Señor Wolfire

Tamaño de fuente: - +

Ojalá- Chema.

Después de esa épica unión de los cuatro, nos fuimos al centro para comprar materiales que nos faltan de la escuela. El último año, nuestro último año juntos antes de irnos a la preparatoria y que cada uno tome su camino. Sé que eso va pasar pero prefiero verla reír a las tres en vez de mencionar algo tan triste. En especial a Cameron. Es nuestro último año y tal vez mi última oportunidad para declararme, lo llevo deseando desde que estamos en primero de secundaria y todavía lo anhelo.

Fui por unos helados con Chloe con la señora chismosa que vive en frente de mi casa.

-¿Qué sabor?- pregunto la señora mientras masticaba chicle con la boca abierta.

-Yo los atiendo tía- la voz de Renata me tomo por sorpresa- ¿De qué gustan sus helados?

-Fresa, Vainilla, Chicle y ¿Tu de que quieres Chema?- me pregunto Chloe.

-Galleta- dijo Renata- ¿No?- lo sabe casi todo de mí, no me molesta después de todo sabe guardar muy bien secretos y no es una persona rencorosa como otras chicas.

-Tú lo dijiste- le contesto con una sonrisa- ¿Nerviosa?

-Las mismas personas, los mismos profesores ¿De qué lo estaría?

-Tal vez aparezca alguien nuevo y pues…eso- dice Chloe sin aportar mucho a la situación.

-Tal vez- nos da nuestro pedido y pago, bueno, intento pagar pero esta rechaza mi dinero.

-Va de la casa.

-Te vas a meter en problemas por esto- la regaño.

-Tómenlo con un regalo por entrar a tercero- se el por qué pero prefiero guardármelo para mí. Por su cara sabe que lo sé y por la cara de confusión de Chloe esta no entiende nada.

-Bueno, pues muchas gracias lindura- dice Chloe mientras le pone un billete en propinas- Nos vemos.

-Adiós.

Renata y yo fuimos novios por menos de un año, la verdad si la quise pero lo nuestro solo era una mentira, ella era la que más se esforzaba en la relación mientras que yo solo intentaba olvidar a Cameron. Soy un estúpido por lastimar y ocupar los sentimientos de una chica tan linda como Renata. Recuerdo cuando termine con ella, bueno cuando ella me termino; su mejor amigo me dio una madriza pero cabrona, mis amigos se metieron porque realmente los dos estábamos muy mal. Ahora somos amigos y de vez en cuando nos reímos por la situación. Renata me perdono después de que le explicara la situación con Cameron y ella simplemente lo acepto. Al principio simplemente veía con enojo a Cam, pero con el tiempo lo fue olvidando y soy buenas amigas o eso parece.

-Sabes, es nuestro último años- dice Chloe sacándome de mis pensamientos.

-¿Y?

-Bueno, no crees que ya es hora de lanzarte.

-¿Qué?

-Ya sabes tú y Cameron- se lo que habla pero me gusta hacerme el tonto para molestarla.

-Aja, ¿Eso qué?-

-¿Estas de coña?- pregunta enojada.

-Ya entendí Chloe, si ya entendí, ¿Nos esperamos un mes más?

-Te juro que si llega alguien más y te la quita la oportunidad de tu vida, me mato y te mato.

-Pues vete preparando.

Llegamos con las chicas que estaban hablando creo que del cabello de Cameron y esas cosas. Hablamos un poco de todo y los chismes que le conto su prima a Chelina.

El atardecer llego y se veía realmente linda la plaza con los negocios de comida alzándose y otros puesto de tacos y pozole repartiéndose.

-Bueno, ya es tarde y mañana hay escuela- dice Chelina mientras se levanta de la silla donde estábamos.

-Sí y bueno solo estamos de sujeta velas aquí así que adiós chicos- se echaron a correr hacia la casa de Chelo.

-¿Te llevo a tu casa?- le digo a Cameron mientras esta sigue viendo a esas dos brujas.

-Desgraciadas, si por favor.

La casa de Chelo es la más cercana al centro y a todo, después está la de Chloe que no está muy de la de ella, mi casa que está en una cerrada que donde se puede ver la casa de Chelo y la casa de Cameron que está casi a las afueras del pueblo. Me preocupa que viva tan lejos y peor aún que justamente desde su ventana se pueda ver el campo seco.

El cielo se cubre de naranja con rosa y rojo, Cam está a mi lado en silencio, pensando en no sé qué.

-¿Estas bien?- realmente no se me ocurrió otra pregunta.

-No lo sé, creo que estoy nerviosa de alguna forma, por mañana principalmente y también por mi Papá.

-¿Qué pasa con mi suegrito?- es una forma de molestar al su Papá, en realidad nos llevamos bastante bien pero eso no le quita que a veces me de miedo.

-Creo que se sobre esfuerza demasiado y pues tengo miedo de que le pase algo malo.

-No esta así Cam, veras que pronto se siente mejor- la rodeo con mi brazo y ella recarga su cabeza en mi hombro mientras sonríe; estamos casi de la misma estatura y eso que mido 1.75.

- Llegamos- dice mientras se separa y abre con su llave el portón.

- Antes de que te entres a tu casa- recargo mi cabeza en el árbol que nos divide- mira sé que no soy el tipo perfecto y de la chingada como otros chicos que se te declaran pero es que realmente estoy loco por ti y tu forma de ser- su cara de sorpresa me da risa- y realmente te quiero y te quiero como no tienes idea y prometo que tratare de no lastimarte y hacer que seas la chica más feliz por lo menos de esta pueblo, así que después de decir todo esto y ver tu carita sonrojada ¿Quieres ser mi novia?



Kenia Cruz

#3143 en Thriller
#1397 en Suspenso
#1780 en Misterio

En el texto hay: blablabla, dia de muertos

Editado: 18.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar