Secret life

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

¿¡Qué!?

Eso no era real...

Me puse tensa, fue entonces cuando me soltó. Pero aún así me sostenía con ambas manos, una en cada brazo. Creo que tenía miedo de que me cayera. Para ser sincera yo también.

Lo mire a los ojos negando repetidamente la cabeza para luego decir:

  • -No, eso no es real- mientras hablaba seguía negando con la cabeza, no se porque pero no podia dejar de hacerlo- Se confunde de persona yo no... yo no.
  • -Ela te puedo hacegurar de que no me confundo- dijo ahora acunando mi cara entre sus manos y con una sonrisa- Se que ahora esto te parece una locura, pero luego de que te cuente toda la historia veras que estoy en lo cierto. Y no hay nada que me haga más feliz que eso.- yo solo asentí. Nos sentamos en uno de los sofas y empezó
  • << Todo comenzó el día que naciste Ela. Desde ese día- dijo nostálgico- estabamos comiendo con tus padres tal vez no los recuerdes eras muy pequeña. Tu madre se llamaba Alana y tu padre, mi hijo, Nataniel, te pareces muchísimo a tu madre, solo que los ojos son el calco de los de tu padre. - se lo escuchaba trite relatando aquello, sin embargo continuó.
  • << Ese día recibimos una carta anónima, la cual te amenazaba Ela, al principio nos preocupamos menos de lo debido. Aquí es una tradición...
  • - Hacer una broma a los padres que acaban de tener un hijo.- termine por el.
  • -Sí- dijo en un suspiro-, creiamos que solo era eso una broma. Pero las cartas siguieron viniendo. Luego de dos años lo intentaron, intentaron matarte- dijo en un sollozo.
  • Yo no terminaba de entende, me seguia pareciendo una broma de mal gusto, pero había algo que me decía que era verdad, pero no lo terminaba de entender.
  • <<Pero eso no era cierto, el motivo por el que siempre me ocultaron mi pasado no podia ser ese ¿o si?>>
  • Hasta que una imagen cruzo mi cabeza. Lo recordaba , recuerdo... recuerdo que un tipo con mascara me apuntaba con un arma, la bala me rozo el brazo ya que un homre me salvó. Le veia cara conocida pero ¿quién era?
  • - Lo recuerdo- dije en un susurro saliendo de mi trance.
  • - ¿Lo...lo recuerdas?
  • -Sí- respondi asintiendo.-Pero ¿cómo, por qué termine con los Stland?
  •  
  • Los Stland son la familia adoptiva.

 

-Cuando intentaron asesinarte decidimos que este no era un lugar seguro para tí y decidimod enviarte con los Stland tu padre los conocía ya que fue a la Universidad con Jackson Stland.- dijo pensativo.- Pero por lo que me acabo de enterar ese no era el lugar más seguro- esto me sorprendió y luego vi como miraba mi brazo- ¿Cuántas veces fueron?

-No...no lo se, no lo recuerdo-dije con la cabeza gacha- Es algo en lo que prefiero no contar.

-En parte les tengo que agradecer a los que te quieren muerta- dijo seco a lo que yo lo mire perpleja y Adrián dio un paso adelante. Ya me había olvidado de que se encontraba allí.-, si no fuera por ellos jamas me hubiera enterado. - Aclaró.

-Si aquí no era seguro ¿Por qué vinimos?

  • -Habían descubierto que estabas en Barcelona. Allí ya no era seguro ahora el mejor lugar es aquí en Londres.- dijo y yo sol dije que sí pensativa-  Aún hay mucho de que hablar, y seguro tendrás muchas preguntas, pero debes de estar cansada por el viaje, así que Adrián te mostrará la que sera tu nueva habitación así puedes descansar. Te veo en la cena Ela ¿si?
  • -Si- dije pensativa
  • Me levanté y segui a Adrián, ya que me tendría que mostrar mi habitación.
  • Cuando llegamos me tendió una llave.
  • - Toma esta es la llave de tu piesa
  • -Gracias-dije tomando la llave-, por todo.- vi como su mirada se dirigió hasta mi brazo el donde había curado mi herida y solo asintió.
  • Luego se marcho sin decir nada.
  • Entré a la habitación la cual era muy espaciosa y de muy buen gusto por lo poco que ví, pero no le prete mucha atención, solo me dirigí a la cama y luego de unos minutos quede dormida con mil preguntas en la cabeza.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Me desperté con un dolor de cabeza horrible, pero no me sorprendió ya que casi siempre me dolia la cabeza.

Al principio no reconocia donde me encontraba hasta que el recuerdo de las horas anteriores vinieron a mi mente. 

Quería encontrar mi celular para ver la hora, yo siempre lo dejaba al lado de la cam... No lo traje. Gabriel no me había dejado agarrar nada.

¡Mierda!

No tenia nada. No tenia ropa, celular, nada.

Mierda, mierda y más mierda.

¡No tenia mis libros!

Una cosa es no tener las cosas insignificantes como ropa, celular y eso. Pero mis libros, no me podian faltar. Me iba a morir. 

La última vez que estube mucho tiempo sin leer me agarró una alergia. ¡A quien le agarra una alergia por eso! A nadie. Pero eso no era lo que más me preocupaba, si no tenía mis libros con migo seguro Natalie los destruiría o regalaría. Necesitaba tenerlos aquí.

Bueno Ela calmate.

Tal vez lo podía arreglar. Y para ser sincera pensaba en eso solo para intentar olvidar el resto de problemas, mucho más importantes, que tenía. 

Así que solo me levanté y me dirijí a la oficina del re... de mi abuelo, aún me resultaba extraño llamarlo así, todavía no me hacia la idea, ya que era el unico lugar que conocía.

Camine por los pasillos atravesando un par de habitaciones las cual recordaba haber traspasado con... Adrián, sí ese era.

Tenía una memoria excelente, pero olvidaba los nombres tan rápido como Natalie se acostaba con su profesor de quimica en el recreo, solo para aprobar la materia. Seguramente lo hacía con los demás profesores del Instituto al que iba pero no me importaba lo más mínimo, si quedaba preñada sería su problema.

Cuando llegue a la oficina toque la puerta, luego de unos instantes esta se abrió.

  • -Hola Ela, no dormiste mucho- dijo mi abu... James, vamos a dejarlo en James, mirando su reloj de pulsera.
  • -No lo se ¿Qué hora es?- pregunte confundida
  • -Son las once del medio día, solo dormiste una hora rn prácticamente cuarenta y ocho- dijo preocupado.
  • - Debe de ser por eso que me siento tan despierta- dije a lo cual solo recibí una mirada confunfida-, por algun motivo mientras menos duermo mejor me siento y mientras más lo hago me siento mas cansada.
  • Vi en sus ojos que intentaba entenderme pero no lo conseguía asi que solo pregunto lo siguiente;
  • -¿A qye se debe la visita?
  • -Para ser sincera es el único lugar que conozco, pero aparte de eso dijidte que seguía habiendo mucho de que hablar.
  • -Sí, aún hay mucho que hablar, pero me parece que deberías descansar un poco mas.
  • -Yo estoy bien, además preferiría terminar de saber todo, lleve mucho tiempo de mi vida en la ignorancia de no saber nada de lo que me rodeaba y esa es la sensación que más odio.
  • - ¿Estar en la ignorancia?- pregunto confundido.
  • - Saber que no puedo controlar lo que sucede.- dije siendo lo más sincera que había sido nunca.
  • Una enorme sonrisa se dibujo en su cara. La verdad ya me comenzaba a asustar que sonría tanto.
  • -Eres igual a tu padre- comento más para si mismo mientras se corria para dejarme entrar-, al el le gustaba tener controlado todo, asta el más minimo detalle era importante.
  • Yo me sente antes en el asiento delantero al escritorio mientras mi abuelo en su correspendiete lugar llebando una caja con sigo.
  • -Los detalles marcan la diferencia. Si uno nota que esta bien, que su trabajo esta a la perfeccion, es satisfactorio; aunque miles de personas no lo vean.- dije esa era una de las cosas en las que siempre pensaba y con solo pensar que mi padre creia igual me hace bien.
  • Talvez alguno que otro estaría enojado con el por dejarlo con alguien como los Stland, pero yo no para mi iso lo que creía que era correcto.
  • -¿Qué es eso?- pregunte señalando la caja.
  • -Ajedrez.
  • -Mientras jugamos, ¿me vas a contar el resto?- solo asintió sonriente a mi respuesta- Sabes que te voy a ganar ¿verdad?
  • - A ¿si?- pregunto gracioso-¿Cuándo fue la última vez que jugaste?



Shuls

#678 en Thriller
#386 en Misterio
#3220 en Novela romántica

En el texto hay: romance misterio y drama

Editado: 03.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar