Secreto Prohibido

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12: Reconciliación

Narra Alexa:

Bueno, ya es miércoles en la mañana y aún estoy pensando en cómo salir de esta habitación sin tener que ver la estúpida cara de Lucas. Si salgo por la puerta a lo mejor me lo encuentro durmiendo en el pasillo y si salgo por la ventana, Dimitri pensara que estoy loca, si es que no le han contado, claro.

Después de las 200 llamadas que Lucas me dejó en el celular tuve que apagarlo, juro que tenía ganas de lanzarlo por la ventana. Aunque por otro lado me agradó ver que insistía con tantas llamadas, ahora va a saber que no tenerme cerca y más cuando él es de esa forma... Muy... Así... Tampoco es que quiero que cambie, más bien es que vea las cosas por como son y no lo que aparenta.

Pensándolo lo bien, tampoco iré hoy a la escuela, no quiero por dos motivos; primer motivo, no quiero ver a Lucas, segundo motivo, tengo flojera. Así de sencillo, así que aprovecharé para escuchar música o algo de la radio, o sino de mi teléfono pero cambiar la rutina así que escucharé la radio.

Aún en mi cama sujeto a la radio, la cual estaba encima de mi mesita de luz. La enciendo con un botón para después buscar una estación de radio entre las estaciones FM.

– Genial– Murmuro con una sonrisa al escuchar una de mis canciones favoritas.

Escucho en silencio a “Paulo Alborán- Tu Refugio” el cual canta una de sus hermosas canciones en español, adoro su acento cuando canta y más aún el ritmo, y ni siquiera hablemos de ese bombonaso...

Disfruto la canción hasta el final como cada vez que la pasan en radio o ya sea que la escuché en mi teléfono, cada canción que me gusta me deja de buen humor, como a todos les pasa o no...

– ¡Muy buenos días!, Esta es una hermosa canción de Paulo Alborán, se denomina “Tu Refugio”. Para los oyentes, y espero que entre ellos este Alexa Smith, les quiero decir que Lucas Smith se la ha dedicado a su chica...– El locutor dijo con entusiasmo– Para ella hay un mensaje que él ha dejado– Con el ceño fruncido sigo escuchando lo que dice el locutor– “Perdón”, sigamos con...

Cambio la estación de radio para dejar de escuchar tonteras, ahora hasta en la radio mencionan al tarado de Lucas, no puedo creer que haya sido capaz de hacer eso, iba con una buena mañana, hasta ahora.

– Señoras y señores, a pedido de Lucas Smith dedicaremos, “Tu Refugio" de Paulo Alborán para Alexa Smith, su mensaje acompañado de esta canción es... “Perdón”

Vuelvo a cambiar la estación para dejar de escuchar esa canción y el mensaje, aunque después de todo no creo que haya llamado a todas las estaciones, eso ya es muy exagerado y tonto...

Busco en cada estación y escucho la misma cosa una y otra vez, sólo la estación de los religiosos no pasan la canción con el mensaje y ni siquiera pienso escuchar la oraciones por que me terminaré durmiendo.

Apago la radio para ponerme se pie y caminar hacia el baño, una vez allí me desnudo para entrar a la ducha la cual cae a mi temperatura después de mezclar el agua fría y caliente. Me coloco bajo de la ducha, comenzando a enjabonarme y limpiar cada parte de mi cuerpo sudado.

Salgo del agua en dirección a la toalla que está colgada al lado del espejo redondo del baño, sujeto la toalla para sacarme y luego en volverme en ella mientras salgo del baño. Al salir mi vista va directamente a un sobre que está en el suelo a unos centímetros de la puerta, con algo de desconfianza, confusión y curiosidad me acerco al sobre.

– ¿Qué será?– Murmuro levantando el sobre del suelo para verlo de un lado y del otro– No se ve nada– Subo mis hombros– Que más da– Abro el sobre para encontrarme con una carta, suspiro al saber que es de Lucas por lo que con desánimo seguiré leyendo...

“Buenos días Alexs, ¿Cómo dormiste? ¿Estas desayunando bien? De seguro me odias, me detestas, y estás enojada por mi comportamiento, pero tan solo déjame explicar, déjame hablar. Se que estás molesta, pero aún no se si es por el hecho de que golpeé a ese chico o por otra cosa... Por favor Alexs necesito que me escuches, que hablemos y aclaremos las cosas de una vez por todas, yo no soy el único que está haciendo el infantil... Por favor...”

Por un momento me dieron esas ganas de arrugar el papel y lanzarlo por la ventana o quemarlo o largarlo al retrete, pero eso sería lo que dice Lucas, yo también soy la infantil aquí, por no enfrentar las cosas de frente, por no ir y arreglar todo...

Por otro lado, se que no es sólo el enojo de ver ese chico golpeado sino más bien por el hecho de que él jamás se preocupó por las cosas ya que siempre las hacia yo, ¿Serán celos de su vida tranquila? ¿Será eso?

Muevo mi cabeza de un lado a otro para dirigirme hacia donde tengo mi ropa doblada y perfumada por acto de las mucamas, me coloco un pantalón de jean color azul marino con cortadas dejando ver un poco mis piernas, también mis tenis Adidas y por último una remera rayada con cuello y sin mangas.

Con lentitud peino mi cabello observando me en el espejo, al terminar de hacer esto me acerco a la puerta colocando una mano en el picaporte, con inseguridad giro la perilla pudiendo abrir la puerta, suspiro mientras asomo mi cabeza por la pequeña abertura. Al no ver a nadie abro la puerta para salir o esa era la intención antes de encontrarme con una a bandeja en el suelo.

Me agacho para ver más de cerca esas cosas que están en la puerta, una bandeja con un desayuno preparado es el centro de mi atención, a su lado derecho se encuentra una caja de bombones de los que me encantan a mi, a mi izquierda hay unas rosas de color rojo mientras que a su lado hay un osito de peluche el cual sostiene una nota que se puede leer fácilmente, “Perdón” se puede ver con claridad.

– Alexs...– Su voz se escuchó a mi lado derecho.

Rápidamente me puse de pie para verlo con mi cara de enojo, pero ya no podía, ya no es divertido ver su cara de arrepentimiento y menos cuando hace estás cosas cursis que nunca hizo, al menos conmigo...



Agatha W. Hawh

#2925 en Otros
#338 en Acción
#1730 en Joven Adulto

En el texto hay: secretos, celos y peleas, acción y romance

Editado: 14.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar