Señorita travesuras Jhope Bts

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 007

Besame

Hasta que mis labios

Tengan tu nombre

…. Fernanda decidio retener la pregunta lo mejor era no saber, menos se condenaba a seguir cayendo por que el sabría el efecto que sus palabras tenían sobre ella.

― Se que hay algo en tu cabecita que no te deja ser libre mi Lady― Dijo Hoseok mientras le sonreía de una manera tierna― Pero sabre esperar mi intención no es hacerla sentir incomoda sino por el contrario hacerla sentir tranquila a mi lado

―Yo se lo agradezco―Dijo ella con un atisbo de vergüenza.

―No se preocupe―Dijo mientras miraba por los lados―Lo mejor es que regresemos a la casa ya se esta haciendo tarde, y una dama no debe estar sola con un hombre, podría provocar malentendidos que tal vez le moleste.

― ¿malentendidos? No crei que le importara que lo vieran conmigo– preguntó indecisa.

― Si, me gusta estar a su lado Mi lady – sonrío – Pero quiero hacerlo a su manera, para cortejarla de manera que ambos nos sintamos a gusto

― Está bien Hoseok

― ¿No crees que esa es la mejor forma de conocernos?

Fernanda suspiro mientras pensaba en su respuesta― Creo que si tienes razón Hoseok

― Bueno, cambiando de tema ¿Cuál es tu favorita?―Dijo Hoseok mientras señalaba las rosas

―Me gustan los girasoles grandes, mi abuela solia sembrarlos –Dijo Fernanda recordando a su abuela de cara regordeta que siempre le sonreía

―¿Entonces tu flor favorita no esta aca? –Dijo a lo que Fernanda asintió―Pero no hay que te guste.

―Me gusta el palo de mango― Dijo Fernanda haciéndole recordar a Hoseok que Fernanda era de un apetito bastante amplio

Joder, por todos los dioses esta mujer es sencillamente perfecta fue hecha a mi medida―Pensaba Hoseok mientras la miraba analizar su pregunta.

La tomo desprevenida por la espalda abrazándola, aspirando su delicioso aroma a vainilla, mientras la sentía vibrar debajo de el

―¿Qué hace milord?

―¿Milord?― Dijo Fernanda tartamudeando

―Pense que ya habíamos quedado en tutearnos –Dijo Hoseok con una gran sonrisa, esa mujer era puro juego pero en sus brazos parecía mantequilla en las brazas.

― No creo que sea adecuado que nos mire asi Hoseok― Dijo ella mientras tragaba en seco, ese hombre era un vil con intenciones indecorosas.

Afortunadamente nadie los vio, y cuando ya se habían separado llego un lacayo mandado por Lady Stella para informarles que ya era hora de comer.

―Bueno encanto creo que ya es hora de que me retire a mis hogar. –Dijo Hoseok mientras la veía hacer un puchero.

―Milord quedese para comer, no se preocupe por su amigo que se fue bien acompañado―Dijo Lady Stella con una gran sonrisa

Fernanda sentía curiosidad de quien era el acompañante del amigo del duque pero guardo silencio, lo mejor era no ser inoportuna.

―Yo me siento afortunado de poderlas seguir acompañado Lady Stella

―Fernanda, muchacha ve y arréglate estas toda sudada ya pronto servirán la cena y tu aun con esas ropas― Dijo su tia mientras Fernanda se ponía totalmente roja ¿Qué vergüenza tan mal estaba?

―Si, tia – Dijo Fernanda haciendo una venia mientras se retiraba de la sala

Al subir las escaleras Fernanda busco con la mirada a Dalila pero por mas que la busco no la encontró, no sabia por que tenia el presentimiento que eso tenia que ver con cierto joven de cabellos dorados, solo esperaba que su amiga estuviera bien y que la próxima vez que la viera fuera feliz.

―Y si dalila se fue ¿Quién será mi amiga?― Dijo Fernanda sentándose en la cama mientras una nueva chica estaba haciendo su trabajo, pero aun asi no se sentía comoda, quería a Dalila a su lado pero lo mejor era esperar haber que sucedió.

Al cabo de un rato, después de bañarse y cambiarse de ropas, lady Fernanda bajo las escaleras, esta vez un poco mas relajada encontrándose con un Hoseok al final de las escaleras, la chica que veía de atrás antes de que ella llegara al ultimo escalon, le golpeo el hombre y después le mando una mirada asesina. Hoseok miro tal acción y se molesto de sobremanera pero al mirar a la chica este se quedo sorprendido, pero decidio seguir su camino como si esa damisela no estuviese hay, y solo tuvo ojos para Fernanda.

Una vez en el comedor, estaba su tia, Hoseok y un hombre nuevo que le era un poco familiar pero descarto sin duda alguna, era como un deja vu de hacia tiempo.

― Y cuénteme Lord ¿Cómo ha estado? Supe de su separación con mi sobrina

Fernanda abrió los ojos como platos, como pudo olvidar aquel hombre, el esposo de su hermana, y el imbécil que no hacia mas que perseguirla, pero que gracias a Dios ya se iban a separar, menos mal y el no sabia de la existencia del heredero en camino o sino pobre de su hermana.

―Ya hemos llegado a un buen acuerdo, pronto estará resuelto― Dijo el en un tono que no le agrado mucho a Fernanda, ese hombre de enfrente era un ser vil y despiadado, su cara bonita y tierna solo era una actuación barata.

―Si, solo espero que mi sobrina encuentre a un buen hombre –Dijo su tia Stella con una gran sonrisa― Por que mi sobrina es muy hermosa y por mas que ya no tenga su virtud, su belleza es cautivante y ni hablar de lo inteligente y hábil que es para las finanzas.

Al terminar de hablar Lady Stella se escucho un gruñido, el esposo de su hermana estaba demasiado molesto, sin duda algunas su tia le había dado en el punto. “Ten para ti desgraciado” decía para sus adentros Fernanda mientras trataba de ocultar su sonrisa



Kenndry Ramon

Editado: 29.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar