Secuestrada Con El Amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18

Seis me había dejado comida, pero no tenía hambre en ese momento, tuve pesadillas y me dio hambre así que me la decidí comer.

Abrieron la puerta y me sorprendió porque no escuchaba a nadie despierto.

Me giro y veo Tristan.

—Todos están durmiendo, vayamos al lago—Sonrió, mordí mi labio y le di un último mordisco a mi sándwich para ir con él.

Bajamos las escaleras en silencio y salimos de la casa para el lago de los sentimientos.

Nos sentamos en el banco mirando el lago.

— ¿Nadamos un poco? —Me preguntó sonriendo.

— ¿Hablas en serio? —Él asintió. —Yo mejor me quedo aquí—él mordió su labio sonriendo.

—Como quieras.

Se levantó y se quitó la ropa quedando en bóxer.

No pude evitar ver su buen trasero, se lanzó al lago y empezó a nadar un poco.

Es tan perfecto, su cabello mojado, las gotas cayendo por su rostro, su sonrisa...Su blanca y perfecta sonrisa.

—Ven conmigo—Reí y me levanté quitándome la camisa que tenía puesta de él, entré cuidadosamente dejando que la fría agua cubriera mi cuerpo.

Tristan me lanzó agua en la cara y yo lo miré incrédula, imité su acción y comenzamos una guerra de agua.

Yo reía a carcajadas al igual que él.

—Ven aquí—Sonrió y tomó mi cintura acercándome a su cuerpo, pasé mis brazos por su cuello acercándome más a él y envolví mis piernas alrededor de su cuerpo. Las risas pararon, ahora quería besarlo, besarlo hasta no poder más.

Él miró mis labios y yo los de él.

Pasé mi lengua por mis labios y se acercó a mí, sentí como rozaba nuestros labios hasta unirse completamente, se movían al compás de los míos.

—Me encantas—Murmuró presionando mas sus labios con los míos, empezaba sentir más necesidad de besarlo así que aceleré el beso.

Saboreé cada parte de su boca y enredé mis dedos en su pelo pegándolo más a mi cuerpo.

Me empezó a faltar el aire y me separé un poco.

—Eres mía, solo mía ¿Está bien? —Miré sus ojos llenos de deseo, nuestras respiraciones aceleradas me ponían nerviosa. —Solo mía—Repitió y asentí.

Besé sus labios de nuevo y escuchamos el teléfono de Tristan entre la ropa, él lo quiso ignorar pero yo me separé.

—Contesta—Le dije y él gruñó haciendo una mueca.

Salió del agua y luego salí yo.

Tenía mucho frio.

—Once aquí—Habló. —Austin...Sí, mañana estará bien, pero nos iremos de aquí. Iremos de nuevo a la anterior...Nos vemos allá—Miré sus ojos y él se acercó a mí para abrazarme. —Hay mucho frio —Murmuró—Vayamos a arriba—Asentí.

Agarré la camisa y me la puse rápidamente.

Él solo se puso el pantalón y entramos a la casa. Subimos por las escaleras y me dirigí a mi habitación.

—Ven aquí, duerme conmigo—Agarró mi mano.

—Cinco se enojará—Hice una mueca.

—No importa—Sonrió—Ya se le pasará—Se acercó a mí — ¿No quieres dormir sin pesadillas? —Mordió su labio.

—Ya tuve pesadillas—Acaricié su mejilla.

—Puedes descansar ahora conmigo—Asentí rendida.

Fui con él a la habitación que tenía el número once en la puerta.

Entro en el cuarto de baño y me extendió una toalla.

Me quité la camisa para secarme el cuerpo.

Él se dirigió a su armario, me extendió una camiseta negra y un pantalón de pijama.

Me puse el pantalón que me quedaba enorme y amarré el cordón fuerte para que no se me cayera, me puse la camiseta y peiné mi pelo húmedo con mis dedos.

Él entró al baño y simplemente se puso ropa interior seca, movió la tela que cae por los lados de su cama y me invitó a entrar, me acosté a un lado de la cama y él me acercó a su cuerpo.

—Me gusta dormir contigo—Confesó.

—Esto no está bien—Murmuré mirando sus ojos.

— ¿Debería ser castigado? —Me preguntó.

No quiero ni que lo piense.

—No me preguntes eso a mí—Mordí mis labios.

—El castigo más grande es mirar tus labios cuando los muerdes y no poder besarlos—Su mirada se mantuvo en mis labios.

— ¿Quién dijo que no podías? —Arqueé una ceja y me besó.

Se puso sobre mi sin apoyar su cuerpo para no aplastarme, sus labios bajaron a mi barbilla y luego a mi cuello, sentí como succionaba y mordí mi labio para no gemir, pasó su lengua por mi cuello y volvió a besar mis labios...Nunca había estado tan excitada en mi vida y solo nos estamos besando.



Maripilij

#214 en Novela romántica
#62 en Chick lit
#56 en Joven Adulto

En el texto hay: secuestro, estocolmo, amor

Editado: 09.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar