Salvame

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 4

El reflejo de la mujer del espejo era identica a mi, pero aquella mujer tenia un hermoso vestido blanco y acariciaba una pequeña pancita de unos seis meses, sus ojos eran iguales a los mios, pero estos reflejaban tanta tranquilidad, felicidad y amor y con solo verlos deseabas abrazarla hasta cansarte, unas fuertes manos me abrazan desde atras, observo en el espejo un hermoso hombre de unos 30 años detras de mi, pero mi asombro es mas cuando veo de quien se trata, es alessandro, perfecto y impacable como siempre, tiene la barba larga y tupida, sus ojos grises resaltaban pero no es eso lo que me sorprende sino el uniforme lleno de insignias en el, es un precioso uniforme de militar blanco y es en ese momento donde se que no somos nosotros, es lana y el pricipe, pero que hago yo aqui, donde estoy, alessandro o el principe no se quien es en realidad besa mi hombro descubierto

- estas tan hermosa mi precioso angel- angel el le decia angel a lana, ahora entiendo porque alessandro me dice angel, en realidad  cuando me digo engel  no sabia que significada haci que como lo imaginaran lo busque y es angel en aleman, de la misma manera como este hombre le llama a esta chica que soy yo, pero no soy yo,  es una antepasada mia que quiere tomar mi lugar y todas esas locuras, me alejo de sus brazos y me volteo para mirarlo, acaricio su rostro, son tan identicos dos gotas de agua, acerco mi cara a la de el y beso sus labios 

- te amo mi hermoso principe, estaremos juntos hasta la eternidad- el sonrie y la besa, pero ahora los veo de lejos, el la abraza y mientras lo hace me mira fijamente, que es esto por Dios, como llege aqui

- debes hacerlo Eva, necesitas salvarlo, tienes que salvarlo- el susurra esa palabra y yo me alejo de el cada vez mas, intento correr para saber de quien habla, a quien debo salvar 

- de que hablas, a quien debo salvar- le pregunto corriendo para acercarme y saber de quien esta hablando, pero no puedo, una voz a lo lejos me lo impide 

- salvaloooo, salvalooo- es el ultimo susurro que escucho de ese misterioso hombre. 

- Vi, Vi, despierta- laura mueve despacio mi hombro, poco a poco voy abriendo los ojos y frunco el entrecejo confundida, que sueño mas estraño ah que se referia ese hombre identico a alessandro, a quien debo salvar 

- Que sucede lau- ella sonrie y rueda los ojos

- nena debes ir a trabajar, ese jefe tuyo ah estado llamandote como loco, dice que te necesita urgente en no se que reunion de un tal ala este de la empresa o algo asi- abro los ojos asustada, rayos la reunion de la banda, Dios, me va a matar como se me pudo olvidar, pero todo se paraliza y mis ojos se llenan de lagrimas al recordar lo sucedido ayer, laura se asusta y se acerca a mi 

- tranquila Vi, ya todo paso, respira, respira nena, no te vayas, quedate conmigo, respira conmigo- hago lo que me dice y poco a poco mi ansiedad va desapareciendo, no se hace cuanto habia dejado esto pero con su aparecion todo volvio como un gran recordatorio de lo godida que estoy, suspiro y sonrio en la direccion de mi mejor amiga 

- estoy bien nena, estoy bien, debo ducharme- ella aciente y sale de mi cuarto algo dudosa pero sabe que estare bien, eh estado peor y esto no me derrumbara no lo permitire. Aproximadamente veinte minutos despues estoy en el isla de la cocina desayunando con laura y richar, ese hombre no duerme o que, parece una pulga pegada a mi

- esta usted bien Eva- me pregunta richar tomando un poco del cafe que lau le brindo 

- si richard lo estoy, no se preocupen por mi- el acienta no muy convencido 

- tu futuro esposo estuvo toda la noche pendiente de ti, tuve que amenazarlo con ahogarlo en mi tina si no iba a su casa a cambirse, parecia un zombi daba miedo- la fuerte sonrisa de richard, me agrada, nunca lo habia visto reir pero es agradable, tambien estoy algo sorprendida por lo que laura acaba de decir, nunca imagine que el hiciera algo asi por mi, suspiro y tomo un poco de mi jugo de naranja 

- en ese caso debo agradecerle por su gesto, nunca imagine que lo hiciera- ella me guiña el ojo picaramente 

- si creo que lo merece, se que puede llegar hacer un gran idiota, pero esta vez hizo algo hermoso por ti, solo por eso tiene mi aprobacion- niego en su direccion y tomo mi bolso para salir 

- espero que pueda sobrevivir a tu interrogatorio, no quiero imaginar el de tia lola y madrina lucy, creo que siento un poco de pesar por el- ella sonrie y besa mi mejilla 

- bueno creo que debe empezar acostumbrarse, y ahora menos charla, vete o sino es hombre enloquecera- beso su mejilla y tomo una manzana de la canasta que esta sobre la encimera 

- te veo en la noche, te quiero amiga

- y yo a ti Vi- cierro la puerta y camino seguida por richard, creo que le preguntare porque sigue diciendome Vi, en realidad no tiene nada que ver con mi nombre pero recuerdo que desde pequeñas siempre solia decirme asi, nunca le pregunte porque. La mirada de todos en la sala esta puesta en mi, alessandro me observa desde la cabecera de la gran mesa de reuniones, pulcro y hermoso como siempre, un hombre de unos 30 años esta a su lado, su pelo negro y sus ojos negros como la noche me observan detalladamente, marcus hamilton es el manager de los chicos y mejor amigo, en realidad no se como todos son mejores amigos son tan direfentes, marcus se levanta de su silla y se acerca a mi con una gran sonrisa en su rostro, debo reconocer que el hombre es guapo 

- pero mira esta preciosidad, si que te has sacado la loteria querido primo- miro a alessandro confundida, digo primo, no sabia que era tambien su primo, el aciente en mi direccion 



StefySP

Editado: 29.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar