Secuestrada Con El Amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 23

Tiene que estar bromeando.

—No mientas—Murmuré mirando sus ojos.

—No estoy mintiendo—Bajé la mirada.

—Tu no sabes qué es amar—Escucho su suspiro de frustración.

—No sabía lo que era antes de conocerte—Me levanté frustrada.

— ¡Basta! —Grité—No voy a caer en tus redes—Lo señalé con mi dedo.

—Yo creo que ya caíste—Su mirada penetrante me ponía nerviosa.

Él tiene razón.

—Vete con Seis—Me acosté en la cama.

—No siento nada por Seis...Pero a ti te adoro—Gruñí.

No se por qué esto me enoja tanto.

—Te voy a golpear—Hablé enojada.

—Inténtalo—Me retó, yo me levanté y cerré mi puño dándole en el pecho con toda mi fuerza, él ni se movió, creo que me dolió mas a mí.

Él sonrió, tomó mi puño para acercarme a él y besó mis labios, yo levanté mi rodilla para darle en su entrepierna.

Se alejó de mí quejándose.

—No juegues con eso—Habló quejándose.

—No juegues conmigo—Arqueé una ceja.

— ¿Por qué hay tanto escándalo? —Preguntó Cinco entrando al dormitorio.

Miro a Tristan, que aun estaba quejándose, y luego a mí.

—Lo siento, no quería despertarte—Le dije en modo de disculpa.

— ¿Qué tiene? —Señaló con su barbilla a Tristan.

—Golpee a su amigo—Ella levantó una ceja buscando una explicación. —Me besó—Ella rio.

—Son unos tontos—Soltó una carcajada.

¿Está riendo? Es tan gracioso verla reír.

Tristan se levantó por fin.

—Piensa que tengo algo con Seis—Le informó a Cinco—Dile que Seis siempre ha querido algo conmigo pero yo nunca se lo he permitido.

—Es cierto...A ella siempre le ha gustado Tristan, pero nunca ha podido estar con él—Bajé la mirada avergonzada. — ¿Pelearon por eso?

—Sí...Es una larga historia—Le contestó Tristan, escuché sus pasos acercarse a mí y me abrazó—Celosa—Escondí mi rostro en su pecho avergonzada.

—No te duermas tarde, Tristan—Le dijo Cinco.

—Está bien, Kendall— ¿Kendall? ¿Se llama Kendall?

— ¿Por qué dijiste mi nombre? Por algo hicimos los números, no quería que ella supiera mi nombre.

—Ella no es capaz de decir nuestra identidad—Me defendió Tristan.

Lo miró fijamente por varios segundos.

—Más te vale—Salió de la habitación.

Tristan tomó mi rostro para mirarme a los ojos.

—No dudes de mi—Analicé sus hermosos ojos.

—Lo siento—Mordió su labio.

—Está bien—Acarició mi nariz con la suya.

—Sobre eso de que me amas...—Me interrumpió poniendo su dedo en mis labios.

—No nos terminamos de duchar—Cambió el tema.

—Porque entró Seis—Acaricié su pecho.

Él mordió mi labio inferior y yo miré sus ojos mientras que lo hacía.

—Eres mía—Murmuró jugando con mis labios. —Dilo—Miré fijamente sus ojos que me observaban. —Di que eres mía—Me besó suavemente y me descontroló la ternura con lo que lo hizo.

—Soy tuya—Susurré metiendo mis manos bajo su camisa sintiendo su piel cálida.

Besó mi cuello y pasó su lengua hasta mi oreja dejando besos húmedos en el recorrido.

—No, no, no—Lo separé de mí porque sabía que perdería el control y luego me arrepentiría de esto.

—Nunca me olvides—Soltó de golpe, como si en cualquier momento pudiera desaparecer.

Miré sus ojos.

—No lo haré—Intenté imaginar lo que pasaba por su cabeza, pero su mirada era tan misteriosa.

— ¿Lo prometes? —Asentí inmediatamente.

—Prometo no olvidarte—Él asintió.

¿Cómo olvidarme de él?

—Debo dormirme—Asentí sonriendo.

—Nos vemos luego—Él negó con la cabeza riendo.

—Tu vienes conmigo—Me cargó.

—Suéltame, Tristan—Le dije riendo, me llevó a su habitación de nuevo y al entrar estaba Seis en su cama sentada.

Nos miró y yo toqué su pecho para que me bajara.

Él me puso en el piso y miró a Seis.

— ¿Qué haces aquí todavía? —Le preguntó y ella me miró.

—No sabía que dormiría contigo—Se levantó de la cama y observé a Tristan.

—Así es—Asintió mirándola.

Ella se acercó a él mirándome y lo besó.

¿Lo besó? ¡Lo besó!



Maripilij

#219 en Novela romántica
#64 en Chick lit
#57 en Joven Adulto

En el texto hay: secuestro, estocolmo, amor

Editado: 09.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar