Salvame

Tamaño de fuente: - +

Jane

( en la foto Jane)

Me desperté sin ganas otra vez. Había trabajado hasta tarde en un evento y me dolían las piernas mas de lo usual. Revise mis niveles de insulina y me dispuse a darme un baño mientras Lana del Rey y su álbum Ultraviolence me acompañaba. El agua caliente normalmente funcionaba en mis cansados músculos pero hoy me costo relajarme. Al menos hoy sábado tenia toda la tarde para descansar. 

Mi carrera de asistente personal me fascinaba. Estaba por recibirme , aunque a decir verdad podría haberme recibido hace meses, pero me encantaba compartir tiempo con mis compañeras. Tenia el Curriculum preparado para comenzar a enviarlo ni bien me recibiera. Algunos lo llamaban desesperación, yo previsión.

 Odiaba trabajar en la empresa de eventos pero era dinero seguro y en mano cada noche del fin de semana y algunos feriados. Además era la única que no tenia familia asi que siempre estaba disponible en las fiestas. Siempre tristemente disponible. 

Mis amigas del instituto eran como mi familia.  Clare era dulce y organizada. Miriam era astuta y vivaz. ¿yo? yo tenia memoria fotográfica o eidética como la llamaban últimamente. Podría recordar todo lo que hubiera visto u oído en detalle. y eso muchas veces era una maldición. Era molesto también para mi porque Olivia la encargada  de la empresa de eventos me usaba como su agenda personal, aunque solo me tenia de camarera, creo que tenia miedo de ser reemplazada rápidamente por los jefes si me daba mas responsabilidades.

No me importaba mientras me pagara al final de la noche pero también se aprovechaba mucho de mi.

Después de bañarme comencé tranquilamente a hacer mis ejercicios de yoga. me relajaban y me ayudaban a mantener mi calma y a despejar mi cabeza.  El resto de la tarde la pase acurrucada en mi cama bajo el aire acondicionado y leyendo.

A las cinco me cambie para ir al evento y lleve en el bolso los zapatos para trabajar y ropa para cambiarme después.

Al llegar a la empresa Olivia nos informo que la cena era en la mansión de Bel Air. Amaba esas casas increibles  aunque las que conocía en los eventos eran mas casas de revistas que hogares de verdad.  El famoso Ceo celebraba sus 27 años con una cena intima con pocos invitados. Como siempre Olivia dependía de mi para controlar todo pero estaba molesta porque no había sido justa en su pago en el ultimo evento. No me gustaba cuando no me valoraba.

Nos cambiamos y subimos a la camioneta de la empresa. La mansión  era magnifica, fría pero imponente. En la zona mas cara de la ciudad. Entramos a un gran salón con pocos pero carísimos muebles y algunas fotografías en blanco y negro de paisajes en gran tamaño. al parecer era una amante de la naturaleza.

La cocina era un sueño hecho realidad, amplia y con los enceres mas modernos que el dinero pudiera comprar junto con una hermosa barra de desayuno en medio con sillas altas. Había diez personas en la cena que constaba de tres diferentes entradas y plato principal a elección. Olivia me mando a recoger los pedidos y me impacte cuando entre a la sala y vi en persona a Kaleb  Blake.

 Era un hombre decididamente guapo. Alto , de hombros anchos y pecho seguramente musculoso, llenaba su caro traje con elegancia. Ni si quiera me miro mientras recitaba las opciones y memorizaba los pedidos concentrado en charlar con una morena impresionante que llamo Mercedes. Los otros eran empresarios con sus esposas o compañeras de turno. Volví a la cocina y anote los pedidos por nombre o pareja y entonces note que comenzaba a sudar frio.

Olivia me miro y  entendió que comenzaba a sentirme mal y me hizo un gesto de que vaya a hacer lo que debía hacer. Su padre había muerto de diabetes había algunos años y entendía mi situación perfectamente aunque no me trataba diferente a otros empleados, lo que me agradaba.

Quería llegar a los servicios pero me sentí demasiado débil así que entre a un estudio que estaba abierto. Me senté en un sillón y saque la aguja preparándola con manos temblorosas. Subí mi falda  y corrí la liga de mi media para inyectarme cuando una voz me asusto de repente

_ ¡ no  admito drogas en mi casa y entre el personal!_ y una mano me arrebato la jeringa, yo sentí que me desmayaba y lo único que logre balbucear fue

_ diabetes..._ entonces me desmaye




Oscura Galatea

#1031 en Novela romántica
#252 en Chick lit

En el texto hay: amor doloroso, deseo, traumas

Editado: 17.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar