Secreto Prohibido

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19: Enfrentados

Narra Dylan:

(Minutos antes)

– ¿Ahora me dirás por que decidiste vivir conmigo?– Mi tío pregunta manteniendo una leve sonrisa mientras bebe de su café.

– Es que, pensé que estabas sólo y por un lado creí que tendrías mi compañía, aparte mis padres necesitan un respiro, siento que los estoy agobiado– Explico tomando una de esas tostadas con queso crema que están muy deliciosos.

– Eres igual de atento que tu madre– Mi tío sonrió posando una mano suya en mi hombro– Bienvenido a la familia...

– Gracias, tío– Sonrío de la misma manera que él, o más leve.

Desayunamos contando las cosas que hemos hecho en estos años, ya que mucho no suelo venir y la verdad es que no se porque si está bastante cerca de mi casa. Se nota que mi tío está muy feliz, cada vez que veníamos con mis padres era raro verlo sonreír, y ahora lo hace todo el tiempo, cada anécdotas que habla lo hace sonríendo, eso es un gran cambio.

Pasamos varios minutos hablando y hablando que ni siquiera nos dimos cuenta de cuenta de cuánto tiempo pasó, reíamos recordando cosas de mi infancia y de la suya. Estábamos riendo cuando unas voces llamaron mi atención.

– ¡Buenos días arrugas!– Una chica rubia entró corriendo hacia mi tío– ¿Como amaneciste?– Dice dejando un beso en su mejilla.

– Hola arrugas– Otra chica igual, pero idéntica a la que entro primero, ahora saludo a mi tío con otro beso en la mejilla.

– Sigan buscando otro apodo, ratitas– Dice mi tío sonriendo, me tomo por sorpresa, mis padres no me creerán si les cuento esto.

– Hola, soy Tiana– Una chica rubia de ojos verdes saluda con una sonrisa– Bienvenido.

– Igual de mi parte, por sierto soy Lara– Sonrío la otra chica rubia con ojos verdes medios marrones.

– Son gemelas así que no te asustes– Mi tío explica viendo como esas chicas toman asiento.

– Oh, bien. Un gusto en conocerlas– Las observo con una sonrisa– Soy Dylan.

– El gusto es nuestro– Respondió la rubia que se llama Tiana.

Con lo único que las puedo diferenciar es con el color de sus ojos, ya que ambas son iguales y los ojos son la que las diferencia. Por lo que mi tío me explicó es que adoptó a los hijos de su amiga, y a decir verdad debieron ser muy amigos como para hacerse cargo de ellos. Por ahora solo me queda tratarlos como primo, o amigos...

– ¿A qué hora llegaron anoche?– Mi tío mira directamente a las rubias.

– Ni me acuerdo Dimitri– Lara lleva una tostada a su boca.

– Lo que menos hicimos fue mirar la hora... Pero creo que fue temprano– Añade la otra rubia.

– Eso espero, y que no se hayan alcoholizado– Mi tío frunce el ceño.

Me sorprende que sea así, siempre creí que era un viejo cascarrabias que por nada del mundo vería una sonrisa en su rostro, y mucho menos cuidar a alguien eso era inimaginable para mi, mis padres se van a sorprender cuando les diga...

Sonriendo en lo bajo por mis pensamientos, llevo mi café a mi boca, bebiendo de el, luego muerdo una tostada en silencio y bebo el café nuevamente para no ahogarme.

– ¡Hey! ¡Anciano!

Todo el café y la tostada se quedaron atorado en mi garganta, trate de tragar disimuladamente pero fue me es imposible, la respiración, me falta aire, y por un lado o otro tiene que salir el café, que mejor lugar que por la nariz. Rápidamente sujete la servilleta blanca para cubrir mi cara la que seguramente esta totalmente roja mientras trato de respirar tranquilamente.

– Dylan ¿Estas bien? ¿Que te pasó?– Mi tío pregunta con un tono preocupado.

– Nada, e-estoy bien– Limpio mi cara sintiendo que se enfría cada vez más.

– ¿Dylan?– Alexa aparece al lado de mi tío.

– Que sorpresa– Sonrío leve de lado.

– Estoy de acuerdo– Sonríe un poco sorprendida.

– ¿Se conocen?– El tío Dimitri, haciendo toda clases de preguntas.

– Si, lo ayude una vez, y nos hicimos amigos ¿Verdad?– ¿Amigos? ¿En serio? ¿Somos amigos?

– Si, eso parece– Asiento con mi cabeza algo confundido– Así que ahora eres mi prima– Digo viendo que se sienta al lado de las rubias.

– Así parece, soy hermana de estas gemelas y mi hermano que es el que viene... – Su sonrisa se iba degradado mientras su mirada está puesta en la escalera.

Mi vista va lentamente y algo inquieta hacia donde Alexa ve. Todo estaba perfectamente pero eso se acabó al ver a la basura de Lucas bajar por las escaleras con su arrogancia y egocentrismo que me dan ganas de matarlo con las cortinas que tengo cerca mio.

– Hola– Saluda secamente mientras se sienta al lado de Alexa.

Narra Alexa:

... Eh... Vaya... Quien diría que me encontraría con Dylan, aquí, en este lugar, además siendo tipo primo o algo así... Genial... Yeii...

¡ESTO SERÁ UNA CATÁSTROFE! ¡UNA BATALLA! ¡UNA GUERRA! ¿Qué será ahora? Ellos se odian, ahora Dylan sabe que Lucas es mi hermano y si se lo dice a toda la escuela será mi perdición. No sé cómo actuar ni que decir...

Viendo a mis costados veo a Dimitri hablar tranquilamente con Dylan, mientras que él solo come de su plato y responde superficialmente con algunas miradas hacia Lucas. A mi lado izquierdo puedo ver a las gemelas hablar entre ellas mientras se ríen probando su desayuno, y por último a mi derecha está Lucas el cual sólo come con su mirada en el desayuno.

– Lucas ¿est--

– ¿Que pasa?– Preguntó interrumpiendo mi pregunta. Y lo más extraño es que me hizo esa pregunta sonriendo, eso me asustó un poco.

– Wow... Creo que exageraste– Sonrío leve mirándolo divertido.

– No lo soporto– Susurro a mi lado viendo a Dylan reir junto a su tío– Lo odio con el alma.

– ¿Por qué?– Pregunto de la misma forma mientras llevo mi desayuno a mi boca.

– Porque si.

– Eso no es una respuesta, eso ya es un capricho– Lo miro masticando las tostadas.

Pensé que iba a decirme algo, pero solo tomo la servilleta para limpiar su boca, se puso de pie y se fue del salón haciendo que todos lo miraremos extrañados.



Agatha W. Hawh

#3046 en Otros
#340 en Acción
#1695 en Joven Adulto

En el texto hay: secretos, celos y peleas, acción y romance

Editado: 14.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar