Señorita travesuras Jhope Bts

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 001

Italia 1820...

― Esto es un completo desastre ― dijo Fernanda – Porque mi vida es tan cruel

― Señorita no diga eso, ya verás que cuando conozca los galanes que irán al baile cambiara de parecer ― le dijo su doncella.

― Dalila yo no quiero tener un esposo yo solo quiero viajar por el mundo.

― Miladi usted sabe que las señoritas solas no pueden viajar y menos en edad casadera

Mientras su doncella la peinaba ella solo gruñía frustrada, sus padres eran muy conservadores, por lo que el hecho de no querer casarse no se lo iba a permitir, sin duda alguna salir de esta le iba a ser imposible.

― Señorita desastres porque está sentada en una pose poco femenina ― dijo resoplando su institutriz

― Señorita me sentaría de una manera más agraciada si tuviera una vida más feliz ― contestó Fernanda ― Yo no quiero seguir siendo una carta más de la sociedad

― ¿Feliz? Señorita las mujeres nacimos para casarnos con un hombre de buena posición y educar bien a nuestros descendientes ― volvió a responder su institutriz "con razón está sola, su marido la dejo poco antes del matrimonio, por su joven hermana" – así que acomoda esta postura y tu Dalila apretar un poco más ese corcel

Una vez que estuvo peinada, se levantó y empezó a caminar en círculo, tenía que idear un LAN para que todos los hombres de la gala la tacharan como una chica florera o una mujer fea, porque si no su vida tendría ya fecha de caducidad.

Su madre entro en la habitación, tenía una mirada fría, así actuaba cuando había servidumbre cerca, era lo que más detestaba de su madre, todo por las apariencias― apúrate tu padre te está esperando

― Si madre ― respondió con una pequeña reverencia de respeto

― Hoy será un gran día, por fin te podrás casar ― le dijo su madre dedicándole una sonrisa de esas "espero que te comportes o me conocerás"

― ¿No puedo mejor hoy quedarme a leer un libro madre? ― preguntó Fernanda tratando de entrar en razón a su madre.

― No, tenemos que arreglar todos los preparativos para tu presentación, o serás la comidilla de toda Italia ― Bufo molesta Fernanda, las mujeres casaderas eran carne fresca para pervertidos vejetes.

****

En otro lado de la residencia, los padres de Fernanda junto al duque se encontraban hablando de negocios, muy pronto el duque haría su gran movimiento, lo único que actualmente le faltaba era tener una esposa, pero a pesar de haberla buscado todas Vivian de sus apariencias

― Creo que con esto hemos terminado ― Dijo el duque terminándose su puro

―Si yo creo que si― Dijo Efrén― Ahora solo me queda terminar mi proyecto más grande en mi vida

El duque sabio a qué proyecto se refería Efrén, pero se mantuvo en silencio, lo menos que quería era otra insinuación para que conociera a su hija, si bien era muy conocedor de que el negocio y el amor no se mezclan

El duque conocía a su hija a la distancia no podía mentir respecto a la apariencia de la joven, era una completa beldad, cabello castaño, piel trigueñita, con buenas curvas que hacían fantasear, pero también era muy conocida por las pequeñas travesuras que le jugaba a su padre cuando este la retaba

Llego la hora de la gala, tuvo que ir obligado por su madre, ya pronto cumpliría veinticinco años, aunque estaba joven su madre quería nietos rápidamente, ya estaba cansada de estar sola en casa y que en las navidades en la ignorara por trabajo, la casa estaba muy sola desde que su padre y su hermano se separaron por la amante de ambos.

Resulto ser que la amante de mi padre era la misma mujer que mi hermano que mi hermano había escogido para casarse, dos hogares rotos por una "supuesta jovencita" el impacto fue tanto que su madre estuvo en cama por dos meses, su padre abandono la casa, no soporto que mi madre lo ignorase y no le perdonara tal error y mi hermano solo renegaba diciendo que mi padre había obligado a esa chica a estar con él, no solo ganándose el odio de su madre sino también de su padre; una familia hecha pedazos sin necesidad.

No pudo suspirar cuando una chica de vestido rojo encendido, que mostraba gran parte de su piel pasaba a su lado, decidió apuntarse en su tarjeta de baile de la chica. Cuando se acercó quedo totalmente impactado con esos hipnotizan tés ojos, sin duda alguna era una chica demasiado bella.

― Lady Fernanda ― la saludó

― Duque ― devolvió el saludo mientras este le besaba la mano.

― Está usted muy hermosa el día de hoy ― ella se sonrojó ante el cumplido. ― ¿Me concedería bailar esta pieza conmigo?

― Claro milord ― dijo dándole una sonrisa coqueta

― Me permite señorita ― dijo ofreciéndole el brazo, a lo que ella aceptó más que encantada y se dirigieron a la pista de baile.

Bailaron una canción para gusto de ambos muy básica, Fernanda estaba hipnotizada por ese hombre olvidados completamente de la travesura que haría.

― La veo muy inquieta Fernanda ― dijo el Duque ― ¿Le sucede algo?

― No Señor Duque, gracias por preocuparse ― dijo finalmente cuando terminó la música.

Se dirigieron a la mesa de aperitivos donde Lady Fernanda no pudo evitar degustar de unos cuantos platillos que se veían deliciosos, sin duda alguna lo que más disfrutaba de las fiestas era su comida. El duque quedo completamente impactado. ― ¿Aún existen mujeres que no miden las calorías que comen? ― pensó Hoseok



Kenndry Ramon

Editado: 29.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar