Señorita travesuras Jhope Bts

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 015

Me gustaría volver al pasado

Volver al momento en que tú eras mi felicidad

En la que mis labios terminaban en los tuyos

Mis manos en tu cuerpo

Y mis caricias en tus pómulos.

Abrió la puerta rápidamente y jadeo

¿Era real lo que estaba viendo?

Lágrimas de felicidad bajaron por sus mejillas, era el gesto más hermoso que había visto en toda su vida, nunca nadie se había tomado tal molestia a cortejarla de esta manera, en su corazón sentía una revolución total, volvía a sentirse amada, especial, sabiendo que un hombre moría mas que desvestirla, moría por amarla con todo su ser, sus mejillas se tiñeron de rojo cuando aquel hombre se acercó a ella con una gran sonrisa y besaba sus mejillas de manera delicada, como si ella fuera un frágil cristal, cuando se encontraron sus miradas, Stella la bajo un poco avergonzada, hacía mucho no se sentía así de nerviosa, feliz y ansiosa.

"Después de que un hombre te roba toda oportunidad de felicidad llega otro a enseñarte que tus vales más de lo que imaginas"― Recordaba Stella las frases de nana.

―Hola mi hermosa flor― Dijo aquel hombre que robaba sus suspiros, regalándole una gran sonrisa― Espero que te hayan gustado las flores, aunque sé que estas no se pueden comparar con tu belleza.

Stella se sentía mas avergonzada por esas palabras, esto era tan refrescante, se volvía a sentir una señorita, que aun conservada y en edad casadera. Sonrió un tanto tímida a lo que el hombre tomo ese gesto como el más tierno, se acercó suavemente a sus labios, rozándolo a penas, tenía miedo de su rechazo, ella al verlo duda se acercó suavemente y lo beso.

Era un beso tierno, transmitiendo muchas emociones, se sentía en las nubes, sus suaves labios combinaban también con los de ella. No había comparación con ese beso simplemente era perfecto, toda esta vez era totalmente perfecto, y este hombre no le fallaría, o bueno eso era en lo que ella confiaba en esta ocasión.

Poco a poco el beso empezó a subir de intensidad, haciendo que la pareja decidiera parar, después de aquel beso compartido, se dieron un abrazo, de esos que tu no lo quieres soltar.

https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR3_nLGNaEQicPbLbVUKt-UxDJkHzbTEyee94cYh2REjTKR88CO

A pocos metros se encontraba Daniel con las manos empuñadas, ese idiota que se creía, esa mujer era suya, nadie se la volvería a quitar, había luchado demasiado para que ahora llegara este infeliz y se la quitara así no más, no la perdería así, no de esa manera.

Camino a paso decidido, con una samanta detrás del totalmente sorprendida, ella sentía celos, siempre sintió celos de Lady Stella, porque ella siempre era que provocaba en los hombres más que deseo, y aunque ella se esforzara nunca logro eso en los hombres, pero se alegraba infinitamente de que su amiga volvería a recuperar esa sonrisa, y la mirada de una mujer enamorada.

Andrés camino a grandes zancadas, ese hombre no le quitaría a su chica porque Stella no lo había olvidado ¿o sí? no ella era de las que cumplían promesas ella no podía olvidarlo así no más, ella era suya, SUYA, no permitiría que simplemente se la quitaran de las manos así no más.

Andrés llego a donde estaba Lady Stella y su acompañante, sin emitir palabra alguna le dio un puño, por la sorpresa Diego no se pudo defender ni proteger, por lo que cayó de manera abrupta haciendo que Lady Stella y Lady Samanta gritaran, pocas veces se le había visto enfurecido a Andrés, pero en esta ocasión parecía que había una omisión a esto, después de que Lady Stella se recuperó de la sorpresa, ayudo a levantar a su acompañante, que a pesar de que se encontraba con el labio partido, se usaba así mismo como escudo.

― ¿Quién carajos es usted? ― Pregunto Diego totalmente indignado― ¿Quien se cree usted de venir aquí y hacer este tipo de espectáculos?

Andrés soltó una carcajada bastante sonora llamando la atención de todos, tal vez pensarían que él estaba loco, pero esa era solo su verdad, se encontraba totalmente loco de celos, encabronado o como lo quieran llamar, le estaban quitando su mayor tesoro y eso no lo permitiría. sabia mejor que nadie que era el menos que podía reclamar, pero sencillamente no podría darse el lujo de volver a perderla, Lady Stella había nacido para ser su esposa, y eso era lo que iba a ser. Costará lo que costará esa mujer no lo podía dejar así no más.

―Soy el que te partirá todos los dientes sino te alejas de mi mujer― Dijo con tono alto Andrés, quería que de una vez por todas Stella supiera que ella no podía dejarlo así no más.

Stella se llevó la mano al pecho del jadeo, que era suya ja ¿acaso ese hombre estaba loco? por lo visto si, por que empezaba a decir barbaridades, ellos no eran nada, ella podría bien irse con el que se le diera la gana sin tener que dar explicación alguna.

Antes de que Stella hablara Diego se adelantó, guiñándole un ojo, lo cual hizo que Andrés se enojara de sobremanera.



Kenndry Ramon

Editado: 29.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar