Seduceme lentamente y amame

Tamaño de fuente: - +

TRES

Nicole no sabía qué hacer, enfrente de ella estaba su marido. No habían desayuno juntos esa mañana, Nicole lo evitó a toda costa y esperaba no ver a Douglas; todo había sido fácil hasta que llegó la tarde y con ella un sin fin de preguntas como el hecho de que él estuviera en casa y no en la oficina.

—No esperaba encontrarte en casa— fue lo primero que salió de la boca de Nicole.

—Creí que podríamos almorzar juntos— dijo Douglas y se aclaró la garganta —pero tal parece tu tenías tus planes.

Iba a irse, lo iba hacer más reflexiono y decidió no volver a la oficina, no tendría ningún caso, podría aprovechar aquellas horas para conocer más acerca de su esposa.

Tommy aprovecho el momento para extender sus brazos hacia su padre y empezar a lloriquear por la atención de su padre, este lo tomo gustoso y vio a Nicole.

—Estaba pensando que podríamos salir a cenar — él no supo cómo se atrevió a decir aquellas palabras, no tenía muchas ganas de salir, Nicole estuvo la mayor parte del tiempo fuera de casa y seguramente estaría cansada. —o si lo prefieres podríamos cenar aquí.

Él se dio cuenta que eso sorprendió a Nicole, porque a pesar de que su esposa tenía la virtud de mantener una expresión serena noto el pequeño destello de sus ojos color miel. Douglas no se había detenido a ver los ojos de su esposa con detenimiento en todo el tiempo que llevaba conociéndola ni siquiera esos meses que llevaban de casados.

—Creo que preferiría cenar en casa.

—Bien, entonces nos vemos en la cena, pasaré la tarde en mi despacho con Tommy — Y con un ligero asentimiento de cabeza se alejó.

Nicole se preguntó que rayos había sido eso. Quizás aquella pequeña invitación a cenar era solo para hablar sobre el futuro inexistente de su matrimonio. Se dijo a si misma que pasará lo que tuviera que pasar y que después habría tiempo de sobra para los arrepentimientos, lo único por lo que tendrían que preocuparse era por su hijo.

Ambos se enfrascaron en sus actividades, Douglas atendiendo a su hijo mientras que Nicole con ayuda de Maggie preparó la cena. Cuando habían terminado Maggie se despidió y Nicole fue a su dormitorio, le había dado su número celular a Owen y él a ella por lo que al revisarlo y encontrarse con un mensaje de él no la sorprendió. El resto de la tarde no salió de su dormitorio se dedicó a arreglar sus cosas y a darse una ducha, solo escucho como Douglas bañaba, vestía y le daba de comer a Tommy para después dormir al pequeño.

Una vez lista fue a la cocina para arreglar las cosas para la cena. Al poco tiempo bajo Douglas, Nicole ya tenía todo listo y ambos se sentaron a cenar, ninguno hablo hasta casi al final de la velada; todo estaba resultando incómodo y el silencio no ayudaba en lo más mínimo.

Se sentía totalmente extraña, no sabía que decir.

— ¿Qué tal tu día?— pregunto Douglas, el silencio empezaba a asfixiarlo. —Según Maggie pasaste toda la mañana fuera de casa.

Nicole dejó de comer para ver brevemente a su esposo.

— Solo hice unas compras— se debatió si decirle o no sobre el encuentro entre Owen más sin darse cuenta ya estaba hablando— y me encontré con un compañero del Instituto.

Hablar entre ellos era como si anduvieran atravesando un campo minado, ninguno sabía cómo reaccionar o que actitud era la adecuada para tener una conversación.

—Un compañero de instituto —dijo de forma sarcástica. Douglas se dio cuenta demasiado tarde del tono que empleo para hablar. —No quise que sonara de esa forma, yo…

—No importa, ya es tarde lo mejor será que me vaya a dormir—Nicole hizo de todo su autocontrol por no alterarse por el tono de Douglas. Se colocó de pie para recoger los platos y alejarse de Douglas.

Sin saber muy bien lo que hacía se colocó al lado de Nicole y la detuvo para que ambos quedarán frente a frente. Él siempre había asociado a Nicole con un sentimiento de tristeza, sus ojos solían mostrar indiferencia o infelicidad. Pero viéndolos con detenimiento y comparar las miradas que le daba a él con las que les daba a Tommy empezó a darse cuenta de que él era el culpable de que Nicole expresara esos sentimientos, con Tommy sus ojos parecían brillar, trataba al pequeño con tanta delicadeza que hasta Douglas empezó a sentir una punzada de cierta envidia hacia su propio hijo, a él también le gustaría recibir alguna clase de consuelo por parte de Nicole.

Así que sin darle más vueltas al asunto tomo la mano de Nicole, ella lo miro llena de recelo, vio la mano de Douglas sobre la suya. Demasiado cerca físicamente, pero mentalmente lejos, coloco una mano sobre la mejilla de Nicole y soltando la mano de Nicole para llevar la otra a la cintura de ella. Nicole podría jurar que estaba temblando, sus piernas estaban echas una gelatina, que se suponía que estaba haciendo Douglas.



giseyc

#14467 en Novela romántica
#2317 en Chick lit

En el texto hay: romantica, matrimonio, bebe

Editado: 01.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar