un ángel y un humano.

Mi ceño se frunció inmediatamente.

Ahora estaba más perdida que antes.

— ¿Y eso sería?

Castiel me miró como si estuviera loca, su mirada azul penetro mi alma.

—Lucifer es el Rey del Infierno, pero aún así él sigue siendo un Arcángel.

Alcé ambas cejas mirándolo del mismo modo que él me observaba.

— ¿Entonces… Luke es un ángel?

—Mitad ángel, mitad demonio. Es uno de los Nephilim más poderosos que existen, es el primero de la creación de Lucifer.

— ¿El primero?

Castiel asintió con la cabeza.

—Así es, no salió mucho del infierno.

Asentí.

Quiero suponer que había comprendido aquella extraña plática con mi propio padre.

Había una cosa más que aún no lograba comprender.

— ¿Por qué Jenna lo persigue?

Castiel alzó una ceja.

—No es su intención. Jenna está en desventaja.

No comprendí lo que me estaba diciendo.

¿Por qué me resulta tan extraño de comprender?

— ¿Qué quieres decir con que está en desventaja?

—Luke puede ver lo que Jenna hace.

Su brazo se estiró y me mostró la taza de café con una pequeña sonrisa sobre sus labios.

—Claro… —Agarré la taza— ¿Qué la conecta con Luke?

Bebo un poco de café.

—No lo sé… algo que lo trajo aquí.

Su ceño se frunció.

— ¿Sabes qué fue lo que lo trajo? —Preguntó.

Lo observé fijamente dejando la taza sobre la mesa.

—Sí. Julieta, unas garras de leopardo y mi sangre…

Castiel asintió con la cabeza.

—Las garras… es eso.

No comprendí que tenía que ver unas garras de animal con el mismísimo Anticristo.

— ¿Qué tienen que ver con el Anticristo?

—Es una bestia, la primera marca fue en Luke. —Respondió sabiendo de sus palabras.

—Comprendo, ¿Cómo haremos para salvar a Luke?

Mi padre me miró con su ceño fruncido.

—Trayendo a Lucifer.

— ¿Cómo hacemos eso?

Una pequeña sonrisa se dibujó sobre los labios del ángel del señor.

—Sabemos que está muerto, así que solo Dios o Julieta pueden traerlo nuevamente.

Negué con la cabeza al oír sus palabras.

—Pero Dios no está y Julieta no nos hará caso. Solo le hace caso a Dios y ninguno de los dos está.

—Esto será imposible…

—Todo lo que está pasando ya fue. Nada es imposible, créeme.

Sabía que me estaba metiendo en un terreno poco firme, pero no me quedaría callada con tantas cosas que decirle. Sé que él tiene mucho que aprender, y tengo en claro que yo igual. Así que esto recién acaba de comenzar.

—No lo creas, hay cosas que aún son imposibles.



Byther

#154 en Fanfic
#126 en Paranormal
#50 en Mística

En el texto hay: angeles y magia, dios, oscuridad y luz

Editado: 13.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar