Salvame

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

El golpeteo de mi bolígrafo sobre mi escritorio era todo lo que se podía escuchar en esta gran oficina, estaba en el despacho de alessandro habíamos decidido salir almorzar juntos para que la prensa nos viera, así que él había ido a organizar la seguridad, los nervios me tenían presa y mi pobre bolígrafo estaba pagando las consecuencias

-Si sigues haciendo eso moriré de un dolor de cabeza - su profunda voz me hizo mirar hacia atrás, estaba parado de brazos cruzados sobre el marco de la puerta del despacho, suspiro y bajo la mirada hacia mis manos

-Disculpa si estoy nerviosa pero no estoy acostumbrada a tener gente encima mío tomándome fotos, es algo asfixiante- él sonríe y camina hacia mi

-No es tan malo Eva, con el tiempo te acostumbraras- una pequeña risa sale de mi

-Lo dice el chico que las cámaras lo aman, no es fácil para mi dejar mi zona de confort alessandro, mi vida era mía y ahora será de todo el mundo- el suspira y camina hacia su silla a tomar su saco

-Es un sacrificio que debemos tomar, aunque no me creas, mi vida sigue siendo mía, solo les doy lo que ellos quieren - asiento en su dirección y tomo mi bolso para salir detrás de él, en cuanto salimos de su oficina su fuerte mano toma la mía, una fuerte corriente recorre todo mi cuerpo, lo observo, y veo que el también lo sintió porque su rostro se tornó serio, decido olvidar ese raro momento la vista de todos en la oficina esta puesta en nosotros, ignoro sus miradas y luego de que las puertas del elevador se cierran suelto su mano, un silencio se instala en el lugar, los numeros se mueven y por fin llegamos al primer piso, en cuanto las puertas se abren el vuelve a tomar mi mano, tomo una gran respiración y me preparo para lo que viene, Willy y Richard los guardaespaldas de alessandro se acercan a nosotros, Willy el hombre de confianza de alessandro se sitúa a mi lado, en cuanto salimos del edifico los flash de las cámaras golpean mi cara, las miles de preguntas hacia nosotros no esperan en llegar, alessandro acerca mi cuerpo al suyo y me protege de este desastre, will abre la puerta de la camioneta y alessandro me suelta para ayudarme a subir, luego de que lo hago el lo hace seguido de mi, suspiro de alivio.

-No fue tan difícil como pensaste- pregunta el con su usual sonrisa, yo levanto mis hombros en respuesta, pongo mi vista en la ventana el fuerte gruñido de alesandro me hace saber que no le gusto mi que lo dejen hablando solo , pero bueno, debe entenderme estoy tomando una vida que no es la mía, no es algo de lo cual me acostumbre y celebre de la noche a la mañana. Luego de un largo camino en silencio el auto se detiene, alessandro abre la puerta de su lado y la mia es abrierta por Willy, a lo lejos puedo ver como los flash son dirigidos hacia nosotros

-Gracias Willy - el me devuelve la sonrisa y camina a mi lado hasta que llegamos al lado de alessandro, el vuelve a tomar mi mano y solo este gesto ya me está pareciendo normal, caminamos hacia las puertas de su gran restaurante, si el famoso restaurante cinco estrellas de Toronto es de él, nos acercamos hacia un chico con traje negro que espera por nosotros

-Buenas noches señor Schneider, su mesa ya está lista- Alessandro asiente en su dirección y yo le dedico una tierna sonrisa de agradecimiento a el chico, caminamos hacia una gran terraza donde una mesa nos espera, la vista es hermosa, este lugar es mejor de lo que pensaba nunca imagine estar algún dia en un sitio de estos, la impresión en mi rostro le resulta gracioso a alessandro ya que en el momento que corrió la silla para mi pude escuchar su fuerte y gruesa risa, el tomo aciento a mi lado y toma la carta que estaba a su lado, yo hago lo mismo, rayos, este lugar tiene cosas raras que no logro entender el desespero se apodera de mi, la fuerte mano de alex tomo la carta de mis manos

-Si deseas puedo pedir por ti, ¿de acuerdo? – un suspiro de alivio sale de mi y aciento en su dirección, el sonríe y le ordena lo que deseamos al mesero que estuvo parado a nuestro lado esperando

-Bien, aun ahí cosas que debemos charlar Eva, necesito que entiendas que lo que me estas pidiendo no es fácil para mi- frunco el entrecejo, de que esta hablando, no recuerdo haberle pedido nada ¿o si?

-¿de que hablas alex?- el toma un poco de la copa que estaba a su lado, la cual no había visto

-Ayer me pusiste tres condiciones, las cuales dos de ellas las acepte, pero una tercera no puedo aceptártela, soy hombre, no puedes pedirme estar un meses sin tocar a una mujer, tu no quieres estar conmigo, y yo no pienso obligarte, pero tampoco me puedes pedir que reprima mi naturalidad por tus caprichos- el asombro era palpable en mi, pero quien era este hombre, todo este alboroto porque no quiero tener relaciones con el hasta que nos casemos, que inmaduro es, suspiro y me preparo para hablar

-Mira alessandro, no te estoy pidiendo que te reprimas, solo que esperes un mes hasta que nos casemos, no se por qué haces tanto drama por un mes, te cuesta tanto esperar, es eso- el apretó su quijada

-Tu no entiendes, mi estilo de vida es muy diferente al tuyo, no puedes pedirle a un hombre que dura por poco un dia sin relaciones que ahora lo haga un mes, esto es absurdo, yo no pedi esto y no me parece gusto que tenga que pagar por tus estúpidas creencias- un fuego se apodero de todo mi cuerpo, cerre mis ojos y conte hasta 10, luego los abri y lo encare



StefySP

Editado: 29.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar