Secundaria Inglesa 1

Tamaño de fuente: - +

1. ¿Cómo se conocieron?

En una casa acogedora ubicada en el barrio de Greenwich, en Londres, por el año 2017 vivía un chico de 10 años junto con sus dos padres.
El niño tenía pelo negro, ojos verdes, cuerpo delgado, de estatura mediana y llevaba el nombre de Thomas, y el apellido de Jhonson.

Un día normal, Thomas, se encontraba de vacaciones escolares en el living de su casa, tirado el sofá mirando televisión. De repente, su padre Richard ingresa a la habitación, dirige la mirada a su hijo y le dice:
- Hijo, ¿qué te parece si vamos al parque? No has salido casi nada en las vacaciones... -

El niño pensó unos segundos la "agradable" propuesta que su padre le había planteado.
Cuando ya se decidió, respondió:
- Creo que si, aceptaré tu propuesta. Después de todo tienes razón, estuve muy poco tiempo saliendo de casa. -.
- Perfecto, cámbiate y en un rato salimos. - respondió el mayor y se retiró de la habitación.

----------------------------------------------------
Más tarde, Thomas salía de su habitación con destino a la cocina, donde se encontraban sus padres. Él estaba vestido con una remera roja y un pantalón jean común y corriente.

Cuándo llegó se encontró con sus dos padres esperándolo mientras miraban televisión.

Al ver esto, el pequeño preguntó:
- Mamá, ¿tú también vendrás? -.
- Claro, ¿acaso no quieres? - respondía la mujer cuyo nombre era Angelina.
- No, si quiero, solo quería saber - sonreía Thomas.

Luego Richard intervino en la conversación:
- Bueno, yo diría que vayamos saliendo. Recuerden que a estas horas suele haber mucha gente en el parque -.

El chico asintió con la cabeza, tomó la pelota y salió rápidamente de la casa acompañado por sus padres.

----------------------------------------------------
Los tres subieron al auto familiar, que era un Fiat Palio rojo modelo 2014, y emprendieron viaje.

Al llegar lo primero que hizo Thomas fue bajar del auto y empezar a hacer jueguitos con la pelota. Mientras su padre colocaba unos dos conos en paralelo, a una distancia moderada, para armar así un arco de fútbol.

Padre e hijo se divertían turnandose para patear y atajar mientras la madre observaba sentada en el cálido pasto de dicho parque.

En un momento, Thomas le pegó tan fuerte a la pelota que salió disparada fuertemente hacia la lejanía del lugar.

Richard lo miró con cara de "ve a buscarla", pero el ojiverde se adelantó y dijo:
- Voy a buscarla padre, enseguida vuelvo - mientras sonreía falsamente.

Y así fue él, buscando la pelota por los rincones del parque.

- No la encuentro ¡Diablos! - pensaba el niño.

Thomas ya pensaba en resignarse y dejar de buscar la pelota... Hasta que vio una niña de estatura mediana, pelo castaño esponjoso y ojos color miel la tenía en su poder mirando confusamente hacia su alrededor.

Lo que el niño hizo fue acercarse a ella y decirle:
- Disculpa, pero esa es mi pelota ¿Me la podrías devolver? - decía amigablemente.

La niña nada más lo miró de reojo y le respondió:
- Ah, con que es tuya. Permíteme informarte que casi que me rompes la cabeza de un pelotazo -.
- Hmm, discúlpame. Ahora, ¿me la devolverias por favor? - le imploró el pelinegro.
- Claro - respondió ella.

Y cuando parecía que estaba en transcurso la devolución del balón de fútbol, la castaña lo arrojó directamente hacia un lago que estaba en el mismo parque.

Thomas quedó sorprendido y sin reacción.

- Así aprenderás a tener más cuidado... - decía la chica.
- P-pero, ¡¿tú estás loca?! - respondía totalmente enojado e indignado el pequeño.

La niña simplemente rió y volvió a hablar:
- Yo seré la loca, tú eres el tonto -.

El Jhonson estaba a punto de responder, pero justo detrás de la niña aparecieron dos personas. Un hombre y una mujer de unos 40 años. Parecían sus padres.

- Sarah, ¿Quién es este chico? - preguntaba el hombre.
- La verdad que no lo sé - sonreía la ojimiel.
- Está bien hija, volvamos a casa ahora - acotaba la mujer, e instantáneamente se retiraron del parque.

Thomas terminó boquiabierto al presenciar semejante situación.

Luego se vio aparecer a Richard en la situación.
El también pelinegro preguntó a su hijo:
- ¿Y la pelota? -. Thomas nomás rió nerviosamente y dijo:
- Emm... No la encontré, mejor volvamos a casa, quedé agobiado -.

El padre miró de reojo pero concedió lo que el chico pidió.

----------------------------------------------------

En el auto se encontraban padre (conduciendo), madre (de copiloto) e hijo viajando para retornar al hogar.

Algo extraño que ocurría en Thomas era que de repente se le apareció un vago pensamiento en su consciencia:

Él estaba recordando mientras miraba el paisaje apoyado en el vidrio del auto.

Él se estaba acordando de aquella niña castaña que le revoleó la pelota al lago.

Acaso... ¿Él se sintió atraído por ella?

Thomas rodó la cabeza de un lado a otro y logró concentrarse en otra cosa para no pensar en algo tan absurdo como eso.
 



Lulototo

#4738 en Otros
#761 en Aventura
#7588 en Novela romántica

En el texto hay: aventura, amor, amistad

Editado: 22.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar