Sābisuman "Akirameru"

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 1

Me cuesta creer que esté aquí, donde el aire de Málaga abre mis pulmones y los recuerdos me agobian de modo asfixiante, no sé si puedo hacerlo... No sé si estoy preparado para volver al lugar donde empezó mi locura. Un dolor inesperado me abruma por el vacío que hay en mi pecho, presumí que tendría el valor, pero hoy lo dudo.

Me enfrento a la derrota y trato de no pensar, al llegar al apartamento que Scott me ha preparado en Marbella. Huele a limpio y fresco, a una soledad intensa y grande. Me quito los zapatos y me tumbo en la cama, fatigado por las horas de viaje. No podré dormir, lo sé... La distancia que yo determiné hoy es más limitada y dolorosa... La marcha y los eternos seis meses desde mi huida me abaten. Una decisión equivocada.

💫6 meses atrás

Manhattan es el lugar que he escogido, mi secreto, mi libertad. Todos desconocen mi paradero, porque así lo he decidido, de lo contrario, Jungkook estaría aquí en menos de dos días y no es lo que necesitamos. No yo... Busco estar tranquilo, descansar un poco del caos que hay en mi cabeza. Y la pregunta que me atormenta insiste en atosigarme: ¿es lo correcto? Y la respuesta es la misma: ya no lo sé.

Deshago la maleta. Estoy cansado, sí, los últimos días han sido horribles y mi cabeza apenas da para más. Con angustia, alcanzo mi teléfono y llamo a Jungkook con la necesidad de hacerle saber que estoy bien.

—Bebé —suspira al responder—, ¿todo bien?

—Sí... acabo de llegar al hotel.

—¿Lejos? —pregunta inquieto—. ¿No me dirás si hace frío o calor? ¿No me dirás nada del lugar donde se encuentra mi esposo? Sabes que accedo a todo, claro que lo hago, para esperarte y darte tu espacio, pero por lo menos me gustaría saber si te resfriarás o podrás ir a la playa...

El frío es glacial, aun así, le miento sin darle pistas o sé que investigará. Conozco su impulsividad. Yo lo aceptaré por tenerlo conmigo y después de poco nos habrá servido todo.

—Hace calor, bastante.

—Calor —repite pensativo—. Bebé, no quiero presionarte, sé que hace apenas unas horas que te has marchado... pero ya estoy ahogándome sin ti. ¿Una conexión vía ordenador? Necesito verte y saber que tus ojos me miran como siempre.

—Jungkook...

—Jimin —me interrumpe y sé que está dolido—,sé que intentabas memorizarme al hacerme el amor, ¿por qué, bebé? ¿Por qué?

—¿Quieres que sea sincero?

—Sí. Dime el significado de tus manos al acariciarme. Me dolían las marcas ocultas que dejabas en mi piel. Quiero saber —implora con desespero—. No me destroces, por favor.

Tomo aire y, frente a la ventana, hablo entre sollozos.

—Porque ya te echo de menos, porque yo también estoy mal con esta distancia que he marcado, pero Jungkook... no puedo más, me siento perdido. Llámame inmaduro por no saber estar a tu lado, por pedirte un tiempo. ¡No sé! Ha sido muy duro cambiar de vida, conocer a un hombre que me trastorna y me cautiva en una relación diferente. Tan intensa que nos casamos al cabo de poco tiempo y tú callas, me guardas secretos constantemente, cuando yo he sido transparente para ti. »Y he decidido irme aun sabiendo que estaré vacío, que lloraré cada día por tu ausencia... Sin embargo, es necesario. Te amo, no lo preguntes, no hoy que estamos lejos, porque prometí y prometo que seré tuyo y eso no cambiará nunca.

Al acabar, se me quiebra la voz y tengo los ojos empañados de lágrimas. Él no habla y yo no soy capaz de preguntar el porqué. Quizá su imaginación esté volando y haciendo conjeturas en su realidad paralela.

—Jungkook, te llamo mañana, ¿sí?

No hay contestación y me preocupa.

—¿Jungkook? Háblame, por favor.

—No puedo. —Tiene la voz quebrada, está destrozado—. Esto es muy duro, bebé... No sé cómo voy a sobrevivir sin ti, cariño. Si eres mi todo y te has llevado mi vida.

—Vamos, Jungkook. —Oigo que le dice Scott y más incertidumbre traspasa mi pecho—. Mañana hablan, déjalo descansar.

—Te quiero, Jimin —susurra Jungkook—. No olvides que te amo.

—También yo.

Mi hermano está a su lado y me hace sentir tan orgulloso de él... Aunque al principio no se aceptaban, hoy son íntimos y calma mi nerviosismo. Oigo ruidos y pasos hasta que, finalmente, suena la voz de Scott y su tono denota tanta tristeza que me derrumbo de nuevo.

—Pequeño, tranquilo, lo vamos a cuidar. Mañana partimos a Málaga y estará arropado. No sé si sabes que ya ha empezado con el tratamiento. No dejes de llamarlo y prestarle tu apoyo, eres crucial para su mejora.

—Lo sé y estaré con él, aun lejos.

—¿Dónde? —pregunta—. Tú también necesitas ayuda, no te aísles.

Aislarme es lo único que necesito, me digo. Encontrarme y hallar calma, recuperarme para hacer frente a los problemas de Jungkook. Mi debilidad de ahora no nos ayudará.

—Necesito estar sólo, Scott. Ve con él, por favor. Cuídalo como si me estuvieras cuidando a mí, porque somos uno solo y si le sucede algo...

—Jimin, te doy mi palabra —afirma—. Te quiero.

—Y yo... Dime que estoy haciendo lo correcto, ¡dime que es lo justo para los dos! Por favor, Scott, sé sincero conmigo —me derrumbo—. No sé nada, ya no sé si es lo que he de hacer...

—Es necesario que se den un respiro y estaremos aquí para ambos. Venga, descansa y verás cómo mejoras.

***
 


No duermo esa noche, tampoco como. A la mañana siguiente, me siento un poco mejor y hablo con Jungkook, se muestra entero y me relajo. Durante más de dos horas nos contamos cosas, quizá sin sentido, pero oír la voz del otro es una cura para las heridas que sangran.

Y los días van transcurriendo y la rutina se va haciendo más sólida. En el hotel, pérdido en mis libros, mi música, voy encontrando la paz que un día perdí, recuperando al Park Jimin que Jungkook necesita. Va a terapia y yo, a través de videoconferencia, asisto también a las sesiones, a su lado. Es duro oírlo, terrible su calvario y resisto sin romperme. Aun así, estamos unidos y me permite saber sobre su tratamiento. Me da el control que me negaba en casa... Se enfrenta a su pasado y, con esfuerzo, cierra página sobre sus padres biológicos. Duele mucho la dureza de las palabras y él lo sabe y me protege incluso tratándose de su trauma.



Shyshyxoxo

#665 en Fanfic

En el texto hay: kookmin, bts

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar