Secretos de una asesina

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Mi nombre es, mejor dejemos el nombre para otra ocasión. Mi nombre en este momento no es de gran importancia, por ahora solo pueden llamarme “X”. No soy como todas las chicas de 16 años, podría decirse que soy poco femenina, ruda en realidad, es una mejor descripción. Soy bastante diferente, y complicada. Yo, soy una asesina a sueldo, si, me pagan por matar a chicos malos, bastardos, apostadores con deudas. Toda clase de gente. Si, podría decirse que soy una mala persona. Pero, me entrenaron para eso, vivo de eso.

 

Si quieren desaparecer a alguien del mapa, me llaman a mi. Aunque es difícil encontrarme, me mantengo oculta gran parte del tiempo, es por seguridad. Me mudo constantemente, además de mi apariencia, hasta mi forma de hablar y de moverme. Tengo que hacer todo eso para no ser atrapada.

 

Hace un par de días, un hombre se comunico conmigo. Al parecer es rico, pues me ofreció bastante dinero por el trabajo. Quedamos de acuerdo en vernos en el estacionamiento del hotel en el cual me estoy quedando ahora, si, algo estúpido, pues podrían dar con mi paradero sin demora. No suelo mostrar mi rostro, por lo mismo suelo quedarme en los rincones más oscuros. Para alguien como yo, cuidar de mi identidad es lo más importante.

__ ¿Ya está aquí?

__Si.

__ Perfecto.-Estaba dando unos cuantos pasos hacia donde me encontraba. No es correcto, por lo mismo le apuntaba con mi arma favorita.-

__No de un paso mas. Solo deme los detalles de esa persona.-

__Claro, claro.-Dejo un maletín plateado en el suelo.- Adentro esta la mitad del dinero, la información del sujeto y una fotografía.-

__¿Cuando me dará el resto?

__Cuando el idiota este muerto.

 

Odiaba eso. Prefería que me dieran todo de una vez. Aunque es comprensible en cierta parte. Podría huir con toda esa cantidad de dinero, pero, soy alguien “Honesta”. Cogí el maletín, regresando a mi actual hogar. Tenía la información ya en mis manos, una simple leída a la hoja. Abrí la carpeta, el nombre de sujeto, Tommy Arrow. Edad, 26 años, sin hijos, soltero, vive con su madre, trabaja en el centro comercial, en una tienda de electrónicos. Crimen, deudas por apuestas, robo de mercancía en la tienda. Es algo exagerado matar a alguien por eso. Pero bueno, yo solo cumplo con mi trabajo. Aunque casi siempre era lo mismo, dinero, drogas, engaños, venganza por una u otra razón. La gran parte de las veces nada se me dificultaba, calculaba cada detalle antes de cada trabajo. Cualquier error, el dejar alguna evidencia, serían necesarias para llevarme a prisión.

 

Se preguntarán como llegue a convertirme en esto, en una maldita asesina siendo tan joven. No es una historia tan larga, así que se las contare. Mi padre era policía, no de los mejores, era joven, 23 años. Egresado apenas en la academia, con una pequeña de 2 meses a cargo. Una familia que mantener. Mi madre, fue asesinada durante una revuelta en el centro de la ciudad, una bala perdida perforó sus pulmones. El culpable, el hijo de uno de los narcos mas grandes, y claro, gracias al poder de estos. Quedo libre. La irá se apoderó de mi padre, al darse cuenta de que la justicia, era basura. Se desligó de la fuerza policial, y desde entonces se propuso entrenar a su pequeña hija. Mas que nada para que me aprendiera a defender, pero una cosa llevo a otra, y todas esas enseñanzas me llevaron a tomar un rumbo erróneo.

 

Durante una semana me dedique a seguir a Tommy, necesitaba conocer a la perfección su rutina. Por suerte no fue complicada, pues siempre iba de casa al trabajo, y viceversa. A excepción de hoy. Lo seguí hasta un bar, espere afuera, por casi tres horas. Cuando salió estaba completamente abrió. Sus pasos eran torpes. Es el momento perfecto de actuar. Me posicioné frente a el, con “intención” de prestarle ayuda. Al recibir una respuesta positiva lo guíe hacia el callejón tras ese bar. Sin demora apunte a la cabeza propinando un certero disparo en su frente. Cayó tendido al suelo, trabajo casi completado. Tomen una fotografía del cadáver como evidencia para la persona que me había contratado. Y claro, recogí los restos de la bala para llevarlas conmigo.

 

Me retiré lo mas rápido del lugar, llamando a ese sujeto para reunirnos una vez mas. El lugar de encuentro, el mismo estacionamiento. Arroje la fotografía al suelo, y como habíamos quedado, este dejo el resto del dinero. Espere a que este se fuera, para así tomar lo que me restaba de dinero. Volví a mi hogar, nuevamente tendía que cambiar de apariencia. Hasta ahora, tenía mi cabello largo, y con rulos, con un suave tono castaño. Lo corte un poco, cambiando mi color de cabello, a un tono azul. Si un cambio radical, y claro los lentes de contacto del mismo color. Un apariencia bastante alocada. Y claro, lo otro, cambiar de hogar, una vez mas. Estaba acostumbrada, no le tomaba cariño a ningún lugar. Ni siquiera tenía mascotas, así que irme, no era complicado. Había encontrado una pequeña casa a las afueras de la ciudad, una anciana la estaba alquilando. Un lugar tranquilo, además le daría un apoyo económico a esa señora. Me trasladaría a la mañana siguiente, estaba agotada, durante esta última semana, apenas había dormido. Y necesitaba recuperar las energías.



Julce

#6082 en Otros
#691 en Acción

En el texto hay: bap, youngjae, young

Editado: 08.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar