Salvame

Tamaño de fuente: - +

Jane / Kaleb

El resto de la semana paso en un borrón, entre reuniones y salidas con Dylan. Cada día me esperaba al llegar, íbamos a la playa o a la piscina. Escuchábamos música o hablábamos de miles de cosas. Me sentía tan bien con él, era tan fácil conocerlo, tan transparente. Ese sábado habíamos arreglado para cenar en un restaurante de sushi exclusivo y para mi sorpresa a último momento de la tarde Kaleb nos dijo que nos acompañaba con una amiga. Trague mis celos. No me había dado ninguna señal en esos días aunque desaparecía después de un rato de estar con Dylan y conmigo dejándonos solos.

Elegí un vestido color turquesa que quedaba hermoso con mi piel tostada y resaltaba mis ojos azules. Nunca usaba demasiado maquillaje así que solo use un delineador suave alrededor de mis ojos, mascara oscura y un brillo suave. Elegí unos suecos blancos que llevaban mariposas en las tiras a los talones porque Dylan había sugerido ir a bailar después. Cuando baje al comedor estaban esperándome en elegantes trajes. Los ojos de Kaleb me consumieron por entera sin decir una palabra. Dylan en cambio dijo

_ Jane estas preciosa_ le sonreí sonrojándome

Tocaron el timbre y supuse que era la cita de Kaleb. Cuando abrió la puerta allí estaba la insoportable Mercedes.

 

Kaleb

No se que me poseyó para invitar a Mercedes esta noche. Había rechazado todos sus avances desde que volví de Paris. Pero la idea de ver a Dylan conquistando a Jane me hizo hervir la sangre y de alguna infantil forma quise ponerla celosa. Vi su mirada y el gesto molesto de su boca cuando la vio allí parada con cara de triunfo enfundada en una camisola rojo sangre demasiado ajustada y unos zapatos de taco demasiado altos. Me saludo con un efusivo beso en la boca y no reparo en saludar a Dylan con coquetería.

_ Hola Jane te vez bien… que gusto verte_ dijo con sarcasmo

_ desearía poder decir lo mismo_ dijo Jane tomando el brazo de Dylan y pasándonos sin mirarme.

Sonreí para mí mismo. Si, estaba celosa.

En el restaurante la diferencia entre las dos era el día y la noche. Jane era fresca, natural, divertida y atractiva sin esforzarse. Mercedes era todo lo contrario.

Estábamos hablando del un viaje que había hecho Dylan a las Maldivas cuando comenzamos a hablar de Paris y todos los lugares que habíamos conocido con Jane. Hicimos algunas bromas sobre el paseo por el Louvre cuando de la nada

Mercedes dijo

_ me sorprendió tanto que me llamaras hoy para invitarme, realmente me alegra que hayas considerado nuestra relación, pensé que tu aventurilla con Jane había dado frutos pero veo que fue una mas_

Jane me miro sin comprender y vi que se puso pálida. Y me hirvió la sangre.

_ Jane y yo solo descansamos y paseamos Mercedes lo que tu loca cabeza piense sobre ese viaje es asunto tuyo, Jane es una mujer respetable y mi asistente y mi amiga, y lo que dijiste estuvo por completo fuera de lugar_

_ perdón solo pensé…_ comenzó a balbucear

_ creo que no se te da bien pensar_ dijo Dylan y era la primera vez en mi vida que lo veía molesto. Mercedes tomo un sorbo de su vino y cambio la mirada de lugar.

Mire a Jane que aun seguía pálida _ ¿Jane te sientes bien?_ salte de mi asiento hacia su lugar mientras Dylan la sostuvo desde el otro lado, ella parecía estar desvaneciéndose y sus manos temblaban_ Jane ¿te inyectaste hoy?_ sus ojos me buscaron y miraron a su bolso. Lo tome rápidamente, saque la jeringuilla y la prepare, subí el vestido a la altura de su muslo y la inyecte. Luego moje rápidamente una servilleta con agua y moje su frente. Dylan me miro interrogándome mientras la sostenía contra él.

_ diabetes grado 1_ susurre despacio. Jane se repuso despacio y los colores volvieron de a poco.

_ Gracias…_ susurro Jane mirándome a los ojos, le sonreí y le acaricie la mejilla despacio.

Pague la cena y nos dirigimos a mi auto. Íbamos a ir a un lugar de moda luego pero lo suspendimos porque Jane no se sentía bien. Mercedes puso el grito en el cielo cuando le pedí a james que la llevara a su casa. La ignore y entramos. Nos sentamos en la cocina, cosa que se había vuelto costumbre desde que Dylan estaba aquí. El nos sirvió café a los tres. Y nos abandono un momento para ir a cambiarse el traje. Jane se veía mejor. Entonces le pregunte

_ Jane ¿qué te sucede?_

_ No lo sé en verdad, ya había tenido mi dosis esta mañana y no creí que fuera a necesitar otra, supongo que me puse nerviosa por lo que dijo Mercedes… dios... pensé que le habías contado lo que había pasado y me morí de vergüenza…_

_ Jane jamás hubiera hablado con Mercedes de eso, solo nosotros sabemos lo que paso en Paris, es algo que no voy a olvidar nunca…_ susurre mirándola a los ojos

_ sin embargo creo que lo olvidaste ni bien subiste al avión de regreso_ y era la primera vez que me reclamaba algo sobre eso

_ no fue así, recuerdo cada momento que pase contigo en Paris, no pude olvidarlo aunque trate, me comporte como un bastardo porque no merezco una mujer como tu Jane, tú mereces a alguien que sepa amarte por completo y yo no sé amar_

Ella se puso de pie, se acerco a mí y me dio un suave beso en los labios



Oscura Galatea

#1249 en Novela romántica
#301 en Chick lit

En el texto hay: amor doloroso, deseo, traumas

Editado: 17.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar