Sangre Púrpura © (saga Westhampton Libro #3)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

—¿Cómo pudiste dejarte chantajear de ese hombre? —le riñó Aitasis

Georgia suspiró. Ambas se encontraban en el jardín en el jardín esperando la actividad del día que consistía en una carrera de jinetes en la que Georgia iba a participar, ésta tenía un hermoso vestido de montar de color azul cobalto de mangas cortas, tenía su cabello recogido en un moño bajo y un sombrero de ala pequeña le cubría la cabeza; por el contrario Aitasis llevaba un sencillo vestido de mañana color rosa de mangas englobadas y su cabello estaba recogido en un moño; ésta llevaba una sombrilla de tela.

Ambas se sentaron en las sillas que disponían para los que iban a estar de espectadores y comenzaron a abanicarse el rostro. Sus hermanos habían llegado en la mañana. Marsias aún no bajaba con Becky y Uriel se encontraba hablando con un viejo amigo.

Georgia se sentó junto a ella—¿Qué otra opción tenía? —le dijo Georgia en voz muy baja—En menos de lo que canta un gallo mi nombre iba a estar en la boca de todos. Ese tipo de escándalos el apellido no podría soportarlo, todos sabrán que soy… rara.

—Tú no eres rara, solo eres… diferente. Y escúchame bién, ser diferente no es malo es sólo que para los demás es difícil de aceptar

Georgia le apretó la mano a Aitasis—Gracias, te quiero muchísimo

—Yo también te quiero. Pero estoy enojada, es la palabra de ese cretino contra la tuya, eres la hermana de un duque

—No te preocupes Aitasis. Robert Harris es un hombre de negocios sin escrúpulos y un descarado oportunista, tan solo interesado en ser mi amigo. Pero si te confieso que me sentí como Fausto pactando con Mefistófeles

Aitasis suspiró—Si tú crees que todo está bien yo te apoyaré. Lástima que no puedo darle una paliza

—¿Darle una paliza a quién? —escucharon la voz de Marsias. Becky y él se sentaron junto a ellas

—No es asunto tuyo Mar—le dijo Aitasis

—Si lo es mujer, si Uriel no es capaz de ponerte en tú lugar ves sabiendo que yo si lo haré. No harás nada peligroso en ese estado y es mi primera advertencia jovencita

Aitasis le sacó la lengua—Becky dile algo al amargado de tú marido

—Él tiene razón, no intentes hacer nada peligroso cariño—le aconsejó ésta

—¿Qué carajo va a intentar hacer Aitasis Westhampton? —preguntó un Uriel muy enojado

—¡Nada! —le gritó ésta—¿No tienes otros amigos con quién hablar?

Este se sentó junto a ella y le acarició el vientre—No, me gusta más cuidarte amor mío

Aitasis apoyó la cabeza en el hombro de su hermano—Tengo calor hermoso

Él le sostuvo la sombrilla y comenzó a abanicarle el rostro con el abanico de mano.

Georgia miró ambas parejas y sintió una punzada de envidia. Verlos tan felices era doloroso pero se alegraba mucho por ellos, tal vez su destino era estar sola.

Un criado se acercó a ella—La competencia está por empezar mi lady, su yegua está lista

Georgia asintió y se puso de pie—Muy bién—ésta miró a su familia—Es hora de irme

—Georgia enséñales quién manda en las carreras de caballos—le animó Uriel

—¡Artemis es la mejor! —exclamó Aitasis

—Ten mucho cuidado cariño—le aconsejó Becky

—Nada de obstáculos peligrosos o yo mismo te bajo de ese caballo—le advirtió Marsias

Georgia les sonrió—Nos vemos luego

El criado la guio hacia donde estaban el resto de los competidores. Todos eran hombres, notó. El vizconde se de Sídney se acercó a ella.

—Mi lady es un honor que se nos una—le dijo este con una sonrisa

—Gracias milord

—Participará con Artemis, es una competidora formidable

—Así es milord

El conde de Addington era otro de los competidores y al verlo hizo una mueca.

El duque de Hastings hizo sonar su garganta y todos los presentes lo miraron.

—Primero que todo quiero darle gracias a todos por asistir, daremos inicio a la primera actividad oficial de la Hastings Summer Week. Queríamos que se sintieran como en las carreras de Worcester, así que acondicionamos el jardín como escenario de carreras de caballos. Con un pequeño detalle y es que mujeres y hombres podrán participar por igual; en este caso tendremos a una sola competidora representando a toda las mujeres que se encuentran aquí ¡Lady Georgia Westhampton! —el público aplaudió y ésta inclinó un poco su cabeza—Quiero recordarles que los criados a cargo de las apuestas se encuentran a mí izquierda y los demás estarán a su disposición para brindarles una jugosa merienda. Pueden proseguir a hacer las apuestas y una vez más ¡Bienvenidos a la Hastings Summer Week!



Rosmery AH

#734 en Novela romántica
#247 en Otros
#48 en Novela histórica

En el texto hay: gay, nobleza, novela historica

Editado: 11.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar