Secuestrada Con El Amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 43

Desperté con dolor de cabeza.

Veo a mi lado y esta Tristan dormido.

Escucho como tocan el timbre repetidas veces.

Me levanto y me doy cuenta que estoy en ropa interior.

Busco en el armario una camisa de Tris y me pongo una de futbol americano.

Corrí a la puerta mientras amarraba mi pelo en una cola de caballo.

Abrí la puerta y era ¿Seis? Estoy segura de que es ella.

Estaba vestida toda de blanco pero tenía una gran mancha roja en su ropa, ella entro rápidamente.

— ¿Qué haces aquí? —Le dije cerrando la puerta.

— ¿Aquí no vive Once? —Preguntó. —Me dieron esta dirección—Dijo mirando un papel.

— ¿Qué haces aquí? —Repetí, ella me miro y frunció el ceño.

— ¿Tu...Eres Scarlett? —Dijo sorprendida—Creo que me equivoque de...—La interrumpí.

—No, aquí vive Once...Mejor conocido como Tristan Thompson—Le dije, ella mordió su labio.

—Necesito que me ayude con...—Fue interrumpida ya que escuchamos como Tristan salía de la habitación.

Estaba en bóxer y todo despeinado.

—Hay visita—Le avise.

—Oh, lo siente...—Se calló al ver a Seis. — ¿Seis? —Pregunto.

— ¿Once? —Le dijo sonriendo y lo analizo con la mirada.

— ¿Qué diablos haces aquí? —Pregunto sorprendido.

—Necesito ayuda, escape—Dijo.

— ¿De dónde? —Le pregunté.

—Cuando entre a la cárcel...Volvieron mis demonios—Miro a Tristan que parecía saber de qué hablaba—Me internaron en un centro de salud mental para presos...Pero eso no está funcionando—Rio sínicamente. —Escape hace unos días, me dieron cadena perpetua después de matar a una enfermera y lastimar a un doctor...Decidí venir a visitarte y que me ayudes a salir de aquí—Dijo sonriendo.

—Estás loca, vete de mi casa—Le dijo él.

Ella sonrió ampliamente y se acercó a él, acaricio su pecho desnudo.

—Vayámonos juntos—Susurro—Tengo millones de dólares esperando por mi fuera de aquí, vente conmigo—Baje la mirada.

—Ya vuelvo—Avise y me dirigí a la cocina.

No puedo permitir que vuelva a hundir a Tristan en lo malo a él le ha costado mucho salir de eso y este es uno de los momentos en el que necesita mi ayuda.

Agarre el teléfono y llame a la policía.

Dijeron que estarían aquí enseguida.

Vaya que son rápidos, escuche las sirenas de la policía, Salí y vi a Tristan con ella que estaba muy asustada.

—Me descubrieron, vamos, Once—El negó con la cabeza.

—Ya yo no soy Once...Nunca más—Me miro.

La policía entro y ella saco un arma y me apunto.

—Tú lo hiciste, llamaste a la policía porque tienes miedo de que me quedo con tu chico, ¿Cierto? ¿Te enamoraste de tu secuestrador? —Ella rio.

—Llame a la policía porque debes pagar tu condena como lo hicieron todos—Le dije.

Ella sonrió.

—No estoy loca—Dijo mirando a Tristan. —No digas que estoy loca—Le hablo enojada.

—No he dicho nada—Dijo él.

— ¡Ya basta! —Grito agarrando su cabeza.

— ¡Baje el arma! —Le grito el policía.

Ella la bajo lentamente y la pateo hacia el policía.

Dos policías corrieron hacia ella y la esposaron.

—Queda usted detenida, todo lo que diga puede ser usado en su contra—Dijo el policía diciéndole los derechos civiles y ella rio.

—Extrañaba tanto que me dijeran eso—Rio—No es cierto.

La sacaron del apartamento, el policía se despidió de mí y se disculpó.

Asentí.

Me acerque a Tristan y el me sonrió.

—Esto fue raro—Yo asentí. —No dejes que esta situación te agobie.

—Está bien—Le dije sonriendo.

El me abrazo.

—Yo te amo, ¿Lo sabes? —Asentí subiendo mi mirada para verlo.

Escuchamos la puerta de una habitación abrirse y vi a Charlotte.

— ¿Qué paso? ¿Dónde estoy? —Dijo. —Saben, ya me voy—Dijo poniéndose los zapatos, abrió el elevador y se fue.

—Eso fue más raro—Le dije y el rio.

—Creo que deberíamos ir a hablar con tus padres—Me dijo él.

Asentí.

—Primero hazme un chocolate caliente—Le dije y el sonrió.

Fue a la cocina y yo me duche.

Me puse unos jeans y una camisa holgada de la ropa que tengo en su habitación.

Me hice una cola de caballo y fui a la cocina con él.

Me extendió la taza y se fue a cambiar para ir a casa de mis padres.

— ¡Te espero en el auto! —Le grite y baje por el ascensor.

Pase por recepción y el botones me abrió la puerta, le sonreí y me dirigí a mi auto, entre y a los minutos entro Tristan.



Maripilij

#203 en Novela romántica
#60 en Chick lit
#54 en Joven Adulto

En el texto hay: secuestro, estocolmo, amor

Editado: 09.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar