Secuestrada Con El Amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17


Malditas pesadillas, las odio.

Me levanto de la cama y voy al cuarto de baño a echarme agua en el rostro.

Me seco con la toalla y fui a la ventana a mirar el lago. Observé a Once acostado en el banco mirando al lago.

Abrí la ventana.

—Once—Murmuré y di un vistazo por si había alguien vigilándome—Once—Lo llamé suavemente, se vio hecho una asco, creo que está borracho porque de pronto se reía... Tengo que ayudarlo.

Abrí la puerta de la habitación y bajé las escaleras.

— ¿A dónde crees que vas? —Me dijo Seis.

—Once está fatal afuera, ayúdame a llevarlo a dormir—Le supliqué.

Lo pensó un momento y asintió.

Salimos de la casa y yo corrí al lago hacia el banco, como dije, está borracho.

—Tris—Murmuré dando palmaditas en su rostro.

—Scar—Sonrió como borracho.

—Vamos a la habitación —Lo ayudé a sentarse.

— ¿Te quedarás conmigo? —Preguntó con ternura.

—Vamos, Once—Dije cuando Seis se acercó—Seis nos ayudará.

—Quiero dormir contigo—Suplicó.

—Ayúdame a levantarlo —Le dije a Seis y ella me ayudó a levantarlo.

Pasé su brazo por mis hombros.

Él me miró sonriendo y acariciando su nariz con mi mejilla.

—Eres hermosa—Susurró y se mantuvo en silencio hasta llegar a su habitación.

Entramos a su habitación y lo acosté en su cama.

—Le traeré una taza de café—Me dijo y asentí.

Le quité las botas negras a Tristan.

—Ayúdame a ponerte la pijama —Le dije sacando su pantalón de pijama de cuadros.

Él se levantó y se quitó la camisa blanca.

Casi se cae si no es porque lo ayudé. Se desabrochó el pantalón y se puso el pijama.

Lo ayudé a acostarse y él me miró fijamente.

—Quiero besarte cada vez que te veo—Confesó.

Maldición.

—Tristan... Cálmate—Le supliqué.

—Me encanta que digas mi nombre—Seis entró con la taza de café y se la extendí.

—Bébela—La comenzó a beber a pecho y me sorprendió que su garganta no se quemara, estaba caliente—Con calma—Murmuré y dejó la taza vacía en la mesita de noche.

—Quédate hasta que me duerma—Miré a Seis buscando aprobación.

Ella se encogió de hombros.

—Hoy es mi guardia nocturna, él es el jefe—Asentí.

—Me quedaré solo hasta que se duerma—Salió de la habitación.

—Ven aquí—Murmuró haciendo un espacio en su cama, todavía tenía puesta su camisa pero ya no tenía su perfume, miré la camisa blanca que se quitó y la agarré.

— ¿Puedo ponérmela? —Le pregunté.

Él asintió sonriendo.

Me quité la gris y me coloqué la otra, apagué la luz y me acosté a su lado.

Pasó su mano por mi cintura y yo acaricié su cabello.

—Gracias por quedarte conmigo —Bajé mi mano de su cabello a su mejilla— ¿No te irás? —Negué con la cabeza.

—Duerme—Le dije.

— ¿Dormirás también?

—Acabo de tener pesadillas y nunca puedo volver a dormir— Le recordé y él sonrió.

—Conmigo podrás dormir bien—Me acurrucó en su cuerpo—Solo cierra los ojos y no pienses en ellas... Piensa en mí.

 

Me desperté asustada por tener pesadillas, vi un Tristán durmiendo como un bebé a mi lado, no puedo creerlo... Me dormí de nuevo y no tuve pesadillas, las pesadillas desaparecen cuando duermo con él.

Tristan es mi cura a las pesadillas... Tristan es mi salvación... Pero también mi perdición.



Maripilij

#214 en Novela romántica
#64 en Chick lit
#56 en Joven Adulto

En el texto hay: secuestro, estocolmo, amor

Editado: 09.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar