Secretamente Mío {gay} {libro #9 L. P. S}

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

Bastian se giró boca arriba en la cama, y abrió los brazos, escuchando la risa estruendosa de Xander por alguna parte de la habitación. Tomó la primera almohada que encontró y la abrazó para seguir durmiendo. Se sentía muy bien estar en la cama, ni siquiera estando en la suya podía decirte que estaba cómodo.

El salto detrás de él, hizo que las sábanas bajaran un poco de su cuerpo, pero lo tanto como para dejar su trasero libre.

— Creo que fue mala idea venir — las cejas de Bastian se juntaron al escuchar la voz de Alexander  se coló por sus oídos — Ya lo mataste y soy parte del crimen.

— No lo maté — Xander se sentó junto a su hijo — Está durmiendo.

— ¿Por qué hay sangre en la cama?

— Lo marqué, no es nada malo — besó su frente — Pero ya estás aquí conmigo, al menos ayúdame a preparar la comida.

— ¿Seguro que no lo mataste?

— No, no lo maté — salieron de la habitación — ¿Qué quieres comer?

— Lo que sea está bien — se encogió de hombros — ¿No me vas a decir que hicieron papá y tú?

— No, deja de hacer esas preguntas — golpeó su frente con los dedos — Cuando tengas la edad suficiente te diré lo que quieras saber.

— Se que no me dirás — hizo un puchero — Tendré que preguntarle al abuelo...

— Deja de tratar de usar la psicología inversa conmigo… ese es mi trabajo para conseguir lo que quiero — le sacó la lengua — Lava las verduras.

— Lava las verduras — imitó la voz de Xander, agarrándose de la encimera — Siempre lava las verduras.

— ¿Qué dijiste? — Lo agarró por una de las orejas — Ya no estás con mis padres ni ene se campamento.

— Soy un hombre lisiado — trató de golpear la mano de Xander — Déjame…

— La golpiza que te daría si no fueras mi hijo — soltó la oreja de Alexander  — Ahora así lo que te dije o te dejo morir de hambre.

— ¿Seguro que no mataste a mi papá? — Susurró, bajito — Es tarde y todavía no despierta.

— ¿Por qué no me crees cuando te digo que no lo maté? Deja de decir esas cosas.

— Me pides tantos milagros — sonrió, sin mostrar los dientes, abriendo el grifo — No me pidas que no crea eso, no quiero ser parte de un asesinato, soy demasiado joven y hermoso como para ir a la cárcel… además, tengo novio.

— ¿Qué tienes que?

—Tiene quince, y nos conocimos en el campamento — se encogió de hombros — Me dijiste una vez que para conseguir lo que queremos, debemos de hacer muchas cosas.

— Pero…

— Buenos días — Bastian entró rascándose el abdomen — ¿Qué están haciendo?

— Buenas tardes — lo corrigió Alexander — Creí que mi mamá te había matado — con peños saltos llegó hacia donde estaba el mayor — Me hizo ayudarlo…

— ¿Por qué crees eso?

— ¿Es que no conoces a mi mamá? — Se alejó de él — Siempre decía que te mataría si…

— Ven aquí — lo tomó del brazo — Deja de estar de chismoso y tú ponte la ropa que está en el baño, no puedes estar aquí en ropa interior y menos si mi hijo está presente. Ten algo de decencia.

— Pero si se ve bonito — el ojo de Xander parecía que tenía un tic nervioso — Debes de ir a cambiarte, estamos en la casa de mi mamá y reglas son reglas.

— Bien… ustedes sigan con sus cosas… iré a bañarme.

Xander hizo un ademan con su mano, y siguió cocinando con Alexander. De vez en cuando le dio una que otra mirada a su hijo, debía de investigar quien era ese mocoso de quince años que ya le había robado el corazón a su pequeño revoltoso. Según recuerda, en ese dichoso campamento no había niños de esa edad, a menos que se hayan colado del otro campamento para molestar a los más pequeños.

Gracias a que era muy perfeccionista y le gustaba que la comida tomara el gusto, había hecho dos días antes compras y había sazonado la carne y no tuvo que tardar mucho haciéndola al igual que el arroz.

Bastian se sentó en la mesa del comedor, con su teléfono viendo los mensajes de sus compañeros en el chat, la ropa que Xander había conseguido suponía que era de cuando Mikhail se quedaba de vez en cuando en su casa…sólo cuando Alex lo echaba por cualquier tontería.

— Aquí está la comida, es latina — Xander dejó algunos platos en la mesa — Sírvete lo que desees…

— Pensé que lo había hecho anoche — tomó el palto que Alexander le pasó, viendo como las mejillas de Xander se ponían rojas — Gracias.

— Siempre hay que ser buenos con las visitas… así que anoche…



Nashell1D

#159 en Fanfic
#786 en Otros
#174 en Humor

En el texto hay: gay, secretos, hibrido

Editado: 19.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar